agosto 2, 2021

¡Tibios, no!

Hay corazones duros, pero nobles, que -al acercarse al calor del Corazón de Jesucristo- se derriten como el bronce en lágrimas de amor, de desagravio. ¡Se encienden! En cambio, los tibios tienen el corazón de barro, de carne miserable… y se resquebrajan. Son polvo. Dan pena. Di conmigo: ¡Jesús nuestro, lejos de nosotros la tibieza! ¡Tibios, no! Más pensamientos de San Josemaría.

Rechazó el suicidio asistido, ahora corre triatlones

“Este miedo es común entre las personas que buscan el suicidio asistido. Los datos que ofrecen los estudios realizados en Estados Unidos revelan que la mayoría de las personas que deseaban morir citaron una pérdida de autonomía como la razón principal. Las personas buscan el suicidio asistido porque no tienen esperanza, tienen miedo de ser una carga, tienen poco o ningún apoyo y están deprimidas, pero no porque tengan miedo… Leer más »Rechazó el suicidio asistido, ahora corre triatlones