¿Sabes por qué en el exorcismo se pregunta al demonio su nombre?

“La práctica del exorcismo está regulada por la Iglesia católica con el ritual De exorcismis et supplicationibus quibusdam (Rito de exorcismo y oraciones para circunstancias particulares, adoptado en 1998 en sustitución del anterior más antiguo, que puede seguir usándose), y está sujeta a vínculos y prescripciones…”

Haz clic aquí!

Ángeles y Demonios

Al referirnos desde el punto de vista de nuestra fe a las realidades últimas, o al hablar de las realidades primeras, las propias de la creación, un tema que se trata poco es el de los seres puramente espirituales. Son seres que existen y que no tienen una constitución material, y por lo tanto, no se relacionan con el tiempo como nosotros lo hacemos. Expondremos una síntesis en cuatro partes. Continúa leyendo Ángeles y Demonios

Desenmascarando al gran impostor

El demonio -padre de la mentira y víctima de su soberbia- intenta remedar al Señor hasta en el modo de hacer prosélitos. ¿Te has fijado?: lo mismo que Dios se vale de los hombres para salvar almas y llevarlas a la santidad, satanás se sirve de otras personas, para entorpecer esa labor y aun para perderlas. Y -no te asustes- de la misma manera que Jesús busca, como instrumentos, a los más próximos -parientes, amigos, colegas, etc.-, el demonio también intenta, con frecuencia, mover a esos seres más queridos, para inducir al mal. Por eso, si los lazos de la sangre se convierten en ataduras, que te impiden seguir los caminos de Dios, córtalos con decisión. Y quizá tu determinación desate también a quienes estaban enredados en las mallas de Lucifer.

Más pensamientos de San Josemaría.

Tarea para esta semana

Probablemente ya conoces lo que dicen las librerías esotéricas sobre los ángeles. Quizás ya has practicado ritos “raros” con nombres aún más raros de ángeles. Tal vez compraste imágenes de ángeles que en realidad parecen mujeres semidesnudas a las que ponen unas alas.

Si algo de lo anterior te ha sucedido, quiere decir que tristemente te has ensuciado con lo que NO es doctrina ni fe cristiana sobre los Santos Ángeles.

Es bueno entonces que te confieses diciendo algo como que por curiosidad, o necesidad, según sea tu caso, te apartaste de la fe en este punto.

Y luego la tarea: busca en el Catecismo de la Iglesia Católica la genuina y hermosa enseñanza sobre quiénes son y cómo nos ayudan los Santos Ángeles.

Te bendigo.