Abre bien tus ojos, ábrelos a la luz de Dios

La literatura apocalíptica enseña la gravedad acumulada del pecado pero también la victoria de Dios en favor de los que ponen su confianza en él.