Avanza la inquisición gay en Canadá

“Ser acusado de «propagar el odio» por haber escrito en el propio blog un artículo, retomado por un semanal que luego se ha visto en la obligación de pedir disculpas por su publicación, en el cual se enuncian sencillamente los motivos por los que un cristiano debe oponerse al matrimonio homosexual: esto es lo que ha sucedido en Canadá…”

Haz click aquí!

Laudes & Vísperas para la semana del 24 al 30 de Agosto

citara

Domingo 24: XXI del Tiempo Ordinario, Ciclo A

Lunes 25

Martes 26

Miércoles 27: Memoria de Santa Mónica

Jueves 28: Memoria de San Agustín de Hipona

Viernes 29: Memoria del Martirio de San Juan Bautista

Sábado 30

ESCUCHA, El poder del lenguaje y su lugar en la familia

[Conferencia en la Parroquia de Santa María del Lago, en Bogotá. Agosto de 2014.]

* El lenguaje muestra su poder especialmente en los sacramentos: es la Palabra, en cuanto unida a Cristo-Palabra, la que hace que un elemento tan sencillo como el agua o como el pan adquiera una eficacia que trasciende cuanto hay en la naturaleza.

* Las palabras, según se ve, pueden construir y ser instrumento de bendición pero lamentablemente pueden ser causa de división, y llegar a herir de modo irreparable.

* Usamos mal nuestras palabras por tres razones principales:

(1) La presión emocional y tensión nerviosa del estilo típico de vida urbana hace difícil la virtud de la prudencia, también al hablar.

(2) Hemos perdido o no hemos llegado a adquirir la virtud de la escucha. Muy a menudo, en una discusión, más que escuchar lo que nos dicen estamos preparando qué responderemos.

(3) Muchas veces vivimos en la superficie de nosotros mismos, de modo que lo trivial y lo puramente comercial se adueñan de nuestro lenguaje y no sabemos poner en palabras lo que de verdad necesitamos o nos duele.

* Hay decisiones que pueden ayudar:

(1) Más espacios de silencio. Tener particular cuidado con las avalanchas de noticias y con las letras de la música que uno oye.

(2) Santificar la memoria: las jaculatorias o meditaciones breves van limpiando la mente y dando orden al corazón.

(3) Buscar mejores tiempos y lugares para escuchar, no desde la perspectiva de entrar condenando ni de ser cajas de soluciones, sino como quien quiere aprender cómo es en verdad la otra persona, porque no la da por ya conocida.

(4) Practicar la asertividad: en lugar de presentarnos como conocedores del mundo interior de los demás, y de sus intenciones, conviene aprender a expresar con sencillez y verdad lo que vamos viviendo y sintiendo nosotros. Es distinto decir: “Es que tú crees que yo soy un mentiroso,” a decir: “Me siento juzgado injustamente.”

* Son grandes las bendiciones que el lenguaje, que es don de Dios, puede traer a nuestra vida. Esas bendiciones pueden y deben expresarse en opciones concretas:

(1) Acostumbrémonos a bendecirnos unos a otros.

(2) ¡Hay que tener espacios compartidos de oración en familia!

(3) Y hay que liberar nuestros espacios de familia de todo lenguaje agresivo o malediciente. Que los nuestros sean espeacios de bendición y verdaderas plataformas para transmitir a otros el bien recibido.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Catheriniana – 04, El Santo Deseo, parte 4

[Catheriniana es una serie de reflexiones sobre aspectos de la enseñanza de Santa Catalina de Siena. Para sacar mayor provecho de estas conferencias es muy recomendable revisar primero la serie sobre su vida, y después la serie sobre los fundamentos de su doctrina espiritual. Si se quiere acceder a todas las publicaciones de este blog sobre la Santa Doctora, hacer click aquí.]

Tema 4: El Santo Deseo como fuente de comunión.

* La evangelización es un movimiento de salida que conlleva el impulso y la alegría de ir con la Buena Nueva en busca de los corazones de Dios tan amados. Pero la evangelización también es “reunir a los hijos de Dios dispersos” (Juan 11,52). El Santo Deseo, que es obra del Espíritu en el alma humana, es motor que nos empuja a “salir” pero es también acogedora hoguera que nos invita a “reunir.”

* Reunir es también el verbo que hace posible la Iglesia, pues “ekklesía” quiere decir “convocada.” La Palabra de salvación y el Espíritu que nos hace hijos tienen por meta, no la dispersión de unos beneficiarios, sino la comunión entre aquellos que se saben renacidos de un mismo Amor. Consecuentemente, el Santo Deseo quiere constituir comunidad, aún más: familia espiritual en la que cada uno es sostenido y a la vez ayuda a sostener a otros.

