octubre 2007

87. Siempre dispuesto a aprender

Christ87.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

87.2. Siempre me encontrarás dispuesto a enseñarte, si tú siempre llegas dispuesto a aprender de mí. De hecho, uno de los grandes males de la Iglesia estriba en que sus predicadores, sacerdotes, obispos o misioneros pierden la maravillosa facultad de aprender. Se olvidan de las palabras de Cristo, cuando se refirió al trigo y la cizaña que crecen juntos (cf. Mt 13,30). Él no dijo que el trigo iba a crecer en medio de una cizaña pasmada o raquítica. La cizaña crece cada día, y por eso el trigo está llamado a crecer cada día.

87.3. Es algo que tú has podido comprobar muchas veces: la maravillosa estrategia evangelizadora que ayer en la tarde dio preciosos frutos hoy por la mañana fue poco más que inútil. Los ejemplos que hace una semana conmovieron hasta las lágrimas tal vez mañana no sirvan de mucho.

Leer más »87. Siempre dispuesto a aprender

Ejercicios sobre el perdón, 7

HuracanRepresión de los Sentimientos

Les invito a emprender una reflexión sobre el fenómeno de la represión o no expresión de nuestros sentimientos, por el mal que esto significa para nuestra salud psicológica, espiritual y hasta biológica. Por el contrario cómo se vive bien de salud cuando se comparte toda la verdad acerca de sí mismo y de los propios sentimientos. No expresar los sentimientos enferma hasta orgánicamente a la persona. Ocultando o negando nuestros sentimientos y emociones estamos perjudicando nuestra capacidad de ser felices, de tener relaciones saludables y satisfactorias. Esto parece evidente, pero en la vida diaria no es tan fácil de realizar. Hay muchos sentimientos que no expresamos porque nos avergonzamos, porque las normas de educación no lo permiten, etc. Pero es muy importante que expresemos la verdad sobre nosotros mismos al menos a una sola persona, pero que nos expresemos. Nadie nos pide que pongamos nuestra vida de par en par a todo el mundo. Normalmente vamos enmascarando la verdad para ocultarnos a nosotros mismos y a los demás. Pero, cuando expresamos lo que sentimos estamos disolviendo la tensión emocional y enriqueciéndonos en nuestra relación con los demás.

El fenómeno de la represión: Cuando una persona no expresa la verdad de lo que siente, por temor, por vergüenza, por el motivo que sea, está reprimiendo sus sentimientos. La represión es un mecanismo de seguridad que se ha desarrollado a lo largo de los años. La persona que reprime sus sentimientos aprende a ocultarlos y confía en que acaben por desaparecer. Poco a poco y con el paso de los años, la persona que reprime sus sentimientos se va convirtiendo en una persona extraña para sí misma. La persona empieza a pasar todo lo que siente más por su cabeza que por su corazón. Pierde el equilibrio que tiene que tener la cabeza y el corazón. .

Leer más »Ejercicios sobre el perdón, 7

86. Los Nombres de Cristo

Jesús86.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

86.2. Todas las palabras se vuelven una sola palabra, y todos los amores un solo amor. Finalmente cada vida dice un mensaje, y cada mensaje es como el predicado de una frase cuyo sujeto es la persona que ha vivido.

86.3. El ejemplo más hermoso y elocuente de esto que te cuento es la vida de Jesús, Nuestro Señor. Al término de su paso por esta tierra, el mensaje de su vida puede decirse con una sola palabra. De hecho, “Cristo,” o sea, Ungido, es una palabra que resume bien la obra y la existencia de Jesús, pues fue su vida el maravilloso esparcirse del perfume del Espíritu en medio de la historia humana.

Leer más »86. Los Nombres de Cristo

Ejercicios sobre el perdón, 6

LágrimasExpresión de los Sentimientos

Les invito a continuar reflexionando sobre los sentimientos, tema fundamental en la vida del hombre. Los sentimientos forman la trama de nuestra vida como seres humanos. Pienso que fue muy fuerte la influencia de la filosofía que nos convenció que el hombre es un animal racional y como tal, es gobernado por la razón en todos sus actos. Pero se olvidó, y hoy las ciencias del hombre lo están recordando e insisten en, que el hombre es un ser relacional, lleno de sentimientos que no pueden ser ignorados, por el papel tan importante que desempeñan en nuestra vida y de manera especial en nuestras relaciones. Como cristianos debemos dejarnos mover por la compasión y llenarnos de ternura; debemos agitarnos de ira, batallar con la impaciencia y cultivar la alegría; debemos anhelar y desear, sentir dolor y llorar; debemos saber lo que es amar a Dios y al hermano. Reflexionaremos sobre una serie de sentimientos que nos llevan a crear relaciones difíciles con las demás personas, si no las superamos con el perdón.

Jesús y las emociones humanas

No podemos convertir a Jesús que conoció el sentimiento humano, en un salvador estoico. No debemos minimizar los relatos de sus expresiones emocionales buscando una excusa para nuestra evasión emocional. Los relatos sobre Jesús nos muestran que El tenía una capacidad de sentir profundamente y que podía expresar sus sentimientos con una libertad exenta de vergüenza y de turbación. Su encuentro con su amigo Lázaro, con la madre del hijo muerto y que resucitó, con los fariseos, a quienes llamó sepulcros blanqueados, con algunas mujeres, etc. Se puede sentir en sus palabras el anhelo y el ansia que mueve cada músculo de su cuerpo. Conoció el dolor y la desilusión del rechazo, la angustia de la tristeza, se estremeció hasta las lágrimas. Se dejó agitar de ira, luchó contra la impaciencia y cultivó momentos de alegría y emoción. Expresó compasión y su rostro se dulcificó con la ternura. Supo lo que es amar, lo que es la amistad y la traición. Los evangelios presentan a Jesús con un dominio absoluto sobre sus emociones y sentimientos, los cuales nunca fueron un obstáculo en su camino hacia el Padre y en la realización de su misión, sino una ayuda más preciosa para realizar su camino acá en la tierra.

