LA GRACIA 2022/09/25 Virtudes por omisión

DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO C

El pecado que parecería más fácil de explicar también puede ser evitado. Nosotros podemos tener virtudes por omisión, esto es: evitar el pecado que parecería inevitable, natural.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2022/07/20 Quién vence al pecado institucionalizado

¿Cuáles son esas estructuras que en nuestra época parecen invencibles? ¿Cuál es ese pecado tan fuerte que creemos que ya se quedó en nosotros? La buena noticia es que si Dios está con nosotros, ¿quién está contra nosotros?

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2022/04/03 Jesús ante la realidad del pecado

DOMINGO V DE CUARESMA, CICLO C

Frente al pecado debemos reconocer que hemos fallado en la alianza con Dios, que debemos revisarnos antes de ver las fallas de los demás y no debemos quitarle gravedad pero tampoco creer que tiene la última palabra.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

El pecado de omisión, ¿es más grave que el pecado de transgresión?

El pecado es tanto más grave cuanto más dista de la virtud. Ahora bien: como dice el Filósofo en X Metaphys., la máxima distancia es la que existe entre los términos contrarios. De ahí que un contrario diste más de su contrario que su simple negación, como lo negro dista más de lo blanco que de lo simplemente no blanco, porque todo lo negro es no blanco; mas no a la inversa. Y resulta evidente que la transgresión es contraria al acto de una virtud; en cambio, la omisión implica su negación; por ejemplo, hay pecado de omisión si no se guarda el respeto debido a los padres; por el contrario, hay pecado de transgresión si se les afrenta o injuria. Por tanto, es notorio que, hablando absoluta y propiamente, la transgresión es un pecado más grave que la omisión, aunque en algún caso la omisión pueda ser más grave que cierta transgresión. (S. Th., II-II, q.79, a.4 resp.)


[Estos fragmentos han sido tomados de la Suma Teológica de Santo Tomás, en la segunda sección de la segunda parte. Pueden leerse en orden los fragmentos publicados haciendo clic aquí.]

LA GRACIA 2021/10/21 El pecado paga con muerte, Dios da vida eterna

La astucia del pecado es que a simple vista no se ven sus consecuencias; éste pierde poder si nos preguntamos antes de pecar qué consecuencias trae.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2021/10/20 Relación entre el pecado, la ley y la gracia

La ley de Moisés era un auxilio solo exterior, pero con Cristo estamos en un régimen nuevo, el de la gracia, ese auxilio interior que nos ayuda a vencer toda forma de pecado.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2021/10/19 ¿Eres parte de la propagación del pecado o de la gracia?

Existen dos invasiones que se van propagando, la invasión del pecado que destruye y la invasión de la gracia que renueva, limpia e ilumina ¿De cuál de estas dos quieres ser parte?

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

¿Hemos reparado suficientemente por nuestros pecados?

Fray Nelson, ¿cómo sabemos que nuestros pecados ya están reparados, si Dios ya está satisfecho? Hay miedo al purgatorio… –M.A.

* * *

¡Gran pregunta! Creo que conviene empezar por una aclaración sobre el concepto de “satisfacción.” No se trata exactamente de dejar satisfecho, entendido como “contento,” a Dios, sino más bien de reparar, según el orden de la justicia, lo que ha sido dañado por nuestro pecado. Es ese orden el que requiere restauración pero debe quedar claro que nuestras faltas no disminuyen a Dios, ni su gloria ni su felicidad.

En todo caso, la pregunta es válida porque la reparación por nuestros pecados es un deber propio de una conciencia que ama y respeta a Dios. Entonces la cuestión es averiguar si podemos saber si esa reparación es suficiente o no.

La verdad es que en estas cosas no podemos aspirar a una certeza del 100%. Es como preguntar si una persona puede estar TOTALMENTE segura de que se va a salvar. Con excepción de dones muy especiales que Dios puede conceder–y ha concedido–no es algo que uno pueda conocer del todo. Lo que uno puede tener es lo que suele llamarse una “certeza moral.” ¿En qué consiste?

Partimos de la base de la presencia de Dios–la voz de Dios–en nuestra conciencia moral. Si la conciencia se ha formado, y puede recordar con paz y sin extremismos el pasado, incluyendo los pecados cometidos, es posible que se haya realizado una reparación suficiente. Debemos entender, sin embargo, que en esa reparación lo principal es la caridad y su intención porque detener todas las consecuencias de todos nuestros pecados es completamente imposible.

Así que el resumen es: conciencia formada; examen del pasado; sensación estable de paz en la humildad, repetida varias veces y en diversas circunstancias. Si todo ello se da, es razonable considerar que la reparación ha cumplido su propósito.

LA GRACIA 2021/07/17 Dios libera a su pueblo

Allí donde el pecado reina todas las áreas de la vida se dañan por eso pidamos que tengamos la certeza de Dios, que Él vence al pecado, que por encima de todo Dios es el que es, que sólo Él es el Señor.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

¿La injusticia es de suyo pecado mortal?

Como ya se ha dicho antes, al tratar sobre la diferencia de los pecados (1-2 q.88 a.2), el pecado mortal es el que contraría a la caridad, por la que el alma tiene vida. Mas todo daño inferido a otro se opone de suyo a la caridad, que mueve a querer el bien de otros. Por tanto, consistiendo siempre la injusticia en el daño causado a otro, es claro que hacer lo injusto es por su género pecado mortal. (S. Th., II-II, q.59, a.4 resp.)


[Estos fragmentos han sido tomados de la Suma Teológica de Santo Tomás, en la segunda sección de la segunda parte. Pueden leerse en orden los fragmentos publicados haciendo clic aquí.]

LA GRACIA 2021/02/13 Las consecuencias del pecado

A través de la dureza de la vida, de la conciencia de nuestros límites, del anhelo del Dios que ahora experimentamos cercano nos ponemos en ruta hacia Nuestro Señor Jesucristo.

https://youtu.be/YmN62Ex9GYk

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2021/02/12 El precio de la desobediencia es la autodestrucción

No podemos rebelarnos contra Dios, entrar en desobediencia contra Él por el pecado, sin destruir lo que nosotros mismos somos.

https://youtu.be/2EYzb_T8hRM

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA 2020/11/24 Las terribles consecuencias del pecado

Nuestros actos y pecados tienen consecuencias no sólo en el nivel material ni superficial sino en el nivel profundo de las consecuencias eternas.

https://youtu.be/cf44nuEAPl8

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]