* Es importante ponderar la calidad de ese amor. No tiene su base en simpatías, conveniencias o intereses. Es amor ante todo de admiración y de gratitud hacia Dios, que hace obras preciosas en sus hijos. De ahí deriva un profundo respeto, que no mira a las clases sociales o al nivel económico o educativo, sino solamente a la conciencia de estar delante de una obra en la que Dios ha invertido hasta su Sangre; obra en la que sigue trabajando.

* El Santo Deseo se convierte así en tierna, limpia y perseverante solicitud por el bien del hermano, como única actitud lógica ante la historia de salvación que cada uno es. Cuidamos y ayudamos a cultivar lo que Dios está haciendo, y así se conjugan la delicadeza, la pureza y, allí donde es necesario, la firmeza, de modo que cada uno alcance la plenitud a la que ha sido llamado.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

El sacramento del matrimonio

219 Los bautizados, por institución de Cristo, viven la realidad humana y original del matrimonio, en la forma sobrenatural del sacramento, signo e instrumento de Gracia. La historia de la salvación está atravesada por el tema de la alianza esponsal, expresión significativa de la comunión de amor entre Dios y los hombres y clave simbólica para comprender las etapas de la alianza entre Dios y su pueblo.485 El centro de la revelación del proyecto de amor divino es el don que Dios hace a la humanidad de su Hijo Jesucristo, « el Esposo que ama y se da como Salvador de la humanidad, uniéndola a sí como su cuerpo. El revela la verdad original del matrimonio, la verdad del “principio” (cf. Gn 2,24; Mt 19,5) y, liberando al hombre de la dureza del corazón, lo hace capaz de realizarla plenamente ».486 Del amor esponsal de Cristo por la Iglesia, cuya plenitud se manifiesta en la entrega consumada en la Cruz, brota la sacramentalidad del matrimonio, cuya Gracia conforma el amor de los esposos con el Amor de Cristo por la Iglesia. El matrimonio, en cuanto sacramento, es una alianza de un hombre y una mujer en el amor.487

220 El sacramento del matrimonio asume la realidad humana del amor conyugal con todas las implicaciones y « capacita y compromete a los esposos y a los padres cristianos a vivir su vocación de laicos, y, por consiguiente, a “buscar el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios” ».488 Íntimamente unida a la Iglesia por el vínculo sacramental que la hace Iglesia doméstica o pequeña Iglesia, la familia cristiana está llamada « a ser signo de unidad para el mundo y a ejercer de ese modo su función profética, dando testimonio del Reino y de la paz de Cristo, hacia el cual el mundo entero está en camino ».489

La caridad conyugal, que brota de la caridad misma de Cristo, ofrecida por medio del Sacramento, hace a los cónyuges cristianos testigos de una sociabilidad nueva, inspirada por el Evangelio y por el Misterio pascual. La dimensión natural de su amor es constantemente purificada, consolidada y elevada por la gracia sacramental. De esta manera, los cónyuges cristianos, además de ayudarse recíprocamente en el camino de la santificación, son en el mundo signo e instrumento de la caridad de Cristo. Con su misma vida, están llamados a ser testigos y anunciadores del sentido religioso del matrimonio, que la sociedad actual reconoce cada vez con mayor dificultad, especialmente cuando acepta visiones relativistas del mismo fundamento natural de la institución matrimonial.

NOTAS para esta sección

485Cf. Juan Pablo II, Exh. ap. Familiaris consortio, 12: AAS 74 (1982) 93: « Por esta razón, la palabra central de la Revelación, ‘‘Dios ama a su pueblo”, es pronunciada a través de las palabras vivas y concretas con que el hombre y la mujer se declaran su amor conyugal. Su vínculo de amor se convierte en imagen y símbolo de la Alianza que une a Dios con su pueblo (cf. por ejem.: Os 2,21; Jer 3,6-13; Is 54). El mismo pecado que puede atentar contra el pacto conyugal se convierte en imagen de la infidelidad del pueblo a su Dios: la idolatría es prostitución (cf. Ez 16,25), la infidelidad es adulterio, la desobediencia a la ley es abandono del amor esponsal del Señor. Pero la infidelidad de Israel no destruye la fidelidad eterna del Señor; por tanto, el amor siempre fiel de Dios se pone como ejemplo de las relaciones de amor fiel que deben existir entre los esposos (cf. Os 3) ».

486Juan Pablo II, Exh. ap. Familiaris consortio, 13: AAS 74 (1982) 93-94.

487Cf. Concilio Vaticano II, Const. past. Gaudium et spes, 48: AAS 58 (1966) 1067-1069.

488Juan Pablo II, Exh. ap. Familiaris consortio, 47: AAS 74 (1982) 139. La cita interna es de: Concilio Vaticano II, Const. dogm. Lumen gentium, 31: AAS 57 (1965) 37.

489Juan Pablo II, Exh. ap. Familiaris consortio, 48: AAS 74 (1982) 140; cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1656-1657. 2204.

