Algunos se cansaron

Es un poco triste reconocerlo pero hay que ser honestos: algunos se cansaron de batallar contra la corriente. Un día se sintieron sin fuerzas, y casi sin darse cuenta, empezaron a dejarse llevar por el fluido suave y el ritmo arrullador de las aguas que iban corriente abajo.

Poco importó en un primer momento que fueran aguas venenosas. Poco importó que hubiera un penetrante hedor que se pegaba a todo: sus palabras, sus ropas, sus casas. La comodidad de dejarse llevar parecía buena razón, y al fin y al cabo, a los malos olores uno termina por acostumbrarse.

Se cansaron de decir que la paga del pecado es la muerte; su discurso cambió, y empezaron a decir que ante todo hay que ser humanos, y que Dios es tan misericordioso que en realidad no importa que pequemos, porque–ya revolcados bien abajo en esas aguas inmundas–les parecía imposible que hubiera condenación. Admitir que puede haber infierno y condenación Cansado?eterna es admitir que uno puede llegar allá si enseña lo que es falso aunque sea seductor. Así que cerraron los ojos y dijeron mirando a las cámaras que Dios no podía ser tan terrible.

Algunos se cansaron de pelear. Entregaron sus armas. Ya no soportaron más que la sociedad los excluyera, que la opinión pública los lastimara, que los medios de comunicación los ignoraran, que los parlamentos aprobaran leyes en contra de lo que siempre se enseñó. Se cansaron de ser sal que fastidia y dejaron de salar. Insípidos, con una sonrisa inocua, con un discurso debidamente censurado y autorizado por el “Nuevo Desorden Mundial” salieron a los púlpitos y a las cámaras y proclamaron que la Iglesia había cambiado. En realidad sólo ellos habían cambiado pero usurparon el nombre de la Esposa de Cristo.

Se cansaron de ser vituperados y maltratados. Cambiaron entonces su enseñanza y la acomodaron a los oídos adúlteros del mundo. Un aplauso sonoro fue la respuesta de parte de ese mundo, que de tiempo atrás esperaba tal cansancio. Los de las tinieblas se miraron y sonrieron con gesto de victoria. El rostro de los enemigos de la Iglesia brillaba con entusiasmo: “¡La hemos derribado!,” se dijeron al ver caer algunas de las altas torres de la Esposa, la Casa de Dios, la Católica.

Y los que se cansaron, y ahora enseñan otra cosa, al oír el estrépito de semejante derrumbe, creyeron que los estaban aplaudiendo. Ya sabes: un derrumbe suena como un aplauso.

Algunos se cansaron. Pero no todos. Hay quien siente dolor y celo. Hay quien hace penitencia y reza. Hay quien predica, así parezca que su voz se pierde en el desierto. Hay quien llora y ora. Y esa oración atraviesa las nubes.

Laudes & Vísperas para la semana del 26 de Octubre al 1 de Noviembre de 2014

citara

Domingo 26 de Octubre: XXX del Tiempo Ordinario, Ciclo A

Lunes 27

Martes 28: Fiesta de los Santos Apóstoles Simón y Judas Tadeo

Miércoles 29

Jueves 30

Viernes 31

Sábado 1 de Noviembre: Solemnidad de Todos los Santos

LA GRACIA del Domingo 26 de Octubre de 2014

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A

Si el amor resume la Ley y los Profetas es porque se vuelve reconocible en frutos acordes con la Ley y los Profetas.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Presencia de la Virgen de Chiquinquirá en lugares y poblaciones de Colombia

“La devoción por Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá se extendió desde una vetusta capilla de los aposentos de la viuda del encomendero Antonio de Santana hasta las rutas precolombinas que comunicaban a los dominios incas con sus vecinos. El relato del fenómeno místico fue conservado y transportado por la tradición oral…”

Clcik!

