De acuerdo: tu preocupación deben ser “ellos”. Pero tu primera preocupación debes ser tú mismo, tu vida interior; porque, de otro modo, no podrás servirles.

Más pensamientos de San Josemaría.