Disponerse para recibir los regalos y dones de Jesús

Cristo, en su infinita misericordia, nos ha dado la plenitud de sus dones de redención y santificación con su vida y especialmente a través de su sacrificio en la Cruz.

Ese regalo está a la puerta de nuestro corazón (Apocalipsis 3) y sólo es necesario recibirlo con fe y gratitud. A partir de Lucas 5,1-15, aprendemos siete disposiciones interiores que nos permiten acoger tanto amor de Dios:

(1) Ponernos al alcance de la Palabra de Dios.

(2) Obedecer al Señor en su Palabra, que es la única forma de quebrar el poder de la serpiente en nuestra vida.

(3) Reconocer con humildad la verdad de nuestra nada y nuestro pecado.

(4) No esconder nuestras lepras.

(5) Orar con toda el alma con oración de clamor desde lo más hondo y verdadero de nuestro ser.

(6) Superar toda vergüenza y dejarnos tocar por Cristo, pues será su sanidad la que venza nuestra enfermedad.

(7) Presentarse ante el sacerdote, como nos dice Cristo, para que nuestra transformación sea gloria del Señor y esté a su servicio en su Cuerpo, que es la Iglesia.

Play

¡Dios es grande!

[Predicación en el “Domingo de Milagros” de los Misioneros de Jesús en el Bronx, NY, Agosto de 2014.]

* Que se abran las puertas; queden abiertas de par en par: Va a entrar el Rey de la Gloria. ¿Quién es el Rey de la Gloria? Es el Señor, fuerte y valiente; es el Señor Héroe valeroso de la guerra. (Véase Salmo 24).

* Nadie está lejos de la misericordia, del amor, de la sabiduría de Dios, porque Dios es grande.

* El Señor te lleva a una luz nueva. Dale un nombre a tu pozo: hasta allá puede llegar Dios, y de ahí te puede sacar.

* La fuerza de Espíritu es la que nos levanta. El que entra en combate ya empezó a entrar en victoria.

* Tu no puedes decir que Dios no puede hacer nada contigo, porque los mejores años de tu vida están por comenzar. ¡Gloria a Dios!

Play
Play

La fe del sacerdote, 3 de 7, Kerigma

[Retiro para el clero de la Arquidiócesis de Bucaramanga, basado en la enseñanza del apóstol San Pablo, para el Año de la Fe.]

Tema 3 de 7: Kerigma. Texto base: Romanos 3,21-22.

* Una palabra clave en la teología sobre la fe en San Pablo es la “justificación.” Mientras que en el lenguaje común “justificarse” es dar excusas, en el mundo semita la justificación es el camino para alcanzar la justicia, es decir, para estar a paz y salvo con el Dios justo.

* Los fariseos veían la justificación como un asunto de interpretaciones humanas de la Ley, y luego, de fuerzas humanas para alcanzar una supuesta perfección en la práctica de la misma Ley. Pero Pablo enseña que la justicia de Dios “se ha manifestado” o “ha aparecido” independientemente de la Ley, es decir: las fuerzas humanas no bastan para alcanzar esa comunión y obediencia gozosa y enraizada en el amor.

* Anunciar que uno no se salva a sí mismo sino que es salvado por puro regalo de amor que nos ha dado a su Hijo: ese es el Kerigma.

Play
Play

Un Kerigma para Hoy (3 de 3)

El “kerigma,” primer anuncio de la fe, tiene dimensiones más profundas de las que se suelen mencionar. Tema 3 de 3: Alabanzas inesperadas. Si no obtengo la sanación que quería, o el trabajo que me merecía, o si no encuentro la pareja que anhelé, ¿es eso razón para no creer en el Dios-Amor?

[Si estás leyendo esto en Facebook y deseas escuchar la predicación a la que aquí se hace referencia, haz click en “Publicación Original.”]

Play
Play