Se vale cansarse, como una pausa, pero nada más

El recorrido de Elías nos deja grandes lecciones sobre el caminar de nuestra vida cristiana.