Alvar Núñez Cabeza de Vaca (1510-1558)

Este sevillano se fue a las Indias en 1527, con la expedición de Pánfilo de Narváez. Bajó Alvar con un grupo a tierra en Tampa, Florida, y al volver a la costa se habían ido las naves. Ahí comenzó una odisea increíble. Como pudieron, construyeron unas embarcaciones y llegaron por el Golfo de México hasta la Isla del Mal Hado, hoy Galveston, donde fueron apresados por los indios. Alvar y tres compañeros supervivientes escaparon, y a pie, completamente perdidos entre indios hostiles, y en ocho años de marcha incesante, hicieron miles y miles de kilómetros, atravesando Texas, hasta llegar a Sinaloa, al extremo oeste, y descender al sur de México.

Todo esto lo narra en sus Naufragios y Relación de la jornada de la Florida, que publicó en 1542. Aún le pedía el cuerpo más aventura, y fue nombrado Adelantado del Río de la Plata, en Asunción, donde fue gobernador con no pocas vicisitudes que narra en Comentarios.

En la isla del Mal Hado, estando Alvar y sus compañeros presos de los indios, éstos, esperando que habría algún poder extraño en aquellos blancos barbudos, les llevaban enfermos para que los curasen, y ellos, jugándose la vida, intentaban el milagro:

Uno de ellos, Castillo «los santiguó y encomendó a Dios nuestro Señor, y todos le suplicamos con la mejor manera que podíamos les enviase salud, pues él veía que no había otro remedio para que aquella gente nos ayudase y saliésemos de tan miserable vida; y El lo hizo tan misericordiosamente que, venida la mañana, todos amanecieron tan buenos y sanos, y se fueron tan recios como si nunca hubieran tenido mal ninguno. Esto causó entre ellos muy gran admiración, y a nosotros despertó que diésemos muchas gracias a nuestro Señor, a que más enteramente conociésemos su bondad y tuviésemos firme esperanza que nos había de librar y traer donde le pudiésemos servir»…

«Por toda esta tierra, cuenta Alvar, anduvimos desnudos, y como no estabamos acostumbrados a ello, a manera de serpientes mudabamos los cueros dos veces al año… Nos corría por muchas partes la sangre, de las espinas y matas con que topábamos… No tenía, cuando en estos trabajos me veía, otro remedio ni consuelo sino pensar en la pasión de nuestro redentor Jesucristo y en la sangre que por mí derramó, y considerar cuánto más sería el tormento que de las espinas él padeció que no aquel que yo entonces sufría» (Naufragios cp.22).

Estos hombres, malos o buenos, malos y buenos, eran cristianos y misioneros, pues tenían una firmeza absoluta en su fe. Y así, por ejemplo, descubridores y conquistadores, donde quiera que llegaban, atacaban la antropofagia, que estaba difundida, en unos sitios más, en otros menos, por casi todas las Indias. Desde el principio, en un planteamiento netamente cristiano, y no en una ética meramente natural, enseñaban que la ofensa al hombre era aborrecible sobre todo porque era ofensa a su Creador divino. Así, por ejemplo, siendo Cabeza de Vaca, años después, gobernador del Paraguay, llegaron a él muchas quejas,

y él «mandó juntar todos los indios naturales, vasallos de Su Majestad; y así juntos, delante y en presencia de los religiosos y clérigos, les hizo su parlamento diciéndoles cómo Su Majestad lo había enviado a los favorecer y dar a entender cómo habían de venir en conocimiento de Dios y ser cristianos, por la doctrina y el enseñamiento de los religiosos y clérigos que para ello eran venidos, como ministros de Dios, y para que estuviesen debajo de la obediencia de Su Majestad, y fuesen sus vasallos, y que de esta manera serían mejor tratados y favorecidos que hasta allí lo habían sido. Y allende de esto, les fue dicho y amonestado que se apartasen de comer carne humana, por el grave pecado y ofensa que en ello hacían a Dios, y los religiosos y clérigos se lo dijeron y amonestaron; y para les dar contentamiento, les dio y repartió muchos rescates, camisas, ropas, bonetes y otras cosas, con que se alegraron» (Comentarios cp.16).

