La ciudad que rechazo a Cristo

No es casualidad que Cristo haya sido rechazado en su ciudad. A menudo la ciudad, o el mundo mismo, se convierten en redes de complicidad en que arropamos nuestra mediocridad.