Contradicción-Persecución [La Comunidad en los Hechos, 15 de 20]

“Mientras hablaban ellos al pueblo se les presentaron los sacerdotes, …” (Hechos 4,1ss)

* (¿Mosto?)

– El tema del mosto, que apareció el día de Pentecostés, ahora desde el capítulo 4 ya no se ve como una simple confusión sino la contraposición entre la alegría del mundo y la alegría de Dios. La “Resurrección” es una pésima noticia para los saduceos mientras que para la Comunidad Cristiana es una muy buena noticia. Veamos por qué.

* La Resurrección de Jesús.

– Las saduceos no creían en la Resurrección.

+ La persecución idolátrica del imperio helenístico que sufrió el pueblo judío la vemos en el Segundo libro de los Macabeos. Algunos estaban dispuestos a morir antes que transgredir la ley de sus padres porque creían en la resurrección de los muertos. Una resurrección que no llegaron a presenciar o testificar. En el caso de Pedro y Juan y los demás apóstoles dicen que Jesús SÍ ha resucitado y ellos son testigos.

+ Los saduceos vivía en la cuerda floja, porque el Templo era su fuente de riqueza y prestigio, pero al mismo tiempo el Templo era un escenario típico para rebelarse contra los romanos. Los saduceos tenían que manejarse con astucia y el mayor experto era Anás.

+ Si en los tiempos de la persecución helenística, los judíos solo por la esperanza de la resurrección eran capaces de dar su vida, qué no pasaría ahora si ya no es solo la esperanza, sino que se dice que la Resurrección es un hecho realizado, comprobado y testificado.

+ Para ellos el tema de la resurrección era el esencial, porque la persona que cree en la resurrección adquiere una fuerza descomunal. Por eso, si se descubre que la resurrección es verdad, su modo de vida se les acaba. El Templo se ha convertido en un polvorín y los apóstoles son una mecha encendida.

– Los cristianos sí creían en la Resurrección.

+ Si los Apóstoles vieron lo que dicen haber visto, entonces vale la pena apostar todo por Cristo, no hay poder en la Tierra que pueda detener a los cristianos y frenar la Evangelización.

+ La razón por la que los Sumos Sacerdotes detestan la resurrección es la mismo por la que los cristianos amamos la resurrección, es decir: la fe en la resurrección es la fuerza más poderosa que hay sobre esta tierra, porque permite sobreponerse a todos los imperios de este mundo.

+ Si admitimos y creemos en la resurrección nada nos puede detener, lo podemos perder todo por Cristo. Los relatos de los mártires que se dieron por miles en aquellos tiempos vinieron a refrendar de un modo dramático que el que cree en la Resurrección puede soportar tortura, cárcel y muerte.

Play

La fuerza de la evangelización [La Comunidad en los Hechos, 14 de 20]

“Entonces Pedro le dijo: —No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, te lo doy: …” (Hechos 3, 6ss)

* La Evangelización levanta la dignidad persona humana.-

El tullido esperaba una limosna. Dos lecciones se desprenden:

(1) San Pablo en la carta a los Corintios nos dice que “Cristo nos enriqueció con su pobreza”. Si los apóstoles hubiesen tenido dinero les habrían dado algo de dinero y el milagro se hubiese quedado sin hacer. La pobreza nos enfrenta con límites. A Dios le gusta que dependamos de Él. Dios no nos quiere miserables, pero tampoco nos quiere abundantes. La abundancia nos hace autosuficientes, vanos, orgullosos, inseguros, violentos frente al prójimo. La castidad se relaciona con la virtud de la pobreza y queda explicitada esa relación en la frase: La castidad es la humildad del cuerpo, así como la humildad es la castidad del alma.

(2) Dicen que no tienen, pero porque no tienen “sí tienen”. Porque no tienen lo que el mundo ofrece e idolatra, sí tienen de lo que Dios da y concede paz. El ideal de la vida religiosa es cuando somos pobres y damos lo que ningún rico puede dar: a Cristo.

* La Evangelización revela la dignidad de hijo de Dios.

– Pedro le concedió salud y con ella le concedió entrar al Templo. El tullido ha sido sanado no solo para que camine, sino para que entre en el Templo. Toda Evangelización es para que la gente entre en la Iglesia y se sienta parte de Ella.

– … Entró saltando, andando y alabando a Dios. Lo que el milagro ha conseguido es subir las expectativas. Ahora ha recibido algo inmenso: su plena dignidad de persona. Esperaba poco y recibió mucho. Los dos grandes regalos de la Evangelización son: 1) levanta la dignidad de ser humano y 2) devuelve la dignidad de hijo de Dios.

* La Evangelización crea Comunión.

– Pedro hace la exégesis del milagro. En la Constitución Apostólica Dei Verbum dice que “Dios se revela en obras y palabras donde las obras confirman a las palabras y las palabras esclarecen a las obras.

– El ex tullido no se aparta de Pedro y Juan porque su necesidad no era solo de limosna o de caminar sino de compañía. La Evangelización no puede quedarse en dar algo, sino más bien en darnos a nosotros mismos. Evangelizar es hacer hermanos de desconocidos.

– Pedro luchando contra la “parálisis del alma”. Pedro que luchó contra la parálisis del cuerpo junto a la puerta del Templo, ahora pelea contra la parálisis del alma junto a la puerta de Salomón.

– Pedro quiere que tomen conciencia que están paralíticos (v.15). Aparece la grandeza del pecado y de la Misericordia de Dios. Denuncia y anuncio que abre una puerta de esperanza. (v.16) La parálisis puede ser vencida por la fe.

– En los v.17 y siguientes se ve que evangelizar pasa por el arrepentimiento, conversión, confesión, consuelo, restauración y los Sacramentos. En ese momento es cuando Pedro es interrumpido y mandado a prisión junto con Juan.

Play