¡Resucitó Cristo, nuestra esperanza!

¡Resucitó Cristo, nuestra esperanza! Este es el grito que resuena en la Iglesia y en el mundo desde hace más de dos mil años en cada Pascua. Pero ¿Es posible hoy seguir esperando? Sí, Cristo ha resucitado y nos empuja a descubrir que lo imposible también forma parte de nuestra vida, porque Dios se ha metido en nuestra historia de una vez y para siempre.

Creer en la resurrección significa no resignarse a que el mundo siga de la misma manera. Celebrar la pascua es creer con toda la fuerza de nuestro corazón que Cristo sigue viviendo en medio de nosotros y que es capaz de transformarnos desde dentro para ayudarnos a construir el mundo y la vida que anhelamos, y que nos parece tan lejana.

Celebrar la pascua es dejar que el Resucitado venza nuestro miedo y desconfianza. La noche terminó. La luz que se ha encendido en medio de la oscuridad nos muestra un mundo nuevo. La piedra que encerraba a “la vida” fue arrojada lejos por Cristo. Él es la vida que no puede quedar sepultada por nada ni por nadie.

Esta Pascua tiene que ser más que nunca un paso de Dios por nuestra vida y por la historia que nos toca vivir; una invitación, casi como un deber, a ser esperanza de un mundo que agoniza resucitándolo con el testimonio de la fraternidad y la solidaridad, de la lucha por la verdad y la justicia, de la confianza y el amor, del perdón y la reconciliación, de la generosidad y la entrega.

(Del mensaje de Pascua de la Madre Elfi Pozo Aguilar, O.P., Dominica de la Inmaculada Concepción)

Superficialidad, narcisismo y dependencia: riesgos de las redes sociales

“Cada vez nos cuesta más improvisar conversaciones cara a cara; estamos más centrados en nosotros mismos (nuestro estatus, nuestros tuits…) y menos en los demás. Además, nos comparamos con otros, envidiamos la vida que muestran en sus fotos, y proyectamos una imagen idílica y ficticia sobre quiénes somos…”

Haz click aquí

LA GRACIA del Viernes 3 de Abril de 2015

VIERNES SANTO

Sacerdote santísimo y cercanísimo a la vez: así presenta a Cristo en su padecer la Carta a los Hebreos.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

LA GRACIA del Jueves 2 de Abril de 2015

JUEVES SANTO

Claves litúrgicas principales para percibir la unidad y riqueza del Triduo Pascual.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

El dilema de la racionalidad de la teología moral

Este es un ejercicio propuesto en clase, un dilema que se plantea de esta forma: Si la teología moral es irracional, entonces no tiene lugar en nuestra sociedad que pide razones y no simplemente ejercicios de autoridad; si en cambio la teología moral es lógica y racional, entonces debe ser admisible por todos, creyentes o no, y entonces la fe no es necesaria ni agrega nada al discurso teológico. ¿Cómo se responde a ese dilema?

* * *

Lo que sigue es la respuesta, ligeramente editada, del estudiante Jaime Barrera Cuesta.

Actualmente la humanidad se encuentra inmersa en un sinnúmero de paradigmas antropológicos. Al parecer, la moral está fundamentada en dichos paradigmas y, consecuentemente alguien podría decir que no existe una moral, sino que dependiendo del número de modelos antropológicos se derivan diferentes consecuencias en la forma de comprender la moral. A este respecto, Schopenhauer afirmó que “en todos los tiempos se ha predicado mucha y buena moral; pero la fundamentación de la misma ha sido siempre difícil.”

Esto implicaría que la moral difícilmente encontrará un fundamento objetivo y válido para cada hombre, sino que la dimensión moral del hombre estaría supeditada al contexto donde se desarrolla lo humano, comprendiéndose finalmente de diferentes maneras. Siendo así, el aspecto subjetivo de la moral traería como consecuencia que al no existir una base sólida que fundamente la moral, ésta quedaría al parecer de cada sujeto.

Ante esto, lo primero que se puede decir es que, si bien la moral tiene una dimensión subjetiva, ya que implica la libertad y la conciencia de cada persona, al mismo tiempo, lo antropológico implica una exigencia de verdad. Benedicto XVI denunció en su momento que “si al hombre se le excluye de la verdad, entonces lo único que puede dominar sobre él es lo accidental, lo arbitrario. Por eso no es fundamentalismo, sino un deber de la humanidad el proteger al hombre contra la dictadura de lo accidental que ha llegado a hacerse absoluto, y devolver al hombre su propia dignidad que consiste precisamente en que ninguna instancia humana pueda dominarlo, porque él se encuentra abierto hacia la verdad misma” (Homilía del 18 de abril del 2005, en la Eucaristía por la Elección de Sumo Pontífice).

Por ello el ser humano, de alguna u otra forma, en diferentes culturas, con diferentes costumbres, lleva implícitas preguntas con respecto al obrar humano, que den como respuesta argumentos válidos y verdaderos, que justifiquen una inclinación a una vida moral propuesta.

De preguntas como: ¿Qué es el bien y qué es el mal moral?, ¿por qué una acción es buena o mala?, se desprende que, necesariamente debe existir una dimensión racional y objetiva de la moral, de la cual se deriven principios, valores, normas y juicios morales, que se muestran como caminos de humanización, que convergen en todas las culturas, que sean validos y verdaderos para todo hombre y que le liberen y dignifiquen.

