La verdadera doctrina del amor al projimo

El mandato de amar es deuda que descubrimos con ojos agradecidos cuando vemos cuánto nos ha amado el Señor, y cómo él ha escogido ser servido en la persona del prójimo.