LA GRACIA del Miércoles 28 de Agosto de 2013

FIESTA DE SAN AGUSTÍN DE HIPONA, OBISPO

Aquello que Agustín humanamente deseaba, por vanidad, Dios se lo concedió con una nueva fuerza: la caridad.