La gratitud es hermana de la alegria

Se necesita humildad para recibir lo bueno sin creerse su dueño, y para encajar lo malo sin perder el bien que pueda traer.