perseverancia

Nunca bajar la guardia

Voy a resumirte tu historia clínica: aquí caigo y allá me levanto…: esto último es lo importante. -Pues sigue con esa íntima pelea, aunque vayas a paso de tortuga. ¡Adelante! ¡Qué grandes deseos te consumen de resellar la entrega que hiciste en su momento: saberte y vivir como hijo de Dios! -Pon en las manos del Señor tus muchas miserias e infidelidades. También, porque es el único modo de aliviar… Leer más »Nunca bajar la guardia

No te dejes frenar tan fácilmente

Es inútil pretender agradar a todos. Descontentos, gente que proteste, siempre habrá. Mira cómo lo resume la sabiduría popular: “cuando va bien a los corderos, va mal a los lobos”. No te conduzcas como ésos que se asustan ante un enemigo que sólo tiene la fuerza de su voz agresiva. ¡Es una locura confiar en Dios…!, dicen. -¿Y no es más locura confiar en sí mismo, o en los demás… Leer más »No te dejes frenar tan fácilmente

Secretos para la perseverancia en el bien obrar

Discurres… bien, fríamente: ¡cuántos motivos para abandonar la tarea! -Y alguno, al parecer, capital. Veo, sin duda, que tienes razones. -Pero no tienes razón. “Se me ha pasado el entusiasmo”, me has escrito. -Tú no has de trabajar por entusiasmo, sino por Amor: con conciencia del deber, que es abnegación. Inconmovible: así has de ser. -Si hacen vacilar tu perseverancia las miserias ajenas o las propias, formo un triste concepto… Leer más »Secretos para la perseverancia en el bien obrar

De nuevo, perseverar

Comenzar es de todos; perseverar, de santos. Que tu perseverancia no sea consecuencia ciega del primer impulso, obra de la inercia: que sea una perseverancia reflexiva. Te apartaste del camino, y no volvías porque te daba vergüenza. -Es más lógico que te diera vergüenza no rectificar. Fomenta y preserva ese ideal nobilísimo que acaba de nacer en ti. -Mira que se abren muchas flores en la primavera, y son pocas… Leer más »De nuevo, perseverar

Cuando lo pequeño se vuelve muy importante

Todo aquello en que intervenimos los pobrecitos hombres -hasta la santidad- es un tejido de pequeñas menudencias, que -según la rectitud de intención- pueden formar un tapiz espléndido de heroísmo o de bajeza, de virtudes o de pecados. ¿Te has parado a considerar la suma enorme que pueden llegar a ser “muchos pocos”? ¿No has visto las lumbres de la mirada de Jesús cuando la pobre viuda deja en el… Leer más »Cuando lo pequeño se vuelve muy importante

Conversión Pastoral, 04 de 12, Alegría

[Retiro espiritual para sacerdotes de la Diócesis de Yopal, en Colombia; Enero de 2014.] Tema 4 de 12: Alegría * La alegría es la expresión de la respuesta que brota ante el exceso de amor que Dios ha manifestado “pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”… Leer más »Conversión Pastoral, 04 de 12, Alegría

Todo consiste en empezar y luego seguir

No dejes de hacer las cosas por falta de instrumentos: se comienza como se puede. -Después, la función crea el órgano. Algunos, que no valían, resultan aptos. Con los demás se hace una operación quirúrgica, aunque duela -¡buenos “operadores” fueron los santos!-, y se sigue adelante. Fe viva y penetrante. Como la fe de Pedro. -Cuando la tengas -lo ha dicho El- apartarás los montes, los obstáculos, humanamente insuperables, que… Leer más »Todo consiste en empezar y luego seguir

Renuevame por dentro con espiritu firme, 3 de 3

[Predicación en la Asamblea de la Renovación Carismática, Región Andalucía Occidental, 2012.] Tema 3 de 3: Con espíritu firme. * Si hay algo que pronto descubre el que se propone algo bueno es que el bien es arduo y la perseverancia en el bien es virtud escasa en la raza de Adán. * El Antiguo Testamento muestra con abundancia de ejemplos cómo el pueblo que Dios eligió es pronto para… Leer más »Renuevame por dentro con espiritu firme, 3 de 3

Persevera en tu oracion

Cuando vayas a orar, que sea éste un firme propósito: ni más tiempo por consolación, ni menos por aridez. No digas a Jesús que quieres consuelo en la oración. -Si te lo da, agradéceselo. -Dile siempre que quieres perseverancia. Persevera en la oración. -Persevera, aunque tu labor parezca estéril. -La oración es siempre fecunda. Tu inteligencia está torpe, inactiva: haces esfuerzos inútiles para coordinar las ideas en la presencia del… Leer más »Persevera en tu oracion