Aprender a arrepentirse

Baruc nos deja un precioso testimonio de una comunidad que ha alcanzado la madurez, y ya no se proclama inocente ni cínica, ni busca culpables afuera, ni se deja seducir por la desesperación.