Camino – Surco – Forja

Amor, amor del bueno

El secreto para dar relieve a lo más humilde, y aun a lo más humillante, es amar. Dios mío, te amo, pero… ¡enséñame a amar! Castigar por Amor: este es el secreto para elevar a un plano sobrenatural la pena impuesta a quienes la merezcan. Por amor de Dios, a quien se ofende, sirva la pena de expiación: por amor al prójimo por Dios, sirva la pena, jamás de venganza,… Leer más »Amor, amor del bueno

El plano de tu santidad

¡Has fracasado! -Nosotros no fracasamos nunca. -Pusiste del todo tu confianza en Dios. -No perdonaste, luego, ningún medio humano. Convéncete de esta verdad: el éxito tuyo -ahora y en esto- era fracasar. -Da gracias al Señor y ¡a comenzar de nuevo! ¿Que has fracasado? -Tú -estás bien convencido- no puedes fracasar. No has fracasado: has adquirido experiencia. -¡Adelante! Que tu virtud no sea una virtud sonora. El “non serviam” de… Leer más »El plano de tu santidad

En serio, la santidad

¡Cuántos crímenes se cometen en nombre de la justicia! Si tú vendieras armas de fuego y alguien te diera el precio de una de ellas, para matar con esa arma a tu madre, ¿se la venderías?… Pues ¿acaso no te daba su justo precio?… -Catedrático, periodista, político, hombre de diplomacia: meditad. ¡Dios y audacia! -La audacia no es imprudencia. -La audacia no es [simple] osadía. No pidas a Jesús perdón… Leer más »En serio, la santidad

Una intransigencia santa

La santa desvergüenza es una característica de la “vida de infancia”. Al pequeño, no le preocupa nada. -Sus miserias, sus naturales miserias, se ponen de relieve sencillamente, aunque todo el mundo le contemple… Esa desvergüenza, llevada a la vida sobrenatural, trae este raciocinio: alabanza, menosprecio…: admiración, burla…: honor, deshonor…: salud, enfermedad…: riqueza, pobreza…: hermosura, fealdad… Bien; y eso… ¿qué? Convéncete de que el ridículo no existe para quien hace lo… Leer más »Una intransigencia santa

Luces para discernir

Confusionismo. -Supe que vacilaba la rectitud de tu criterio. Y, para que me entendieras, te escribí: el diablo tiene la cara muy fea, y, como sabe tanto, no se expone a que le veamos los cuernos. No va de frente. -Por eso, ¡cuántas veces viene con disfraz de nobleza y hasta de espiritualidad! Dice el Señor: “Un mandato nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. En… Leer más »Luces para discernir

Rostro de gente formada

Si tienes un puesto oficial, tienes también unos derechos, que nacen del ejercicio de ese cargo, y unos deberes. -Te apartas de tu camino de apóstol, si, con ocasión -o con excusa- de una obra de celo, dejas incumplidos los deberes del cargo. Porque me perderás el prestigio profesional, que es precisamente tu “anzuelo de pescador de hombres”. Disipación. -Dejas que se abreven tus sentidos y potencias en cualquier charca.… Leer más »Rostro de gente formada

Formarse en Cristo

¡Ah, si te propusieras servir a Dios “seriamente”, con el mismo empeño que pones en servir tu ambición, tus vanidades, tu sensualidad!… ¿Te aburres? -Es que tienes los sentidos despiertos y el alma dormida. La caridad de Jesucristo te llevará a muchas concesiones… nobilísimas. -Y la caridad de Jesucristo te llevará a muchas intransigencias…, nobilísimas también. Si no eres malo, y lo pareces, eres tonto. -Y esa tontería -piedra de… Leer más »Formarse en Cristo

Ocio?

Los que andan en negocios humanos dicen que el tiempo es oro. -Me parece poco: para los que andamos en negocios de almas el tiempo es ¡gloria! No me explico que te llames cristiano y tengas esa vida de vago inútil. -¿Olvidas la vida de trabajo de Cristo? Todos los pecados -me has dicho- parece que están esperando el primer rato de ocio. ¡El ocio mismo ya debe ser un… Leer más »Ocio?

La fe vivida en publico

Queda tranquilo si asentaste una opinión ortodoxa [concorde con nuestra fe], aunque la malicia del que te escuchó le lleve a escandalizarse. -Porque su escándalo es farisaico. No es suficiente que seas sabio, además de buen cristiano. -Si no corriges las maneras bruscas de tu carácter, si haces incompatibles tu celo y tu ciencia con la buena educación, no entiendo que puedas ser santo. Con ese aire de suficiencia resultas… Leer más »La fe vivida en publico

Estudio y piedad

Libros: no los compres sin aconsejarte de personas cristianas, doctas y discretas. -Podrías comprar una cosa inútil o perjudicial. ¡Cuántas veces creen llevar debajo del brazo un libro… y llevan una carga de basura! Estudia. -Estudia con empeño. -Si has de ser sal y luz, necesitas ciencia, idoneidad. ¿O crees que por vago y comodón vas a recibir ciencia infusa? Está bien que pongas ese empeño en el estudio, siempre… Leer más »Estudio y piedad

Estudiar y creer

Al que pueda ser sabio no le perdonamos que no lo sea. Estudio. -Obediencia: “non multa, sed multum” [No saber muchas cosas sino saberlas bien.] Si has de servir a Dios con tu inteligencia, para ti estudiar es una obligación grave. Frecuentas los Sacramentos, haces oración, eres casto… y no estudias… -No me digas que eres bueno: eres solamente bondadoso. Antes, como los conocimientos humanos -la ciencia- eran muy limitados,… Leer más »Estudiar y creer

Cuidado con la tibieza

Lucha contra esa flojedad que te hace perezoso y abandonado en tu vida espiritual. -Mira que puede ser el principio de la tibieza…, y, en frase de la Escritura, a los tibios los vomitará Dios. Me duele ver el peligro de tibieza en que te encuentras cuando no te veo ir seriamente a la perfección dentro de tu estado. -Di conmigo: ¡no quiero tibieza!: “confige timore tuo carnes meas!” -¡dame,… Leer más »Cuidado con la tibieza

La santa pureza

La santa pureza la da Dios cuando se pide con humildad. ¿Qué hermosa es la santa pureza! Pero no es santa, ni agradable a Dios, si la separamos de la caridad. La caridad es la semilla que crecerá y dará frutos sabrosísimos con el riego, que es la pureza. Sin caridad, la pureza es infecunda, y sus aguas estériles convierten las almas en un lodazal, en una charca inmunda, de… Leer más »La santa pureza

Ponte a orar

Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el destierro de este mundo…, aunque los amigos a veces traicionan. -No me parece mal. Pero… ¿cómo no frecuentas cada día con mayor intensidad la compañía, la conversación con el Gran Amigo, que nunca traiciona? “María escogió la mejor parte”, se lee en el Santo Evangelio. -Allí está ella, bebiendo las… Leer más »Ponte a orar

Orar y Oracion

La acción nada vale sin la oración: la oración se avalora con el sacrificio. Primero, oración; después, expiación; en tercer lugar, muy en “tercer lugar”, acción. La oración es el cimiento del edificio espiritual. -La oración es omnipotente. “Domine, doce nos orare” -¡Señor, enséñanos a orar! -Y el Señor respondió: cuando os pongáis a orar, habéis de decir: “Pater noster, qui es in coelis…” -Padre nuestro, que estás en los… Leer más »Orar y Oracion