¡Bendito Sacerdote!

Cristo, que subió a la Cruz con los brazos abiertos de par en par, con gesto de Sacerdote Eterno, quiere contar con nosotros -¡que no somos nada!-, para llevar a “todos” los hombres los frutos de su Redención.

Más pensamientos de San Josemaría.