Un regalo para religiosos y religiosas

El nombre de este retiro, especial para consagrados y consagradas, es: Nuestra vida religiosa.

Son 16 predicaciones que tratan: Encuentro con Jesucristo; Llamado a la santidad; Votos religiosos (pobreza, castidad y obediencia); Vida comunitaria; Desafíos particulares en nuestra vida apostólica.

El acceso es gratuito. El retiro ya ha sido visto por miles de personas. El enlace es este.

Conoce a Santa Beatriz de Silva

“En 1484 la reina Isabel, devota de la Inmaculada, donó a la fundadora unas casa sitas en los palacios reales de Galiana, en Toledo y la anexa capilla de Santa Fe. En esos recintos se instaló Beatriz, que entonces tenía ya 60 años, junto con doce compañeras, erigiendo la Orden concepcionista con el fin de “servir a Dios y a Santa María en el misterio de su Concepción”…”

Haz clic aquí!

Invitación Especial – sólo para Religiosas

RETIRO ESPIRITUAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Este es un retiro para volver a las bases de la consagración religiosa, en tiempos de dificultad e incertidumbre.

El acceso a este retiro de Fray Nelson Medina, nunca antes publicado en Internet, es completamente gratuito para las comunidades religiosas femeninas que se inscriban oportunamente; esto gracias a la generosa iniciativa de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José.

El formulario de inscripción para el retiro debe ser diligenciado antes de las 10:00 PM (hora de Colombia) del Miércoles 12 de Agosto de 2020, por las Superioras locales, provinciales o generales. Los datos de acceso al retiro, mediante YouTube, se enviarán únicamente a los correos electrónicos indicados en los formularios de inscripción. Cada una de las 16 charlas tendrá “chat” abierto a las religiosas participantes, y únicamente a ellas. Sin embargo, el uso del chat es completamente voluntario.

El siguiente es el formulario único de inscripción a este retiro, que se ofrece del 15 al 22 de agosto de 2020: CLIC AQUÍ.

La misionera española asesinada en África fue «víctima de la brujería»

«En esta zona ubicada al oeste del país, en la frontera con Camerún, hay minas de diamantes y personas que utilizan la brujería. Ellos creen que la sangre fresca, incluso de los seres humanos, les trae suerte en la búsqueda de estas piedras preciosas», indicó monseñor Aguirre. Este obispo comboniano, que lleva en el país más de 40 años, descartó que el asesinato estuviera relacionado (como se pensó en un primer momento) con el tráfico de órganos, muy habitual en este país africano.

Haz clic aquí!

Perfil de una religiosa de vida apostolica en el siglo XXI

[Conferencia ofrecida a las Hermanas Dominicas de NS de Nazareth, en su Capítulo General Electivo de Diciembre de 2018.]

** Enlace a las diapositivas **

PERSONA: Propiciar el conocimiento de sí; crecimiento en las virtudes humanas; discernimiento de los signos de nuestro tiempo; uso apropiado de los recursos tecnológicos actuales.

MUJER: Valorizar la belleza, los lenguajes y la fecundidad de lo femenino.

CRISTIANA: Impulsar una espiritualidad centrada en la conversión, y el cultivo de la historia personal de salvación (oración, virtudes, santidad).

CATÓLICA: Ofrecer conocimiento y amor a la Iglesia directamente en su realidad de sufrimiento y misión.

CONSAGRADA: Invitar a una espiritualidad esponsal, y una fraternidad madura.

DOMINICA: Insistir en el cultivo del don de la Palabra recibida, vivida y predicada.

NAZARENA: Hacer visibles los fines propios del hogar de Jesús: humildad, comunión, silencio, laboriosidad, vida interior.

Recordando algunas indicaciones para la vida contemplativa

El Papa Francisco invitó a los monasterios de las monjas contemplativas a no «dejarse llevar por la tentación del número y de la eficiencia», en la constitución apostólica «Vultum Dei quaerere» (La búsqueda del rostro de Dios), publicada hoy, 22 de julio, eligiendo con cuidado las vocaciones, evitando ‘reclutar’ candidatas de otros países «con el único fin de salvaguardar la supervivencia del monasterio», reforzando las federaciones (que pueden implicar «intercambios de monjas y la puesta en común de bienes materiales») y la autonomía jurídica (que implica «un número aunque mínimo de hermanas, siempre que la mayoría no sea de avanzada edad» y prevé un «proceso de acompañamiento para revitalizar el monasterio, o para encaminarlo hacia el cierre».

