“Yo soy la luz de mundo,” dice el Señor

De cuatro principales formas de ceguera quiere rescatarnos Jesucristo: ignorancia, egoísmo, cobardía y soberbia.