LA GRACIA del Martes 20 de Diciembre de 2011

No importa qué tan lejos te ha extraviado el pecado; de allí puede sacarte la mano de tu Dios.