«Cincuenta años después del Concilio Vaticano II, tras las debidas consultas y un atento discernimiento», escribió Francisco en el documento de 38 páginas, fechado el pasado 29 de junio, y que abroga las normas anteriores, «he considerado necesario ofrecer a la Iglesia la presente Constitución Apostólica que tuviera en cuenta tanto el intenso y fecundo camino que la Iglesia misma ha recorrido en las últimas décadas a la luz de las enseñanzas del Concilio Ecuménico Vaticano II, como también las nuevas condiciones socio- culturales. Este tiempo ha visto un rápido avance de la historia humana con la que es oportuno entablar un diálogo que salvaguarde siempre los valores fundamentales sobre los que se funda la vida contemplativa que, a través de sus instancias de silencio, de escucha, de llamada a la interioridad, de estabilidad, puede y debe constituir un desafío para la mentalidad de hoy». Además del documento, que fue presentado en la Sala de Prensa vaticana por el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el franciscano mons. José Rodríguez Carballo, habrá una Instrucción que el mismo dicasterio vaticano emitirá en los próximos días sobre los mismos argumentos.

Con la constitución apostólica, Francisco invita a «reflexionar y discernir sobre los siguientes doce temas de la vida consagrada en general y, en particular, de la tradición monástica: formación, oración, Palabra de Dios, Eucaristía y Reconciliación, vida fraterna en comunidad, autonomía, federaciones, clausura, trabajo, silencio, medios de comunicación y ascesis». El texto concluye con una «conclusión dispositiva» más ‘operativa’ en 14 artículos.

En relación con la formación, «considerando el actual contexto sociocultural y religioso, los monasterios presten mucha atención al discernimiento vocacional y espiritual, sin dejarse llevar por la tentación del número y de la eficiencia», escribe el Papa. Además, se debe asegurar «un acompañamiento personalizado de las candidatas y promuevan itinerarios formativos adecuados». A la necesaria autonomía jurídica de los monasterios de vida contemplativa (es decir las monjas de clausura, pero no solo ellas), «ha de corresponder una real autonomía de vida, lo cual significa: un número aunque mínimo de hermanas, siempre que la mayoría no sea de avanzada edad; la necesaria vitalidad a la hora de vivir y transmitir el carisma; la capacidad real de formación y de gobierno; la dignidad y la calidad de la vida litúrgica, fraterna y espiritual; el significado y la inserción en la Iglesia local; la posibilidad de subsistencia; una conveniente estructura del edificio monástico». Si no existen estos requisitos, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica «estudiará la oportunidad de constituir una comisión ad hoc», y, como sea, dicha intervención debe tener como objetivo «actuar un proceso de acompañamiento para revitalizar el monasterio, o para encaminarlo hacia el cierre».

«En principio —establece el documento, que también se dirige a los monasterios ya federados como a los que todavía no lo son—, todos los monasterios han de formar parte de una federación. Si por razones especiales un monasterio no pudiera ser federado, con el voto del capítulo, pídase permiso a la Santa Sede, a la que corresponde realizar el oportuno discernimiento, para consentir al monasterio no pertenecer a una federación». En este sentido, se garantizará «la ayuda en la formación y en las necesidades concretas por medio de intercambios de monjas y la puesta en común de bienes materiales, según como disponga la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que además establecerá las competencias de la Presidente y del Consejo de Federación». Y también se favorecerá «la asociación, también jurídica, de los monasterios con la Orden masculina correspondiente».

La constitución apostólica además indica que «aunque algunas comunidades monásticas pueden tener rentas, según el derecho propio, sin embargo no se eximan del deber de trabajar», y «para las comunidades dedicadas a la contemplación, que el fruto del trabajo no sea sólo para asegurar un sustento digno, sino que también y en la medida de lo posible tenga como fin socorrer las necesidades de los pobres y de los monasterios necesitados». El trabajo, en general, se debe levar a cabo «con devoción y fidelidad, y fidelidad, sin dejarse condicionar por la mentalidad de la eficiencia y del activismo de la cultura contemporánea».