Jesús hombre del trabajo

259 En su predicación, Jesús enseña a apreciar el trabajo. Él mismo « se hizo semejante a nosotros en todo, dedicó la mayor parte de los años de su vida terrena al trabajo manual junto al banco del carpintero »,573 en el taller de José (cf. Mt 13,55; Mc 6,3), al cual estaba sometido (cf. Lc 2,51). Jesús condena el comportamiento del siervo perezoso, que esconde bajo tierra el talento (cf. Mt 25,14-30) y alaba al siervo fiel y prudente a quien el patrón encuentra realizando las tareas que se le han confiado (cf. Mt 24,46). Él describe su misma misión como un trabajar: « Mi Padre trabaja siempre, y yo también trabajo » (Jn 5,17); y a sus discípulos como obreros en la mies del Señor, que representa a la humanidad por evangelizar (cf. Mt 9,37-38). Para estos obreros vale el principio general según el cual « el obrero tiene derecho a su salario » (Lc 10,7); están autorizados a hospedarse en las casas donde los reciban, a comer y beber lo que les ofrezcan (cf. ibídem).

260 En su predicación, Jesús enseña a los hombres a no dejarse dominar por el trabajo. Deben, ante todo, preocuparse por su alma; ganar el mundo entero no es el objetivo de su vida (cf. Mc 8,36). Los tesoros de la tierra se consumen, mientras los del cielo son imperecederos: a estos debe apegar el hombre su corazón (cf. Mt 6,19-21). El trabajo no debe afanar (cf. Mt 6,25.31.34): el hombre preocupado y agitado por muchas cosas, corre el peligro de descuidar el Reino de Dios y su justicia (cf. Mt 6,33), del que tiene verdadera necesidad; todo lo demás, incluido el trabajo, encuentra su lugar, su sentido y su valor, sólo si está orientado a la única cosa necesaria, que no se le arrebatará jamás (cf. Lc 10,40-42).

261 Durante su ministerio terreno, Jesús trabaja incansablemente, realizando obras poderosas para liberar al hombre de la enfermedad, del sufrimiento y de la muerte. El sábado, que el Antiguo Testamento había puesto como día de liberación y que, observado sólo formalmente, se había vaciado de su significado auténtico, es reafirmado por Jesús en su valor originario: « ¡El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado! » (Mc 2,27). Con las curaciones, realizadas en este día de descanso (cf. Mt 12,9-14; Mc 3,1-6; Lc 6,6-11; 13,10-17; 14,1-6), Jesús quiere demostrar que es Señor del sábado, porque Él es verdaderamente el Hijo de Dios, y que es el día en que el hombre debe dedicarse a Dios y a los demás. Liberar del mal, practicar la fraternidad y compartir, significa conferir al trabajo su significado más noble, es decir, lo que permite a la humanidad encaminarse hacia el Sábado eterno, en el cual, el descanso se transforma en la fiesta a la que el hombre aspira interiormente. Precisamente, en la medida en que orienta la humanidad a la experiencia del sábado de Dios y de su vida de comunión, el trabajo inaugura sobre la tierra la nueva creación.

262 La actividad humana de enriquecimiento y de transformación del universo puede y debe manifestar las perfecciones escondidas en él, que tienen en el Verbo increado su principio y su modelo. Los escritos paulinos y joánicos destacan la dimensión trinitaria de la creación y, en particular, la unión entre el Hijo-Verbo, el « Logos », y la creación (cf. Jn 1,3; 1 Co 8,6; Col 1,15-17). Creado en Él y por medio de Él, redimido por Él, el universo no es una masa casual, sino un « cosmos »,574 cuyo orden el hombre debe descubrir, secundar y llevar a cumplimiento. « En Jesucristo, el mundo visible, creado por Dios para el hombre —el mundo que, entrando el pecado, está sujeto a la vanidad (Rm 8,20; cf. ibíd., 8,19-22)— adquiere nuevamente el vínculo original con la misma fuente divina de la Sabiduría y del Amor ».575 De esta manera, es decir, esclareciendo en progresión ascendente, « la inescrutable riqueza de Cristo » (Ef 3,8) en la creación, el trabajo humano se transforma en un servicio a la grandeza de Dios.

