LA GRACIA 2021/07/18 La compasión de Cristo

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO B

Cristo en su corazón tiene en primer lugar a aquellos que pueden sufrir más, quienes seguramente no van a resistir, los que son presa fácil de lobos.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2021/06/11 En Cristo hay un oratorio, su corazón

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

El corazón de Jesús es un oratorio, el sitio de encuentro profundo con el Padre; El corazón de Jesús es nuestra escuela de oración, de espiritualidad y de contemplación.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Sobre el Corazón de Cristo y su amor por nosotros

Mi Señor Jesús tiene un Corazón más sensible que todos los corazones de todos los hombres buenos juntos. Si un hombre bueno (medianamente bueno) sabe que una determinada persona le quiere, sin esperar satisfacción o premio alguno (ama por amar); y conoce también que esta persona sólo desea que él no se oponga a ser amado, aunque sea de lejos…, no tardará en corresponder a un amor tan desinteresado. -Si el Amado es tan poderoso que lo puede todo, estoy seguro de que, además de terminar por rendirse ante el amor fiel de la criatura (a pesar de las miserias de esa pobre alma), dará al amante la hermosura, la ciencia, y el poder sobrehumanos que sean precisos, para que los ojos de Jesús no se manchen, al fijarse en el pobre corazón que le adora. -Niño, ama: ama y espera.

Más pensamientos de San Josemaría.

Percibir la mirada del Corazón de Cristo

“El corazón de piedra del hombre moderno necesita ser «ablandado» por la mirada amorosa del Corazón de Dios. Para poder percibir esa mirada, el hombre tiene que contemplarlo desde su ser criatura. Sentir y conocer la propia pequeñez y la propia limitación es una de las condiciones previas para «sentir» y vivir la devoción al Sagrado Corazón…”

Haz clic aquí!

Un Himno al Sagrado Corazón

Una aurora de esperanza
en mi mente de alumno grabaré,
mansión de vida es mi colegio amado
yo jamás te olvidaré.

Donde quiera que camine
un vibrante cantar entonaré
con estrofas jubilosas
de optimismo y de fe

Soy de mi Señor Luz y manantial,
viviré en mi Dios, Él me da su paz.
Siempre cantaré al viento y al sol
que el amor de Dios está en mi corazón.

Es mi casa mi colegio
emoción familiar de mi vivir
cordial regazo me brindaste amante
en la edad estudiantil.

No me importan los trabajos,
en la lucha Jesús será mi luz.
Si me envuelven las sombras en la noche
Él me calma la inquietud.

Solo tengo ya un anhelo:
es amar como Cristo nos amó,
es amor que da la vida,
es la vida en el Amor.

¡Viva el Sagrado Corazón!

(Himno del Colegio del Sagrado Corazón de Madrid)

LA GRACIA 2020/06/19 Rasgos del corazón de Jesús

FIESTA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

El corazón de Cristo tiene predilección por los más excluidos de la sociedad; sana y restaura; y sale de Él un amor que es exigente.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Origen de la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Padre Nelson: he notado un renovado interés por la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Mi abuelita era muy devota del Sagrado Corazón. Yo misma no lo he sido mucho, para ser sincera. Pero tengo un par de sobrinas, hermanas entre sí, que tienen esa devoción. Por eso digo que está como retornando. Y la verdad, de ahí viene mi pregunta: ¿cómo surgió esta idea de venerar o amar al Corazón de Jesús? — J.L.

* * *

Aciprensa tiene un hermoso artículo que sintetiza la respuesta a tu pregunta:

Se acerca el día de la fiesta al Sagrado Corazón de Jesús en todo el mundo y muchos fieles se preguntan cómo y dónde se originó esta tradición.

La devoción al corazón herido de Jesús tiene sus orígenes en el siglo XI, cuando los cristianos piadosos meditaban sobre sus cinco llagas.

En aquel tiempo creció entre los fieles las oraciones al Sagrado Corazón, a la llaga del hombro de Jesús, entre otras devociones privadas. Todas ayudaron a los cristianos a enfocarse en su Pasión y Muerte, de tal manera que lograran crecer en el amor hacia Él.

Sin embargo, no fue hasta 1670 que el sacerdote francés P. Jean Eudes celebró la primera fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Casi al mismo tiempo, una religiosa conocida por su piedad, Sor Margarita María Alacoque, empezó a informar que tenía visiones de Jesús. Éste se le aparecía con frecuencia y, en diciembre de 1673, le permitió –como había permitido una vez a Santa Gertrudis– descansar su cabeza sobre su corazón.

Mientras experimentaba el consuelo de su presencia, Jesús le habló de su gran amor y le explicó que la había elegido para dar a conocer su amor y su bondad a la humanidad.

Al año siguiente, en junio o julio de 1674, Margarita María informó que Jesús quería ser honrado bajo la figura de su corazón de carne. Pidió a los fieles que lo recibieran con frecuencia en la Eucaristía, especialmente el primer viernes de cada mes, y que practicaran una hora santa devocional.

En 1675, durante la octava al Corpus Christi, Margarita María tuvo una visión que posteriormente se conoció como la “gran aparición”.

En ella, Jesús pidió que la fiesta del Sagrado Corazón sea celebrada cada año el viernes siguiente a Corpus Christi, en reparación por la ingratitud de los hombres hacia su sacrificio redentor en la cruz.

La devoción se hizo popular después de la muerte de Santa Margarita María en 1690. Sin embargo, debido a que la Iglesia siempre es cuidadosa en aprobar una aparición o devoción privada, la fiesta no se estableció como oficial en toda Francia hasta 1765.

