Oraciones y Poesías

Un salmo en verso

Los cielos cuentan la gloria Y la majestad de Dios, Haciendo de El memoria Aunque no se oiga su voz. El sol que tanta alegría Da a toda la humanidad, ¿No nos muestra cada día Su clemencia y su bondad? La Ley de Dios es perfecta, Que vuelve el alma hacia El, Y la cambia en pura y recta Aunque haya sido infiel. Sus mandamientos son rectos, Que alegran el… Leer más »Un salmo en verso

Un Himno a la Natividad de María

Canten hoy, pues nacéis vos, los ángeles, gran Señora, y ensáyense, desde ahora, para cuando nazca Dios. Canten hoy pues a ver vienen nacida su Reina bella, que el fruto que esperan de ella es por quien la gracia tienen. Dignan, Señora de vos, que habéis de ser su Señora, y ensáyense, desde ahora, para cuando nazca Dios. Pues de aquí a catorce años, que en buena hora cumpláis, verán… Leer más »Un Himno a la Natividad de María

Un himno a María, Reina

Reina y Madre, Virgen pura, que sol y cielo pisáis, a vos sola no alcanzó la triste herencia de Adán. ¿Cómo en vos, Reina de todos, si llena de gracia estáis, pudo caber igual parte de la culpa original? De toda mancha estáis libre: ¿y quién pudo imaginar que vino a faltar la gracia en donde la gracia está? Si los hijos de sus padres Toman el fuero en que… Leer más »Un himno a María, Reina

Himno para la Virgen de la Asunción

Canten los ángeles todos himno de gloria y honor hoy que al empíreo se eleva la Santa Madre del Redentor. ¡Surge Gloriosa María en tu Gloriosa Asunción y en tu carroza de nubes lleva contigo mi corazón! ¡Viva la excelsa Reina de la tierra y de los cielos! ¡Vedla como se eleva pura y bella más que el sol! ¡Brindan sus dulces ojos a los mortales consuelo, brilla su hermoso… Leer más »Himno para la Virgen de la Asunción

A la Eucaristía

¡Qué milagro se ofrece cada día ante la humanidad indiferente!, todo un Dios, infinito, omnipotente, da su cuerpo, cosecha de agonía. Nos espera en amante cercanía como agua, vino y pan, limpio torrente, zumo añejo de paz, viva simiente, alimentos de célica alegría. ¡Qué humildad!, en el fruto consagrado está Dios, el espíritu inmortal, en silencioso amor esclavizado. Olvidó su dolor, nuestro pecado, nos ofrece su reino celestial, y le… Leer más »A la Eucaristía

Un himno para Pentecostés

Hoy desciende el Espíritu de fuego al corazón creyente de la Iglesia, el Señor que la quema y atraviesa enciende con su llama al universo. Ebrios del Santo Espíritu, los Doce rebosan de carismas y alabanzas; Dios baja al Sinaí, y en llamarada y en ímpetu de amor retumba el monte. Razas y pueblos quedan convocados; Dios se muestra en Sión, la bella altura, y en voz concorde aquí a… Leer más »Un himno para Pentecostés

Una traducción del VENI CREATOR SPIRITUS

Ven, Espíritu Creador, visita las almas de tus fieles llena con tu divina gracia, los corazones que creaste. Tú, a quien llamamos Paráclito, don de Dios Altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tú, dedo de la diestra del Padre; Tú, fiel promesa del Padre; que inspiras nuestras palabras. Ilumina nuestros sentidos; infunde tu amor en nuestros corazones; y, con tu perpetuo… Leer más »Una traducción del VENI CREATOR SPIRITUS

Poesía de Pascua

No se apagó tu recuerdo perdido en la sepultura, no te fuiste sin retorno, muerto, por la senda oscura. El manto de muchos siglos no ha velado tu figura, el olvido de los hombres no ha olvidado tu hermosura. Eres con ojos eternos vida y sol desde la altura; tu rostro cubre la tierra, es paz en la guerra dura. Eres presencia y banquete, amor que por siempre dura, eres… Leer más »Poesía de Pascua

Cristo, alegría del mundo

Cristo, alegría del mundo, resplandor de la gloria del Padre. ¡Bendita la mañana que anuncia tu esplendor al universo! En el día primero, tu resurrección alegraba el corazón del Padre. En el día primero, vió que todas las cosas eran buenas porque participaban de tu gloria. La mañana celebra tu resurrección y se alegra con claridad de Pascua. Se levanta la tierra como un joven discípulo en tu busca, sabiendo… Leer más »Cristo, alegría del mundo

Una oración a los Santos Ángeles

Ángeles de Dios, que en las alturas del cielo veneráis al Altísimo y en los caminos de la tierra sois ministros de su providencia para con los hombres: haced nuestros corazones semejantes a los vuestros, prontos a la alabanza de Dios y al servicio de nuestros hermanos. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Una poesía de la Liturgia de las Horas para el Viernes Santo

Brazos rígidos y yertos, por dos garfios traspasados, que aquí estáis, por mis pecados, para recibirme abiertos, para esperarme clavados. Cuerpo llagado de amores, yo te adoro y yo te sigo; yo, Señor de los señores, quiero partir tus dolores subiendo a la cruz contigo. Quiero en la vida seguirte y por sus caminos irte alabando y bendiciendo, y bendecirte sufriendo y muriendo bendecirte. Que no ame la poquedad de… Leer más »Una poesía de la Liturgia de las Horas para el Viernes Santo

Una oración para estos momentos

Para tiempo de pandemia, la Congregación para el Culto Divino nos propone esta plegaria: “Dios todopoderoso y eterno, refugio en todo peligro, vuelve tu mirada hacia nosotros que con fe te imploramos en la tribulación y concede el descanso eterno a los difuntos, el alivio a los que lloran, la salud a los enfermos, la paz a los que mueren, la fuerza a los trabajadores de la salud, el espíritu… Leer más »Una oración para estos momentos

Una poesía, por la Encarnación

Himno de Laudes para la Solemnidad de la Anunciación Suplicaba el profeta Isaías: “¡Ojalá que rasgases el Cielo!” Suplicaba el profeta y decía: “Ven, Señor, y visita a tu pueblo.” Si la noche fue dura y tan fría y el dolor oprimió nuestro pecho, una sola razón existía: nos faltaban tu voz y tu aliento. Ya se anuncia la gracia, y el día se abre paso, a la noche venciendo;… Leer más »Una poesía, por la Encarnación

Poesía clásica para Cuaresma

Pastor que con tus silbos amorosos me despertaste del profundo sueño, Tú que hiciste cayado de ese leño, en que tiendes los brazos poderosos, vuelve los ojos a mi fe piadosos, pues te confieso por mi amor y dueño, y la palabra de seguir, te empeño, tus dulces silbos y tus pies hermosos. Oye, pastor, pues por amores mueres, no te espante el rigor de mis pecados, pues tan amigo… Leer más »Poesía clásica para Cuaresma