Llegados a este punto, donde vemos que a partir de la ley natural y la reflexión racional se puede y debe fundamentar la dimensión objetiva de la moral, se hace pertinente preguntar: Si la moral es racional, ¿para qué religión?; ¿es necesaria una doctrina que transmita normas morales a partir de una religión como la católica?

Ante tales preguntas, lo primero que hay que responder, es que la fe de la Iglesia no se reduce únicamente el cumplimiento de un conjunto de normas morales, sino que principalmente parte del encuentro con la persona de Jesucristo (Benedicto XVI, Deus caritas est, n. 1). Consecuentemente, el fundamento de la moral cristiana es Jesucristo en su vida, palabras y obras. En el obrar del discípulo de Jesús de Nazaret siempre se encuentran presentes sus palabras cuando dice “si me amas cumple mis mandatos” (Jn 14, 15). Es decir, que la moral cristiana no es otra cosa sino una respuesta de amor desde la fe en Cristo, que le implica plenamente en todas sus dimensiones; respuesta que así se revela como verdadero y válido camino de libertad, plenitud, dignificación y humanización para todo hombre, en cualquier cultura.

Lo segundo que se puede decir, es que desde ningún punto de vista la doctrina moral cristiana riñe o se opone, a lo que a la luz de la ley natural y la razón humana se ha demostrado como camino verdadero y válido que se manifiesta en una norma moral desde diferentes culturas. El mismo Dios, fuente de verdad y racionalidad, es también fuente de bondad y plenitud.

Pero hay un tercer punto. Lo que sí queda revelado desde la fe judeo-cristiana, es la imposibilidad de la humanidad de vivir aquello que en lo teórico-racional se muestra como camino de humanización. En el hombre se deja ver una herida profunda, que se manifiesta como inclinación hacia el mal obrar; esa herida profunda no es otra cosa que el pecado y la absurda pretensión del hombre de determinar por sí mismo qué es lo bueno y qué es lo malo. “Solo Dios es bueno” exclama Jesús para decir que el fundamento y origen de todo bien es Dios.

Para concluir: el apóstol San Pablo describió el drama humano al mostrar cómo la ley o norma moral del Antiguo Testamento es buena porque le muestra lo realmente bueno al hombre, pero, por otro lado, le muestra también que no es capaz de cumplirla. Hoy día, se puede decir que ocurre lo mismo, ya que al parecer el hombre a partir de la razón descubre qué es lo bueno y lo expresa en cierto modo en documentos como la “Declaración de los Derechos Humanos”, que deben “garantizar” la “libertad” y la “dignidad” de las personas; los hechos, sin embargo, muestran a menudo todo lo contrario.

Por esta razón, hoy como ayer, es necesario poner la mirada en Cristo, quien no solo manifiesta con su vida, hechos y palabras lo que es bueno, sino que a partir del misterio pascual, en cuanto acto más grande de Amor de Dios hacia la humanidad, le salva de la esclavitud del pecado, y con el Don de su Espíritu Santo capacita al hombre y le da un nuevo corazón capaz de cumplir con sus actos, aquello que realmente le conduce hacia su plena realización y humanización en pleno acuerdo con el plan de Dios.

Eucaristía, el tesoro más grande del mundo, 2 de 2

[Predicación en Danuba, California, Noviembre de 2014.]

Tema 2 de 2: Él es nuestro amor

(1) Abundancia del amor de Dios: “La prueba de que Dios nos ama, es que siendo nosotros todavía pecadores envió a su hijo”.
(2) Nosotros no debemos perder la paciencia con otras personas.
(3) Los niños tienen que ser evangelizados.
(4) La Eucaristía, por su valor infinito, no podemos recibirla de cualquier manera, por eso Cristo ha puesto un camino para que nos preparemos y le recibamos.
(5) En la misa hay que estar absorbiendo con amor de la mesa de la palabra y de la eucaristía.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Eucaristía, el tesoro más grande del mundo, 1 de 2

[Predicación en Danuba, California, Noviembre de 2014.]

Tema 1 de 2: Él es nuestra salud

En Jesús esta la verdadera salud y Él se hace presente en la Eucaristía, entonces de ella podemos esperar salud para nuestra vida.

Ocho elementos del cuidado de la salud y que tienen que ver con Jesucristo:

(1) Acogida: “Vengan a mi los que están cansados y agobiados que yo los aliviaré”
(2) Examen: “Cada uno examínese antes de comer”.
* Elementos del examen
a. ¿Cuál es el fuego que arde en ti? (fiebre)
b. ¿En que ambiente te estas moviendo, conversaciones, amistades, lugares,”Donde estas”? respiración
c. Por qué cosas te sientes presionado? presión arterial “No se puede servir a dos señores”
d. ¿Qué tiene peso en tu vida?
(3) Diagnóstico: “Amense los unos a los otros como yo os he amado” La calidad del amor de Él es la medida.
(4) Cirugía: “Arrancare de vuestra carne el corazón de piedra, y les daré un corazón de carne”.
(5) Receta: Hay que comulgar “Yo soy el pan de vida, el que me come vivirá por mi”.
(6) Terapia: Si así me ha amado Cristo, de ahora en adelante mi vida será amar al prójimo “Cuando te inviten a una comida, mira lo que te ponen delante porque luego vas a tener que hacer algo parecido”.
(7) Dieta: Dejar de comer pecado “El que me come vivirá por mi”.
(8) Prevención: Acuérdate que en la eucaristía lo que se trata no es de que tu transformes a Cristo en ti sino que te dejes transformar de Él.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window