ROSARIO de las Semanas 20200418

#RosarioFrayNelson para el Domingo:
Contemplamos los Misterios de la Gloria del Señor

Usamos esta versión de las oraciones.

  1. En el primer misterio glorioso contemplamos la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
  2. En el segundo misterio glorioso contemplamos la Ascensión de Cristo a los Cielos.
  3. En el tercer misterio glorioso contemplamos el día de Pentecostés: la efusión del Espíritu Santo da nacimiento a la Iglesia.
  4. En el cuarto misterio glorioso contemplamos la santidad de la Iglesia, especialmente visible en sus mártires, ya desde los primeros tiempos.
  5. En el quinto misterio glorioso contemplamos la Asunción de la Virgen María y el poder singular de su intercesión por la Iglesia que peregrina.
  6. En el sexto misterio glorioso contemplamos la segunda venida de Cristo, y que de su Reinado han de participar para siempre la Virgen María y todos los santos.
  7. En el séptimo misterio glorioso contemplamos que la muerte misma morirá, y que Dios será todo en todos.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Este es un ejercicio privado de devoción “ad experimentum” en proceso de aprobación oficial. Puede divulgarse en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios siempre que al mismo tiempo se haga la presente advertencia.]

¿Qué hiciste durante la cuarentena?

Un ejercicio de reflexión personal

21 preguntas. Señala con una X todas las posibilidades que aplican:

___ Hice más oración personal y familiar.

___ Critiqué casi todos los días a los obispos porque me parece que no han debido cerrar las iglesias.

___ Busqué cómo evangelizar por Internet.

___ Investigué a profundidad cuál era el país culpable de todas estas muertes y desgracias.

___ Hice unas cuantas lecturas, muy buenas, que tenía aplazadas desde hacía tiempo.

___ Gasté bastantes horas entendiendo cómo el Nuevo Orden Mundial (NOM) nos quiere dominar a todos.

___ Tuve conversaciones más profundas y reposadas con mi propia familia.

___ Hice un curso virtual que me va a servir mucho. ¡Había muchos cursos gratis en la cuarentena!

___ Miraba todos los días, en todos los noticieros, las estadísticas de contagios y muertes.

___ Hice oración con otras personas, amigos y conocidos, a través de ZOOM o de otros medios.

___ Me dolí todos los días de la falta de iniciativa de unos cuantos sacerdotes que conozco.

___ Aproveché para fortalecer un idioma que estoy aprendiendo. Usé YouTube, algunos podcasts u otras herramientas.

___ Hice un cuadro explicativo, muy completo, con todas las teorías sobre quién está detrás del COVID-19.

___ Me alimenté de manera más saludable y, por fin, ¡a las horas debidas!

___ La verdad, me fui hundiendo en el pánico y la tristeza.

___ Aproveché para enviar mensajes de aliento y esperanza a médicos y enfermeras que conozco. ¡Son unos héroes!

___ Hice varios maratones de películas, hasta que me ardían y se me cerraban los ojos.

___ Hice unas cuantas penitencias, por mi conversión, por la Iglesia y por el mundo entero.

___ Me quedaba horas pensando cuándo terminaría de precipitarse el fin del mundo.

___ Pude hacer algunas donaciones online para mi parroquia y para otras causas nobles.

___ Difundí testimonios de conversión, aprovechando que este tiempo ayudó a muchos a reflexionar.

¿Cuáles serán tus respuestas?

[Si quieres descargar este Ejercicio de Reflexión Personal en formato PDF, haz clic aquí.]

LA GRACIA 2020/04/19 Cristo lo hizo todo por nosotros y nuestra salvación

DOMINGO II DE PASCUA, “DE LA MISERICORDIA”, CICLO A

La misma misericordia que hizo que Cristo se encarnara y viviera oculto es la que se manifiesta también en su resurrección confirmándonos en la fe, la esperanza y el amor.

https://youtu.be/3us6Soza5w8

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Los indios chiriguanos, sueño imposible para fray Vicente Bernedo

Los indios chiriguanos, sueño imposible para fray Vicente Bernedo

La zona misional más avanzada era la ocupada por los indios chiriguanos, grupo numeroso de la familia tupiguaraní, procedentes del Guayrá o Paraguay. Eran éstos muy aguerridos, y había sometido a los chanes o chaneses, a quienes tenían como esclavos. Por los autores de la época sabemos que eran antropófagos, y también sabía esto fray Vicente, como lo expresa en una carta a Felipe III: «Cuando un chiriguana se enoja, coge un hacha o maca y mata al esclavo; y cuando a una vieja le da gana de comer carne humana matan al esclavo que se le antoja y se lo dan a comer; y cuando muere algún chiriguana natural, o su mujer, o hijo, o hija, matan algunos esclavos para enterrarlos con ellos, demás que en unas tinajas grandes que tienen para este ministerio meten vivos a los muchachos y muchachas e indios mayores y alrededor de la sepultura ponen estas tinajas en cada una un esclavo o una esclava y con la chicha y maíz que les ponen les encierran allí hasta que mueran».

Eran los chiriguanos muy astutos y simuladores, como se vió en varias ocasiones, lo que les hacía aún más peligrosos. Una vez, parlamentando con una expedición de españoles, dijeron que, en tanto los soldados estuvieran con sus arcabuces armados, no podían atender las razones evangelizadoras del padre Rodrigo de Aguilar, que les hablaba en chiriguano. Fray Rodrigo pidió a los soldados que apagaran las mechas de sus armas, y en cuanto lo hicieron éstos, un chiriguana le abrió en dos la cabeza al dominico de un golpe de macana. Este bendito mártir, el padre Rodrigo de Aguilar, era precisamente el confesor del padre Bernedo.

Pues bien, fray Vicente intentó en varias ocasiones evangelizar a estos chiriguanos terribles, internándose muy adentro por sus zonas, más allá del Río Grande. Sufría mucho de verles cerrados todavía al Evangelio, y también le afligía mucho la suerte de quienes caían en sus manos. Pero lo mismo que Santo Domingo no pudo pasar a evangelizar a los cumanos, a pesar de su deseo, tampoco pudo fray Vicente llevar adelante su heroico proyecto. Otros hermanos suyos dominicos lo intentarían, animados por su ejemplo. En todo caso, este impulso suyo sostenido hacia los chiriguanos, es una confirmación de lo que aseguran, según Meléndez, los testigos que le conocieron: «Fueron grandísimas las ansias que tuvo de padecer martirio… Faltó al ánimo el martirio, pero no al martirio el ánimo».


El autor de esta obra es el sacerdote español José Ma. Iraburu, a quien expresamos nuestra gratitud. Aquí la obra se publica íntegra, por entregas. Lo ya publicado puede consultarse aquí.

LA BIBLIA – Día 108 de 365

Fr. Nelson Medina, O.P. lee contigo el texto completo de la Sagrada Escritura – Día 108 de 365

Josué 11–13
Salmo 109
2 Tesalonicenses 3

Lo que se ha publicado de esta serie de lectura de la Biblia.

Formación católica todos los días: amigos@fraynelson.com

Predicación y más oración: https://fraynelson.com/blog

Seguimos el texto publicado en la página web del Vaticano.