¿Quieres mantener la fe mientras estás en la Universidad?

“En su artículo publicado en el diario Catholic Herald, Aurora Griffin asegura que “es mucho más fácil de lo que se piensa mantener la fe en una institución secular, pero hay algunos consejos para enfrentarse mejor”. El libro también está dirigido para aquellos estudiantes que están preocupados de que pueden perder la oportunidad de vivir una “experiencia” real universitaria por culpa de su fe…”

Haz click aquí!

Una cuaresma diferente

En breves días tenemos el Miércoles de Ceniza y con él, por supuesto, el comienzo de la cuaresma. Quisiera que esta vez fuera algo distinto.

Las prácticas de la cuaresma a todos nos invitan a revisar nuestra forma de vida y reformar lo que somos y hacemos, volviendo nuestro corazón hacia Dios. Es un ejercicio saludable y siempre necesario.

Existe el peligro de ver el camino cuaresmal como algo tan personal que llega a volverse individual e incluso individualista. Y si bien es cierto que la conversión implica siempre un sí profundamente personal, sería interesante que esta vez viviéramos la cuaresma no sólo como individuos sino ante todo como miembros de un solo Cuerpo, que es la Iglesia.

Si es verdad que cada uno necesita purificarse también la Iglesia necesita purificarse. Y en esa línea propongo que esta cuaresma oremos con mucha fuerza y a la vez con mucha fe y humildad:

  1. Por la purificación DOCTRINAL: que brille la verdad del Evangelio y pueda ser auténtico faro y guía de la vida de los cristianos.
  2. Por la purificación LITÚRGICA: que todos, pero especialmente los sacerdotes, amemos y celebremos los sacramentos como lo ha dispuesto con sabiduría la Iglesia.
  3. Por la purificación MORAL: que no acostumbremos nuestro lenguaje a negociar con la mediocridad so pretexto de misericordia o discernimiento.
  4. Por la purificación TEOLÓGICA: que haya verdadera depuración y nueva claridad en los Seminarios y en las Facultades de Teología.
  5. Por la purificación DE LOS SENTIDOS: que todos practiquemos la necesaria templanza y fortaleza para no ser víctimas de las múltiples seducciones de la sensualidad en nuestro tiempo.
  6. Por la purificación JERÁRQUICA: que nuestros legítimos pastores hagan uso oportuno de la autoridad que han recibido de Cristo, tomando las medidas oportunas para cuidar al rebaño que le costó su Sangre a nuestro Señor.
  7. Por la purificación ECONÓMICA: que todos aprendamos a gastar o invertir el dinero de modo más sabio, solidario y especialmente libre de las trampas del consumismo.

¿Sabes qué es la dogma-fobia?

“En la cultura moderna, existe un notable rechazo a la palabra “dogma” pues es vista como la imposición de una doctrina inventada por parte de la Iglesia de forma indiscutible e irreformable, que puede estar equivocada e incluso obsoleta. Este rechazo existe de forma abundante en el protestantismo relativamente joven y las comunidades eclesiales no denominacionales, para las cuales “no existen dogmas” como tampoco hay “religión”. Ellos prefieren llamarle “relación”, que en el fondo es lo mismo pero les hace sentirse más a gusto con su religión a su medida…”

Haz clic aquí!

Gastarse por Cristo

Ante los que reducen la religión a un cúmulo de negaciones, o se conforman con un catolicismo de media tinta; ante los que quieren poner al Señor de cara a la pared, o colocarle en un rincón del alma…: hemos de afirmar, con nuestras palabras y con nuestras obras, que aspiramos a hacer de Cristo un auténtico Rey de todos los corazones…, también de los suyos.

Cuando trabajes en serio por el Señor, tu mayor delicia consistirá en que muchos te hagan la competencia.

En esta hora de Dios, la de tu paso por este mundo, decídete de verdad a realizar algo que merece la pena: el tiempo urge, y ¡es tan noble, tan heroica, tan gloriosa la misión del hombre -de la mujer- sobre la tierra, cuando enciende en el fuego de Cristo los corazones mustios y podridos! -Vale la pena llevar a los demás la sé que aún me salen versos del alma, aunque en el papel no estén…. las letras, se plasman en mi piel, en el viento viajan como melodías, en forma de notas musicales, y rasgan el silencio… y se quedan conmigo sin saber que están, y se pierden sin saber que se han ido… y la felicidad de una recia y jubilosa cruzada.

Más pensamientos de San Josemaría.