263 El trabajo representa una dimensión fundamental de la existencia humana no sólo como participación en la obra de la creación, sino también de la redención. Quien soporta la penosa fatiga del trabajo en unión con Jesús coopera, en cierto sentido, con el Hijo de Dios en su obra redentora y se muestra como discípulo de Cristo llevando la Cruz cada día, en la actividad que está llamado a cumplir. Desde esta perspectiva, el trabajo puede ser considerado como un medio de santificación y una animación de las realidades terrenas en el Espíritu de Cristo.576 El trabajo, así presentado, es expresión de la plena humanidad del hombre, en su condición histórica y en su orientación escatológica: su acción libre y responsable muestra su íntima relación con el Creador y su potencial creativo, mientras combate día a día la deformación del pecado, también al ganarse el pan con el sudor de su frente.

NOTAS para esta sección

573Juan Pablo II, Carta enc. Laborem exercens, 6: AAS 73 (1981) 591.

574Juan Pablo II, Carta enc. Redemptor hominis, 1: AAS 71 (1979) 257.

575Juan Pablo II, Carta enc. Redemptor hominis, 8: AAS 71 (1979) 270.

576Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 2427; Juan Pablo II, Carta enc. Laborem exercens, 27: AAS 73 (1981) 644-647.

Este Compendio se publica íntegramente, por entregas, aquí.

LA GRACIA del Sábado 25 de Octubre de 2014

Todavía es tiempo para convertirse: hay oportunidad pero también hay prisa.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Sólo dos palabras

Sólo dos palabras al terminar este día Señor. Te diré sólo dos palabras, quiero que sean sinceras y sencillas. En el silencio y en la soledad te digo y en primer lugar, desde lo más profundo de mi corazón: Gracias.

Gracias Señor por todo lo que este día me has concedido porque te lo he pedido. Gracias por todo lo que me has dado sin haberlo mencionado. Gracias por todo lo que me has otorgado sin habértelo rogado. Gracias Señor por la salud, por el bienestar, por las alegrías, por las satisfacciones. Gracias también por la enfermedad, por las penas y sufrimientos.

Aunque me cueste trabajo Señor, te agradezco esto último; tú sabes por qué lo hiciste. Gracias por el rayo de esperanza que me iluminó, por la mano que me levantó, por los brazos que me recibieron, por las palabras que me alentaron, por el consejo que me guió, por la sonrisa que me alegró.

Pero sobre todo te doy Gracias Señor por la fe que tengo en ti y en tu Iglesia, en este tiempo un poco confuso y aunque lleno de esperanzas, es a veces difícil de creer.

Te lo confieso sinceramente: no siempre he sabido cómo actuar, qué hacer, a donde ir. Sin embargo siendo tú quien eres, y teniendo fe en ti, te doy gracias, porque en las tinieblas me has iluminado, porque en las caídas me has levantado, porque de mis pecados me has perdonado.

Gracias te doy señor por todo aquello que ignoro por lo cual debo darte Gracias.

Junto a este agradecimiento Señor, te pido perdón: Perdón por mi negligencia, perdón por mi pereza, perdón por mi falta de amor, perdón por mi falta de caridad, perdón por mi falta de fe, perdón por mi falta de comprensión, perdón por mi soberbia, perdón por mi orgullo, perdón Señor porque no siempre te he sido fiel como es debido; viendo la luz he preferido la oscuridad, conociendo el bien, he optado por el mal, teniendo fuerza para perseverar, me he hecho débil para ceder; sintiendo tu ayuda en la lucha, he sido cobarde en la faena.

Perdón porque habiendo recibido, no he sabido dar, perdón porque habiendo sido perdonado, no he sabido perdonar, perdón Señor por todo aquello que ignoro, por lo cual debo pedirte Perdón.

Gracias y Perdón: estas son las dos palabras que te quería decir.

Te las he dicho Señor, gracias por haberme escuchado.

Perdón por aquellos que no te piden perdón.

Enviado por A. Rojas