El 8 de mayo de 1873 la devoción al Sagrado Corazón fue formalmente aprobada por el Papa Pío IX, y 26 años después, el 21 de julio de 1899, el papa León XIII recomendó urgentemente que todos los obispos del mundo observaran la fiesta en sus diócesis.

El Papa León aprobó las siguientes indulgencias por la devoción:

• Por realizar la devoción pública o privada, siete años y siete cuarentenas (la remisión de castigo temporal equivalente a lo que se concedería por cuarenta días de penitencia) cada día.

• Si la devoción se práctica diariamente en privado, o si una persona asiste por lo menos diez veces en una función pública, una indulgencia plenaria (remisión de todo castigo temporal por pecados) en cualquier día de junio o entre el 1 y el 8 de julio (según el Decreto urbis et Orbis, 30 de mayo de 1992).

• La indulgencia ‘toties quoties’ (para las almas del Purgatorio) se puede ganar el 30 de junio o el último domingo de junio en aquellas iglesias donde el mes de junio se celebra solemnemente. Pío X instó a un sermón diario, o al menos durante ocho días en forma de una misión.

• A los sacerdotes que prediquen los sermones en las celebraciones solemnes de junio en honor del Sagrado Corazón, y a los rectores de las iglesias donde se celebran estas ceremonias, el privilegio del Altar Gregoriano el 30 de junio.

• Una indulgencia plenaria para cada comunión en junio, y para aquellos que promueven la solemne celebración del mes de junio.

El demonio ha trabajado mucho para eliminar de la Iglesia la espiritualidad del Corazón de Jesús

“El padre Edouard Marot es un sacerdote francés que durante muchos años ha vivido una espiritualidad carismática con la Comunidad de Emmanuel y ha acabado convirtiéndose en un auténtico apóstol de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús por todo el mundo. Junto a Alicia Beauvisage está propagando el fuego ardiente de Cristo por varios continentes a través de Santa Margarita María de Alacoque…”

Haz clic aquí!

LA GRACIA del Viernes 8 de Junio de 2018

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Jesús nos declara su amor mostrándonos su corazón abierto y al mismo tiempo realiza su obra en nosotros renovándonos, restaurándonos, levantándonos.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Así describe Santa Margarita lo que le dijo el Sagrado Corazón

“El divino Corazón se me presentó en un trono de llamas, mas brillante que el sol, y transparente como el cristal, con la llaga adorable, rodeado de una corona de espinas y significando las punzadas producidas por nuestros pecados, y una cruz en la parte superior…

…la cual significaba que, desde los primeros instantes de su Encarnación, es decir, desde que se formó el Sagrado Corazón, quedó plantado en el la cruz, quedando lleno, desde el primer momento, de todas las amarguras que debían producirle las humillaciones, la pobreza, el dolor, y el menosprecio que su Sagrada Humanidad iba a sufrir durante todo el curso de su vida y en Su Santa Pasión.”

“Me hizo ver, ” continúa Margarita, “que el ardiente deseo que tenía de ser amado por los hombres y apartarlos del camino de la perdición, en el que los precipita Satanás en gran número, le había hecho formar el designio de manifestar su Corazón a los hombres, con todos los tesoros de amor, de misericordia, de gracias, de santificación, y de salvación que contiene, a fin de que cuantos quieran rendirle y procurarle todo el amor, el honor y la gloria que puedan, queden enriquecidos abundante y profusamente con los divinos tesoros del Corazón de Dios, cuya fuente es, al que se ha de honrar bajo la figura de su Corazón de carne, cuya imagen quería ver expuesta y llevada por mi sobre el corazón, para grabar en el, su amor y llenarlo de los dones de que está repleto, y para destruir en él todos los movimientos desordenados. Que esparciría sus gracias y bendiciones por dondequiera que estuviere expuesta su santa imagen para tributarle honores, y que tal bendición sería como un último esfuerzo de su amor, deseoso de favorecer a los hombres en estos últimos siglos de la Redención amorosa, a fin de apartarlos del imperio de Satanás, al que pretende arruinar, para ponernos en la dulce libertad del imperio de su amor, que quiere restablecer en el corazón de todos los que se decidan a abrazar esta devoción.”

LA GRACIA del Martes 27 de Marzo de 2018

No escojas la falsa seguridad que aísla, encarcela y mata; escoge amar y abrir el corazón como lo hizo Cristo, aún sabiendo que serás vulnerable y tendrás que soportar heridas.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Tu corazón y el corazón de Cristo

¡Gracias, Jesús mío!, porque has querido hacerte perfecto Hombre, con un Corazón amante y amabilísimo, que ama hasta la muerte y sufre; que se llena de gozo y de dolor; que se entusiasma con los caminos de los hombres, y nos muestra el que lleva al Cielo; que se sujeta heroicamente al deber, y se conduce por la misericordia; que vela por los pobres y por los ricos; que cuida de los pecadores y de los justos… -¡Gracias, Jesús mío, y danos un corazón a la medida del Tuyo!

Pide a Jesús que te conceda un Amor como hoguera de purificación, donde tu pobre carne -tu pobre corazón- se consuma, limpiándose de todas las miserias terrenas… Y, vacío de ti mismo, se colme de El. Pídele que te conceda una radical aversión a lo mundano: que sólo te sostenga el Amor.

Más pensamientos de San Josemaría.

El amor de Dios manifiesto en Jesucristo

Cuatro pensamientos: (1) Dios nos amó primero; (2) Su amor se manifiesta plenamente en Jesucristo; (3) Quien llega a Cristo, en Él encuentra alivio, fuerza y alegría; (4) Quien así es amado, no puede “defenderse de amar,” según expresión de Santa Catalina de Siena.