En un nivel espiritual, el Papa advierte sobre algunas tentaciones y subraya particularmente que «Entre las tentaciones más insidiosas para un contemplativo, recordamos la que los padres del desierto llamaban ‘demonio meridiano’: la tentación que desemboca en la apatía, en la rutina, en la desmotivación, en la desidia paralizadora. Como he escrito en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium, lentamente esto conduce a la ‘psicología de la tumba, que poco a poco convierte a los cristianos en momias de museo. Desilusionados con la realidad, con la Iglesia o consigo mismos, viven la constante tentación de apegarse a una tristeza dulzona, sin esperanza, que se apodera del corazón ‘como el más preciado de los elixires del demonio’».«¡La Iglesia os necesita!», escribe Papa Francisco a las monjas contemplativas. «No es fácil que este mundo, por lo menos aquella amplia parte del mismo que obedece a lógicas de poder, de economía y de consumo, entienda vuestra especial vocación y vuestra misión escondida, y sin embargo la necesita inmensamente. Como el marinero en alta mar necesita el faro que indique la ruta para llegar al puerto, así el mundo os necesita a vosotras. Sed faros, para los cercanos y sobre todo para los lejanos. Sed antorchas que acompañan el camino de los hombres y de las mujeres en la noche oscura del tiempo. Sed centinelas de la aurora que anuncian la salida del sol. Con vuestra vida transfigurada y con palabras sencillas, rumiadas en el silencio, indicadnos a Aquel que es camino, verdad y vida, al único Señor que ofrece plenitud a nuestra existencia y da vida en abundancia. Como Andrés a Simón, gritadnos: ‘Hemos encontrado al Señor’; como María de Magdala la mañana de la resurrección, anunciad: ‘He visto al Señor’. Mantened viva la profecía de vuestra existencia entregada. No temáis vivir el gozo de la vida evangélica según vuestro carisma».

A la misión no vamos a hacer cosas, vamos a evangelizar

“Sor Milagros Mateos López ha dedicado su vida a la misión. Con 78 años esta misionera Hija de la Caridad sigue al píe del cañón con la misma energía con la que llegó a Camerún hace ya 37 años. En África ha sido matrona y ha ayudado a dar a luz a miles de niños. Pero además, se ha dedicado a promover la cultura provida basada en el Evangelio…”

Haz clic aquí!

¿Qué es un religioso?

Buena noche, padre, si podría darme una respuesta a la siguiente pregunta, ¿Que es ser religioso? – AyB

* * *

Hay varios sentidos diferentes, pero relacionados entre sí, sobre lo que es ser religioso.

En el mundo anglosajón suele usarse la palabra para indicar a las personas creyentes, por oposición a quienes se consideran ateos o agnósticos. En ese contexto, decir que uno “no es religioso” quiere decir: “No creo en Dios ni en nada sobrenatural.”

Una variación de la misma idea es que se considerarían religiosos a los que se declaran miembros de una religión organizada o institucional, por contraste con quienes se dicen “espirituales” pero que huyen de lo institucional. Estos que se llaman “espirituales” consideran que no son ateos ni materialistas pero piensan que al unirse con otros lo institucional arruinará su camino o experiencia. La frase de ellos sería: “Yo soy muy espiritual pero no me considero religioso.” Una variación de esa frase la han utilizado de modo tramposo algunos grupos protestantes con frases como: “Las religiones no salvan; Cristo, sí.” Por supuesto, es una contradicción porque ellos mismos tienen organizado todo, desde el culto hasta la repartición de la limosna ero su frase les sirve para captar católicos incautos.

Los dos sentidos mencionados son de alguna manera despectivos. Hay también sentidos más positivos.

Una persona “muy religiosa,” dicho en un contexto familiar o cercano, quiere decir que es persona devota, piadosa, fervorosa; que se toma la fe en serio y muy al corazón.

Siglos atrás, se llamaba a veces “religión” a una comunidad religiosa, como en la frase: “Entró en religión…” para indicar que alguien había entrado en una comunidad, como decir: los franciscanos o los benedictinos.

Y por eso también la palabra “religioso/ religiosa” indica a quienes pertenece a una comunidad de hombre so de mujeres que se han consagrado siguiendo un ideal, un fundador y unas determinadas constituciones o reglas. Es el caso de los dominicos, claretianos, salvatorianos, franciscanos, capuchinos, y muchas más comunidades tanto masculinas como femeninas.

Vida Religiosa Renovada, 11 de 12, La virtud teologal de la caridad

[Retiro espiritual con las Hermanas Dominicas de la Inmaculada, de la Provincia de Santa Rosa, en el Perú. Octubre de 2014.]

Tema 11 de 12: La virtud teologal de la caridad

* ¿De qué modo se puede crecer en el amor? La atención, la mirada es mensajera del amor y puerta para el amor. El amor guía los ojos pero los ojos alimentan el amor también.