La lucha contra los ídolos era también uno de los primeros objetivos de los conquistadores, y así, por ejemplo, lo consideró Cabeza de Vaca como gobernador:

«Según informaron al Gobernador, adelante la tierra adentro tienen los indios ídolos de oro y de plata, y procuró con buenas palabras apartarlos de la idolatría, diciéndoles que los quemasen y quitasen de sí, y creyesen en Dios verdadero, que era el que había criado el Cielo y la Tierra, y a los hombres, y a la mar, y a los peces, y a las otras cosas, y que lo que ellos adoraban era el diablo, que los traía engañados». Esta primera evangelización elemental de los conquistadores, al venir propuesta por el gran jefe de los blancos, con frecuencia impresionaba sinceramente a los indios. «Y así, quemaron muchos de ellos, aunque los principales de los indios andaban atemorizados, diciendo que los mataría el Diablo, que se mostraba muy enojado… Y luego que se hizo la iglesia y se dijo misa, el Diablo huyó de allí, y los indios andaban asegurados, sin temor» (Comentarios 54).

Muchas crónicas primeras de las Indias nos muestran que los conquistadores, con eficacia frecuente, fueron exorcizando los pueblos indios, liberándolos del Demonio y de su servidumbre idolátrica. En general, los conquistadores procuraban sujetar a los indios por la amistad y la alianza, antes que por las armas.

Y así procedía también Cabeza de Vaca, que una vez, por ejemplo, subiendo por el río Iguatú, hizo asiento con su expedición en un lugar determinado, y en seguida mandó hacer una iglesia, celebrar la misa y los oficios, y alzar «una cruz de madera grande, la cual mandó hincar junto a la ribera». Reunió luego a los españoles y guaraníes amigos, que acompañaban la expedición, dándoles orden severa de que respetasen a los indios pacíficos de aquel lugar, y mandándoles que

«no hiciesen daño ni fuerza ni otro mal ninguno a los indios y naturales de aquel puerto, pues eran amigos y vasallos de Su Majestad, y les mandó y defendió [prohibió] no fuesen a sus pueblos y casas, porque la cosa que los indios más sienten y aborrecen y por que se alteran es por ver que los indios y cristianos van a sus casas, y les revuelven y toman las cosillas que tienen en ellas; y que si trajesen y rescatasen con ellos, les pagasen lo que trujesen y tomasen de sus rescates; y si otra cosa hiciesen, serían castigados» (Com. 53).

Al parecer, el hecho de que gobernadores, como Cabeza de Vaca, hicieran abierto apostolado misionero en sus expediciones de descubrimiento y conquista fue relativamente frecuente en las Indias. Gonzalo Fernández de Oviedo, por ejemplo, cuenta del gobernador Pedro de Heredia, fundador de Cartagena de Indias, que

«por las mejores palabras que podía les daba a entender [a los indios] la verdad de nuestra fe, y les amonestó que no creyesen en nada de aquello [falso], y que fuesen cristianos y creyesen en Dios trino e uno, y Todopoderoso, y que se salvarían e irían a la gloria celestial. Y con estas y otras muchas y buenas amonestaciones se ocupaba muchas veces este gobernador para enseñar a los indios y los traer a conocer a Dios y convertirlos a su santa Iglesia y fe católica» (Historia General XVII,28).

El autor de esta obra es el sacerdote español José Ma. Iraburu, a quien expresamos nuestra gratitud. Aquí la obra se publica íntegra, por entregas. Lo ya publicado puede consultarse aquí.

LA GRACIA del Jueves 24 de Julio de 2014

El mensaje de Jeremías es actual: también hoy se abandona la fuente viva, que es Dios, y se buscan cisternas agrietadas.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

¿Orar por la conversión del demonio?

“¿Pero quién ora por Satanás? ¿Quién en 18 siglos ha tenido la humanidad de orar por el pecador que más lo necesita?” – Mark Twain (Publicado en Facebook)

* * *

Es un tema teológico que resurge una y otra vez.

El motivo de la oración por un pecador es la conversión. La conversión supone una mudanza, un cambio, lo cual a su vez requiere la condición temporal que tenemos los seres humanos, por nuestra dimensión corporal, pero que no tienen los ángeles, que son espíritu solamente. Eso quiere decir que, una vez creados, los ángeles tienen un solo acto voluntario que realiza con la plenitud de conocimiento que les da todo su ser.

