Lo nuestro es avanzar, y no retroceder

La fe empieza en el orden de lo imposible porque para lo posible no se necesita creer. Y la fe da victoria, o a lo menos la fuerza para no vender lo que creemos por el precio de lo que deseamos.