* La atención puede dirigirse también a lo que no está presente a los sentidos pero sí a la memoria o a la imaginación. por eso crecemos en el amor a Dios cuando recordamos sus beneficios. Decrece en cambio nuestra capacidad de amar si nos concentramos en los males recibidos, alimentando así rencores antiguos.

* Lo que sí debe quedar claro es que todo crecimiento en el amor implica algún género de repetición, de volver sobre ciertas palabras, lugares o devociones. Cada uno debe buscar conocerse para ser dócil al camino por el que lo lleva el Espíritu Santo, el cual no suele repetirse.

* La inteligencia es aliada del amor cuando nos ayuda a profundizar en el sentido de la Escritura, o nos ayuda a discernir los signos de Dos en nuestra vida.

* El crecimiento en el amor no debe ser un esfuerzo individual. El Espíritu, como se ha dicho, nos llama a ser comunidad, y por eso las celebraciones litúrgicas comunitarias son un espacio privilegiado para sabernos amados, de un modo, si se quiere, “objetivo.” Algo semejante puede decirse de otras celebraciones, por ejemplo, los capítulos o asambleas en que tenemos ocasión de encontrarnos y descubrir al señor en el don de la fraternidad.

* El principal freno de nuestro crecimiento es que no aplicamos los acelerados mencionados. Nuestro gran pecado aquí es la omisión.

* Nos frena también la distracción, en sus formas típicas, que son tres:

(1) Mirando demasiado vidas ajenas. Remedio: toma

(2) Los escándalos y divisiones internas.

(3) Distracciones afectivas fuera de la comunidad.

* Los remedios suponen siempre el camino del arrepentimiento y un renovado conocimiento de sí mismo.

Vida Religiosa Renovada, 01 de 12, No es fácil hablar con verdad del amor

[Retiro espiritual con las Hermanas Dominicas de la Inmaculada, de la Provincia de Santa Rosa, en el Perú. Octubre de 2014.]

Tema 1 de 12: No es fácil hablar con verdad del amor

* La vida cristiana ha brotado de un exceso de amor. La sobreabundancia del amor divino trajo nuestra redención y nos puso en ruta cierta de santificación.

* Por ello toda renovación de la vida de la Iglesia tiene que ser una renovación en el amor.

* Pero no es fácil hablar de amor. Nuestra cultura ha hecho una triple reducción del amor, concentrándolo primero en la pareja, luego en la sensualidad de la pareja, y luego en el placer sexual. Esta triple reducción hace difícil, en particular, que un religioso o religiosa se siente incluido en el universo semántico del amor.

* Otra dificultad es el cambio de percepción sobre lo que es el amor. Hace décadas, el enfoque era que la religiosa DEBÍA ser una persona llena de amor. El enfoque actual es que uno tiene DERECHO a amar y a sentir amor. Por supuesto, la primacía del “derecho” hace que amar se convierta en una búsqueda subjetiva y a menudo subjetivista.

* Y sin embargo, necesitamos la experiencia de ser amados. Bien lo sabe Dios que “nos amó primero” como dice la Primera Carta de Juan.

ESCUCHA, Desafios y oportunidades de la hora presente

[Predicación a un grupo de sacerdotes y religiosas en la sede de la Renovación Carismática Católica en La Paz, Bolivia, en Septiembre de 2012.]

* Los desechos que deja el capitalismo a su paso son indiferencia e individualismo. Los del comunismo son odio profundamente sembrado en la sociedad. En un contexto tan duro, el sacerdote o persona consagrada se enfrenta con unos niveles muy altos de expectativas de las personas y los asaltos duros de la soledad.

* Son necesarias respuestas “ad intra” (en la manera como vivimos) y “ad extra” (en el enfoque pastoral).

* AD INTRA es urgente buscar un crecimiento integral de nuestro ser hacia Dios: que nuestra inteligencia sea pastoreada en los pastos de la Palabra; que nuestra voluntad reciba del Espíritu capacidad de conmoverse por las amenazas a los intereses de Cristo, y tome medidas concretas; que nuestra memoria se refresque con frecuencia en la gratitud hacia lo que Dios ya ha hecho por nosotros.

* AD EXTRA podemos pensar en la historia reciente de la Iglesia en Bolivia como un recinto con cuatro entradas principales: lo social, lo espiritual, lo intelectual y lo apostólico-evangelizador. Es fácil enfatizar demasiado la entrada que a uno le ha servido o a uno le gusta. El desafío y oportunidad es aprender todos a completar nuestra perspectiva amando y complementando lo que dan los otros enfoques. Así crecemos todos en una espiritualidad de comunión y participación.