Si ese acto es por Dios, son infinitamente fieles y para siempre. Si ese acto es de rechazo a Dios, en ellos no hay tiempo ni cambio, y por tanto quedan como congelados para siempre en odio a su propio Creador. La frase irónica, cínica, de Twain, típica de uno que quiso burlarse de tantas cosas del cristianismo, muestra un total desconocimiento, quizás voluntario, de la naturaleza de los ángeles y de los seres humanos.

Más que orar por el espíritu de las tinieblas hay que orar pidiendo misericordia y eterno descanso para Mark Twain. Y orar por las personas que se dejan confundir por las frases de los cínicos y los apóstatas.

Vocación profética, 10 de 16, Vida en comunidad

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 10 de 16: Vida en comunidad

* El heroísmo de los solitarios, sea ascetas, dendritas, reclusas, impacta el ánimo pero no necesariamente edifica siempre. Junto a grandes espejos de santidad hubo también gente desequilibrada mentalmente, o también gente exótica y caprichosa. Por eso conviene evaluar qué peligros trae la soledad y qué peligros o enfermedades acechan más a la vida en comunidad (koiné bios: cenobio).

* La soledad tienta por el lado de la desobediencia, el capricho y la falta de la práctica directa de la caridad. La vida comunitaria tienta por el lado de la mediocridad y la relajación. Puede decirse que el bien de la soledad es la búsqueda de radicalidad y el bien de la comunidad es el afianzamiento de la sensatez.

* Y por eso conviene destacar la genialidad de San Benito, que a un tiempo quiere estabilidad para sus monjes, o sea: vida comunitaria real; mientras los exhorta a que no disminuyan la radicalidad: “nada antepongan a Cristo.”

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Vocación profética, 09 de 16, Monjes, ascetas y ermitaños

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 9 de 16: Monjes, ascetas y ermitaños

* Desde mediados del siglo III, y sin que se pagara aún la llama de odio contra el cristianismo naciente en el Imperio Romano, algunos hombres y también algunas mujeres buscaron modos radicales de vivir su fe cristiana. En muchos casos su opción se convirtió en una especie de martirio voluntario, por los altos grados de renuncia y penitencia a que llegaron.

* Se puede preguntar qué tiene que ver ese modo de vida con el Evangelio, que nos parece mucho más “humano.” Una mirada a la Biblia resuelve muchas dudas: el desierto es el espacio de la alianza; de la pureza en la fe; de la victoria sobre los ídolos y sobre el demonio; del retorno al amor primero.

* Tras las huellas de un Juan Bautista, o del mismo Cristo inmediatamente después de su bautismo, los monjes del desierto manifiestan la primacía de Dios. Su lema bien podrían ser aquellas palabras de Santa Teresa de Jesús: “Sólo Dios basta.”

* Debe destacarse que, lo mismo que sucedió con Jeremías, también estos monjes tienen como consigna distanciarse de las prácticas y valores del mundo, no correr tras él. Será en cambio el mundo, es decir, mucha gente en necesidad, la que buscará a estos sabios en el Espíritu para pedir consejo, oración y sanación.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Vocación profética, 08 de 16, Mártires y confesores

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 8 de 16: Mártires y confesores

* ¿Por qué el paganismo detesta al judaísmo primero, y al cristianismo después? Una clave importante está en Sabiduría, capítulo 2: el pensamiento pagano se afirma en la amargura de la muerte para luego aferrarse al momento presente, exaltando la embriaguez de los placeres de este mundo. En ese enfoque, la vida del justo es una denuncia permanente y un estorbo insufrible.

* Pero hay algo importante: detrás de la resolución de oprimir y torturar al justo late aún un cierto deseo de encontrar la verdad. Parece que el corazón humano, aunque se le quiera obligar a aceptar su finitud sigue deseando algo que esté y vaya más allá, algo trascendente.

