LA GRACIA del Sabado 24 de Noviembre de 2012

No hay nada más ridículo que rechazar la sencillez del amor que se acerca a tu vida en Cristo.