Homilía en las bodas de plata sacerdotales

Los tiempos de purificación son tiempos para encontrar dónde habíamos olvidado el alma, y en ella, dónde se nos había perdido Dios.