Himno de Otoño

HIMNO DE OTOÑO
Por: Fray Nelson Medina, O.P.

Conocerás tu fuerza cuando estés cansado;
y tu valor, cuando sientas miedo;
y si alguna vez no te sientes amado,
sólo entonces sabrás si hay amor en tu pecho.

Conocerás la esperanza en el día terrible
en que todas las puertas parezcan cerradas;
y tu fe será pura frente a lo imposible
cuando Noche y Desierto se vuelvan tu casa.

Conocerás la victoria: ten sólo confianza;
y dirás que fue digna de todo tu esfuerzo;
pero no se te olvide que cada batalla
es sólo otro paso en el largo sendero.

Conocerás que la tierra que fue prometida,
y el cielo, ya nuevo, que aguardan tus ojos
te aguardan también, en dulce sonrisa,
de Aquel que al donarse te lo ha dado todo.

Amén.

Acto de fe, esperanza y amor en Jesucristo

Yo creo en ti, Jesucristo.
Yo espero en ti, Señor Jesucristo.
Yo te amo, Santísimo Señor Jesucristo.

Yo creo en ti, Jesucristo.
Yo creo en tus ojos limpios.
Yo creo en la bondad de tu sonrisa.
Yo creo en la sabiduría de tus palabras.
Yo creo en el esplendor de tus milagros.
Yo creo en la fuerza de tus exorcismos.
Yo creo en la gracia de tu bendición.
Yo creo en la pureza de tu Cuerpo.
Yo creo en el valor infinito de tu Santísima Sangre.
Yo creo en el ritmo de tus pasos.
Yo creo en ti como guía de mi vida entera.
Yo creo en el valor de tu sacrificio.
Yo creo en la eficacia de tu oración.
Yo creo en el amor que hay en tu Sagrado Corazón.

Yo espero en ti, Jesucristo.
Yo pongo mi confianza en tu sabiduría.
Yo entrego mi futuro a tu providencia.
Yo espero en tus promesas.
Yo espero la hora de tu gracia.
Yo espero la llegada en plenitud de tu reino.
Yo espero tu retorno glorioso.
Yo espero la conversión de todas las naciones.
Yo espero porque tú eres de fiar.
Yo espero por tu bondad la gloria del Cielo.
Yo espero con toda la creación la manifestación de los Hijos de Dios.
Yo espero porque tu amor no engaña.

Yo te amo, Jesucristo.
Yo amo la humildad de tu alma.
Yo amo la inocencia perenne de tu cuerpo.
Yo amo la luz de tus palabras.
Yo amo tu ternura y tu fortaleza.
Yo amo tu valor y tu coherencia.
Yo amo tu sencillez y tu poder.
Yo amo tu elocuencia y tu verdad.
Yo amo la Sagrada Escritura que da testimonio de ti.
Yo amo y quiero amar a quienes tú amas.
Yo amo y venero tus Llagas Santísimas.
Yo amo tu presencia en la Divina Eucaristía.
Yo amo tus horas de recogimiento y oración.
Yo amo la Cruz en que nos diste salvación.
Yo amo al Espíritu Santo, don sublime de tu Pascua.
Yo amo a tu Padre, que por tu bondad es mi Padre.
Yo amo a tu Madre, que por tu bondad es ahora mi Madre.
Yo amo la raza y pueblo de quien tú provienes según la carne.
Yo amo a tus mártires y a todos tus santos.
Yo te amo, y quiero amarte infinitamente por toda la eternidad.

Yo creo en ti, Jesucristo.
Yo espero en ti, Señor Jesucristo.
Yo te amo, Santísimo Señor Jesucristo.

Amén.

* * *

Versión en audio y video:

Oración por una persona en su agonía


En una misión me pidiero que hiciera oración por una persona que se encuentra en la última etapa de su vida. Padece de una enfermedad terminal y los médicos han indicado que no hay nada que la ciencia pueda hacer ante la gravedad de la situación. Rodeada del amor de parientes y amigos, esta señora se dispone a terminar su camino por esta tierra. Ella está prácticamente inconsciente y la Iglesia hace súplicas por ella en estos momentos difíciles. La oración ha sido grabada con permiso de familia para que sirva a otras personas o familias que estén en situaciones semejantes.

Play