ROSARIO de las Semanas 20170328

#RosarioFrayNelson para el Martes:
Contemplamos los Misterios de la Antigua Alianza
Rosario - Martes
Usamos esta versión de las oraciones.

  1. En el primer misterio de la Antigua Alianza contemplamos la paciencia de Dios, que no detuvo su amor ante el pecado de los hombres.
  2. En el segundo misterio de la Antigua Alianza contemplamos el camino de fe de Abraham.
  3. En el tercer misterio de la Antigua Alianza contemplamos el éxodo de la tierra de Egipto.
  4. En el cuarto misterio de la Antigua Alianza contemplamos el don de la Ley hecho a Moisés y a su pueblo junto al Monte Sinaí.
  5. En el quinto misterio de la Antigua Alianza contemplamos la gran promesa de Dios al rey David: que el cetro real no se apartaría de su descendencia.
  6. En el sexto misterio de la Antigua Alianza contemplamos la valiente vocación de los profetas, por quienes el Espíritu Santo nos habló de muchas maneras.
  7. En el séptimo misterio de la Antigua Alianza contemplamos a el pequeño resto de Israel, que permaneció fiel y fue semilla de la Nueva y Eterna Alianza.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Este es un ejercicio privado de devoción “ad experimentum” en proceso de aprobación oficial. Puede divulgarse en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios siempre que al mismo tiempo se haga la presente advertencia.]

Play
Play

Numeración extraña de algunos libros de la Biblia

Buenos días Pbro Nelson. Lo saludo cordialmente y lo felicito por su excelente labor pastoral. Tengo la siguiente pregunta: Porque el libro de la Biblia Ester, se encuentran los capítulos intercalados. Y porque los salmos traen dos números? -A.A.R.

* * *

Tu pregunta es una muy buena ocasión para recordar cómo ha sido de larga y de compleja a la historia de ese texto maravilloso que nosotros llamamos la Biblia. Como sabemos, la Biblia es una colección de escritos que pertenecen a una sola historia y a un solo pueblo pero que provienen de culturas muy distintas e incluso de idiomas diferentes.

Miremos un poco el caso del Libro de Ester. Podemos decir que este libro de la Biblia es como una especie de parábola; es una narración edificante que se apoya indudablemente en hechos reales pero que construye su relato con un propósito específico: Mostrar la fuerza de la oración y de la fe, a partir de una situación que podría parecer desesperada: la de una mujer sin defensa y sin apoyo visible.

Hay que tener en cuenta en todo esto que los autores de la antigüedad no tenían las mismas ideas que nosotros con respecto a lo que significa escribir una obra; para ellos no existía propiamente el concepto de derechos de autor, Y por eso no consideraban que estuvieran corrompiendo una obra si aumentaban algo de texto que pudiera expresar o completar el pensamiento original. No cualquier persona ni por cualquier motivo podía aumentar texto pero es un hecho que esto sucedía y en el caso del Libro de Ester es un hecho que sucedió. Una primera versión del Libro de Ester fue hecha completamente en lengua hebrea. muchos años después lo que nosotros llamamos el Antiguo Testamento fue traducido al griego y ya en la lengua griega se agregaron algunos pasajes al antiguo texto que originalmente estuvo en hebreo.

El problema está en que la mayor parte de los judíos solamente aceptan como Escrituras Sagradas los textos que tuvieron su versión original en hebreo. Los protestantes han seguido la decisión de los judíos (aunque por supuesto los judíos no son cristianos) y eso quiere decir que tampoco aceptan aquellos libros sagrados o aquellas partes de los libros sagrados que tuvieron como lengua original el griego. Por eso las Biblias de los protestantes no tienen los libros de los Macabeos ni el libro eclesiástico ni tampoco el libro de la sabiduría, entre otras cosas. Varios libros o partes de libros que tienen como lengua original el griego son en cambio aceptados plenamente por la Iglesia Católica lo cual quiere decir que hay una diferencia entre el Libro de Ester como aparece en una Biblia protestante y como aparece en una Biblia católica. Esto también implica que hay una numeración en capítulos y versículos del texto hebreo mientras que las adiciones provenientes de la lengua griega tienen que ser intercaladas en el texto hebreo para que el conjunto del relato tenga sentido. Por eso este libro de la Biblia tiene esa numeración tan extraña. Lo mejor es no hacerse tanto problema con los números y tomar en cambio la riqueza de enseñanzas de esta narración.

Sobre la numeración de los salmos te transcribo una respuesta muy clara del autor católico Frank Morera: Los salmos tienen dos numeraciones debido a la diferente numeración de la Biblia hebrea y la griega, en las que se dividen en dos los salmos 9 y 147, respectivamente. En la traducción Septuaginta/Vulgata, el Salmo 9 y el 10 del hebreo forman uno solo, por lo tanto, a partir del 11, todos los salmos tienen un número menos que en la numeración hebrea: el 11 es 10, el 12 es 11, el 51 es 50 etc… hasta el salmo 146 (es decir: 147 del hebreo), que se divide en dos, por tanto la segunda parte del 146 se llama 147, y como el hebreo no divide ese salmo, desde el 148 las dos numeraciones se igualan, y siguen igual hasta el 150. Otras Traducciones han corregido esto.