Leer más »Ejercicios sobre el perdón, 6

85. La Gratitud del Predicador

Ambón85.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

85.2. Muchas veces las personas expresan su gratitud cuando reciben una predicación que les ilumina o enfervoriza. Esto está bien porque la gratitud hace abundar el bien y une en amor. Pero, si lo piensas bien, tú, en cuanto predicador, deberías agradecer que se te escuchara.

85.3. En esto pasa algo semejante a lo que sucede cuando un hombre caritativo atiende a un enfermo muy necesitado. El enfermo tiene razón en sentirse agradecido, pero aquel hombre tiene también por qué dar gracias, pues aquella enfermedad le permitió encontrarse con Aquel que dijo: “Lo que hicisteis a uno de estos mis humildes hermanos, a mí me lo hicisteis.” ¡Aquella dolencia le autorizó para tocar la carne de Cristo, abrazar a Cristo, contemplar a Cristo!

Leer más »85. La Gratitud del Predicador

Ejercicios sobre el perdón: Práctica No. 1

Niño de pie sonriendoEl modo en que nos movemos, las posturas que adoptamos, los gestos, la forma de respirar, etc, afectan fuertemente nuestro estado anímico. Te invito a que descubras las claves para mantener elevado tu estado anímico.

Es un hecho conocido que cuerpo, mente y espíritu interactúan de tal modo que se influyen mutuamente. Nuestros pensamientos actúan sobre nuestra fisiología en la misma medida en que ésta condiciona nuestro mundo interno y ambas determinan nuestro estado anímico. Trate de hacer a un lado los problemas que lo aquejen al momento de realizar este ejercicio, intente despojarse de esos problemas por unos instantes y adoptar la siguiente postura.

Leer más »Ejercicios sobre el perdón: Práctica No. 1

84. Amor y Poder

84.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

84.2. Dios con su misericordia, como tú a través de tus ojos, todo lo ve; con su misericordia, como tú con tus manos, obra en todos; con su misericordia, como tú sobre tus pies, camina y avanza; con su misericordia, como tú con tu mente, piensa, delibera y resuelve. Es la misericordia divina como un traje que jamás se aparta del aula de su reino, pues, así como Dios nunca deja de reinar, así también es verdad que nunca su misericordia se aparta del ejercicio de su reinado.

84.3. Hubo misericordia desde el momento mismo de la creación, y por eso es verdad que nada ni nadie es creado sin ser a la vez envuelto y sostenido por la misericordia. Así como no puede formarse el embrión en el seno materno si no es alimentado a través del cordón umbilical, así te digo que ninguna creatura, ni angélica ni humana, hubiera llegado a ser, si no fuera por ese cordón de amor y piedad que a todos y a cada uno de nosotros une con Dios.

Leer más »84. Amor y Poder

Ejercicios sobre el perdón, 5

Génesis de nuestros sentimientos y emociones

Dolor en GuatemalaLes invito a continuar nuestra reflexión sobre los sentimientos. Cualquier acontecimiento puede ser ocasión de emociones, por ejemplo, la vista de un relámpago, de un paisaje maravilloso, una fiera suelta, oír el rugido de una tempestad, de un león, los insultos de un adversario; experimentar la muerte de un ser querido, una enfermedad, un fracaso, el recuerdo vivo de una humillación. Todo lo anterior puede dar pie al temor, a la ira, a la tristeza, al dolor, al gozo. Del mismo modo, la presencia de una persona querida, sus palabras de aliento, sus regalos serán ocasión de amor, de alegría, de seguridad.

Las imágenes o ideas especulativas interesan solo al entendimiento; las decisiones, a la voluntad. Pero hay experiencias, ideas y recuerdos con carga afectiva de temor o esperanza, de alegría o de tristeza, de odio, ira, amor, etc., que afectan a todo el ser; y parecen incrustarse en nuestro cuerpo y tienden a continuar en nuestra alma, influenciando nuestra personalidad. Son los sentimientos y emociones en los que vibran nuestros nervios y todo nuestro ser ante la felicidad o su ausencia: emociones positivas ante la dicha real o imaginaria; emociones negativas ante la desdicha.

Leer más »Ejercicios sobre el perdón, 5

83. Toda Lengua le Alabará

83.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Fr. Nelson cantando83.2. En el tumulto de todas las voces se oye la voz de Dios. Dicho mejor aún: Dios hace que todas las voces hablen su voz; es como la voz que, construida desde todas las voces, colma de sentido cuanto ellas no alcanzan a decir. Es lo que sugiere la Sagrada Escritura varias veces cuando te habla del vigor divino. Por ejemplo, aquello de Isaías: «Porque así me ha dicho Yahveh: Como ruge el león y el cachorro sobre su presa, y cuando se convoca contra él a todos los pastores, de sus voces no se intimida, ni de su tumulto se apoca: tal será el descenso de Yahveh Sebaot para guerrear sobre el monte Sión y sobre su colina» (Is 31,4). Hay gente —y entre ellos varias veces te he contado a ti—, que tiene una visión cobarde y simple del poder de Dios, como si Él no pudiera o no quisiera obrar cuando llega la confusión o cuando el terror se levanta; como si Él para reinar tuviera que estar sujeto a algunas condiciones externas o ajenas a su voluntad. ¡No es así! ¡Él, y sólo Él es Soberano!

Leer más »83. Toda Lengua le Alabará