* Es importante darse cuenta de cómo nuestra fe se ha alimentado del admirable testimonio de esos miles, o tal vez millones, de hombres y mujeres. Su fe no consistía simplemente en ser buenas personas, ni ellos optaron por la línea fácil de hacer compromisos con la corrupción reinante. El rastro de su heroísmo es a la vez una alegría y una interpelación para los creyentes de todas las eras.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Vocación profética, 07 de 16, Jesucristo

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 7 de 16: Jesucristo

* La Biblia no usa el término “sacerdote” para referirse a Cristo en su ministerio púbico; tampoco cristo, durante su misión, acoge las aclamaciones del pueblo que quería llamarlo “rey.” En cambio, no rechaza que se diga que “un gran profeta ha surgido entre nosotros” (Lucas 7,16); ni tampoco rechaza, sino que acoge el apelativo de “maestro” (véase Juan 13,13). Ello parece indicar que en la concepción de los primeros cristianos, y probablemente en la mirada del Señor a su propio ministerio el perfil de los profetas estaba muy presente.

* Hay puntos positivos en esto de llamar a Cristo “Profeta de Nazareth”: lo sitúa en el camino de revelación que la Providencia divina ha escogido: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo” (Hebreos 1,1-2). Además, si lo propio del profeta es ser palabra del hombre ante Dios y palabra de Dios para el hombre, ¿en quién se cumple eso con más perfección que en Jesucristo?

* Ello no debe conducirnos, sin embargo, a ver a Cristo como un profeta entre muchos otros; simplemente “uno más” en la serie, cuya palabra sería un agregado o complemento de lo que otros han dicho. El potente mensaje de Cristo como Aquel que no sólo anuncia sino que implanta el Reinado de Dios; y como Aquel en el que es posible la filiación divina, está indicando que Él es el término y culmen de toda la revelación.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Vocación profética, 06 de 16, Juan Bautista

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 6 de 16: Juan Bautista

* Representante de los Pobres de Yahvé es Juan Bautista que, en cierto modo, lleva al límite la desconfianza (hacia el mundo) y la confianza (en Dios) propia de los que han sido marginados y a la vez elegidos.

* Cuatro rasgos destacan en el Bautista: independencia (y por ello vive en el desierto sin deberle nada a nadie); penitencia (que recuerda que los ídolos de este mundo seducen el corazón humano); escucha (de la Palabra de Dios y de su voluntad); referencia a la alianza (y por ello bautiza a orillas del Jordán, donde Josué hizo confirmar con juramento al pueblo si sería fiel al Dios que los había sacado de Egipto).

* Su mensaje, como el de Elías, es un clamor de verdad, frente a todos, pequeños y grandes–incluyendo al hombre más poderoso de aquel entorno: el supersticioso y ambiguo Herodes.

* Y de la verdad viene el llamado al arrepentimiento y la conversión. Un profeta que no llama a conversión será profeta de alguien pero no de Dios. Uno en cambio que, como Juan Bautista, llama a la verdad y al arrepentimiento, conduce a la esperanza y la certera confianza en Dios.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Vocación profética, 05 de 16, Los Pobres de Yahvé

[Vocación profética de la Vida Religiosa: un retiro ofrecida a las Dominicas de la Inmaculada, en Ecuador. Julio de 2014.]

Tema 5 de 16: Los Pobres de Yahvé

* El puente entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, más que una persona, es un grupo. Se trata de aquellos a quienes Isaías llama “germen” y que Sofonías llama “Pequeño Resto.” Son los Pobres de Yahvé.

* Después del destierro; después de ver cómo sus poderosos reyes traicionaban la alianza y maltrataban a los humildes, estos Pobres de Yahvé son aquellos que han crecido en la desconfianza hacia los discursos y poderes de este mundo, a la vez que han crecido en la certeza de que sólo Dios reinando puede hacer una diferencia real.

* Un aspecto muy importante de esa etapa que lleva del post-exilio a los oyentes de las bienaventuranzas es que es el comienzo del cumplimiento de lo que deseaba Moisés: ¡Ojalá todo el pueblo fuera profeta! (Números 11,29).

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

LA GRACIA del Miércoles 23 de Julio de 2014

El contexto de la vida de Jeremías muestra que quien se pone de parte de Dios sufrirá cruel oposición allí donde se rechaza a Dios.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]