Ser bueno con los hijos a veces implica parecer malo

“Creo que el miedo a que los hijos sean los únicos que no hacen lo mismo que todos, a que se pongan furiosos o se depriman, a que los compañeros los excluyan y se queden solos, es lo que nos motiva a los padres decir sí a lo que sabemos que deberíamos decir NO…”

buenos papas

Click!