Este Compendio se publica íntegramente, por entregas, aquí.

LA GRACIA del Domingo 24 de Agosto de 2014

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A

El ser y el misterio de Cristo no lo saben ni pueden contar los solos intereses y afectos de este mundo.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

ESCUCHA, Orar con los salmos

Escuela de Vida Interior, Tema 31: Orar con los salmos

* Sin oración no hay vida interior sino sólo repetición externa, y finalmente fatigosa, de esfuerzos por ser o parecer bueno. ¿Cómo aprender a orar, no sólo con la liturgia de la Iglesia, sino como parte de un modo de vida, algo que sea parte de nuestro ritmo cotidiano?

* La respuesta de la Iglesia ha apuntado con muchísima frecuencia hacia el Padrenuestro y hacia los salmos. En esta cuarta serie o cuarto capítulo de nuestra Escuela de Vida Interior queremos acudir a la enseñanza y la práctica de los salmos como un camino real de interioridad y de vida.

* Los salmos como escuela de oración tienen las más altas credenciales: tienen a su favor el hecho de ser palabras inspiradas por Dios mismo; textos que han guiado a los santos; expresiones variadas de prácticamente todos los estados de ánimo y situaciones en que el creyente pueda encontrarse; balance perfectísimo entre la expresión de la fe comunitaria y la fe personal.

* Pero los salmos son también una oración que puede causar perplejidad a algunos:

(1) Pertenecen a un mundo que es culturalmente muy distante del nuestro: lugares, nombres y prácticas nos resultan distantes.

(2) Expresan a veces sentimientos que riñen con lo que uno considera edificante o ejemplar.

(3) Ponen el acento o insisten mucho en elementos propios de la Antigua Alianza, como la Ley, el templo, o el rey.

* Hay respuesta a estas inquietudes:

(1) Lo mismo que al conocer a una persona nos vamos familiarizando con los nombres y lugares de su historia, también con los salmos, y con la Biblia en general. A medida que perseveramos, lo que era extraño se hace al final cercano y significativo.

(2) La dureza de sentimientos que aparece en los salmos es en primer lugar un espejo que nos ayuda a ver la realidad de lo que sentimos y que a veces tendemos a disimular o reprimir. Y luego, lo que hemos de hacer es descubrir la aplicación espiritual de esas palabras. Los enemigos a derrotar, en nuestra perspectiva, no son ya hombres o pueblos sino pecados y demonios.

(3) Siguiendo la dinámica que va del Antiguo al Nuevo testamento, más que rechazar las imágenes propias de la Alianza antigua, hemos de verlas como figuras y anticipaciones de la novedad que sólo llegó con Cristo. por ejemplo: Él es el verdadero templo; su Espíritu es la Nueva Ley, y así sucesivamente.
* * *

Este tema pertenece al Capítulo 04 de la Escuela de Vida Interior; la serie completa de los diez temas de este Capítulo 04 se está publicando aquí:

is.gd/vida_interior_04

La serie de TODOS los temas de esta Escuela de Vida Interior está aquí:

is.gd/vidainterior

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Teología de las Constituciones, 3 de 3: Dimensión testimonial de lo legislativo

[Día de reflexión con un grupo de Hermanas Dominicas Nazarenas. Agosto de 2014.]

TERCERA SESIÓN

¿Para qué necesitamos nuevas leyes, además de la Ley Nueva, del Espíritu?

El carácter narrativo y testimonial de la Torah
Sin la parte del testimonio, lo preceptivo se vuelve “huesos secos”

La transmisión de lo legislativo en el régimen de la Nueva Alianza

El papel de un superior es cuidar historias, que son de amor y salvación
Necesitamos redescubrir la paternidad y maternidad espirituales
Y redescubrir la obediencia como guía que consolida la salvación

Perspectiva dominicana

Una Orden de teólogos y místicos
Orientados a la predicación y la misión

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Teología de las Constituciones, 2 de 3: Base bíblica para la Ley Nueva

[Día de reflexión con un grupo de Hermanas Dominicas Nazarenas. Agosto de 2014.]

SEGUNDA SESIÓN

El Evangelio como norma de vida

Cristo da plenitud a la Ley
Las bienaventuranzas como clave de lectura
¿Obligados a lo imposible?

El Espíritu de santidad y libertad

“Lo que no podía la Ley de Moisés…”
La trampa farisea y puritana
La trampa anarquista y la trampa libertina

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Teología de las Constituciones, 1 de 3: La voluntad y la ley

[Día de reflexión con un grupo de Hermanas Dominicas Nazarenas. Agosto de 2014.]

PRIMERA SESIÓN

Sobre las leyes

Ley natural y ley positiva
Ley externa y ley interna
Ley antigua y ley nueva

Sobre la voluntad

Qué es lo voluntario
Voluntad y deseo
Voluntad y libertad

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window