diciembre 3, 2017

Aprender a corregir

¿Reprender?… Muchas veces es necesario. Pero enseñando a corregir el defecto. Nunca, por un desahogo de tu mal carácter. Cuando hay que corregir, se ha de actuar con claridad y amabilidad; sin excluir una sonrisa en los labios, si procede. Nunca -o muy rara vez-, por la tremenda. ¿Te sientes depositario del bien y de la verdad absoluta y, por tanto, investido de un título personal o de un derecho… Leer más »Aprender a corregir