10 maneras de contemplar durante estos días la Pasión de Cristo

“La Pasión de Cristo, en la que nos introducimos en esta Semana Santa, enseña este profundo amor por nosotros. Y podría haber evitado ese sufrimiento. Era el Hijo de Dios. Entonces, ¿por qué lo hizo? ¿Por qué decidió pasar por este terrible dolor? San Ignacio de Loyola da dos razones fundamentales que responden a esta pregunta. Por un lado, sufrió la pasión para mostrar al mundo la gravedad del pecado. Pero también, y esta es la segunda razón, quería mostrar la inmensidad de su amor…”

Haz clic aquí!

Llega el Viernes Santo de la Pasión del Señor

Himno litúrgico de vísperas. Autora. Gabriela Mistral

En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de mi cuerpo a tu cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mi todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada.
Estar aquí junto a tu imagen muerta
e ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta”.

¿Estaba Judas simplemente cumpliendo lo que le tocaba?

Pregunta frecuente en tiempo de Semana Santa y Pascua: “Si ya todo estaba escrito y tenía que cumplirse la profecía, entonces, si Judas no traicionaba a Cristo, entonces nunca se cumpliría la profecía; desde ese punto de vista, sí o sí tenía que haber uno que lo traicionara. Ese uno tenía que ‘sacrificarse’ y ser tildado de traidor.”

* * *

Esta versión, que presenta a Judas Iscariote como una especie de héroe, es cada vez más frecuente en nuestro tiempo. Resulta especialmente chocante para muchos cristianos, porque de ser algo así como un terrible traidor y villano, Judas en esta perspectiva aparece como aquel que hizo lo que había que hacer, y que por ello sufrió el mal nombre y ser maltratado en su fama. Veamos si esa interpretación es correcta.

Continuar leyendo “¿Estaba Judas simplemente cumpliendo lo que le tocaba?”

LA GRACIA del Miércoles 17 de Abril de 2019

En la Pasión de Cristo las garras del pecado muestran toda su fuerza y veneno en la traición de los amigos y en la crueldad de los enemigos pero ni siquiera ello no puede vencer a Cristo que nos redime.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA del Domingo 14 de Abril de 2019

DOMINGO DE RAMOS, CICLO C

La Pasión de Nuestro Señor nos da el modelo de lo que significa la vida cristiana que implica coherencia, generosidad, amor por la gloria divina y amor al prójimo hasta el extremo.

https://youtu.be/rieZJya8oro

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

¡Feliz y Santa Pascua!

El verbo griego “dei,” que denota lo que “tenía” que suceder nos invita a reflexionar sobre el por qué de la pasión y el por qué de la gloriosa resurrección de Cristo.

Una poesía de la Liturgia de las Horas para el Viernes Santo

Brazos rígidos y yertos,
por dos garfios traspasados,
que aquí estáis, por mis pecados,
para recibirme abiertos,
para esperarme clavados.

Cuerpo llagado de amores,
yo te adoro y yo te sigo;
yo, Señor de los señores,
quiero partir tus dolores
subiendo a la cruz contigo.

Quiero en la vida seguirte
y por sus caminos irte
alabando y bendiciendo,
y bendecirte sufriendo
y muriendo bendecirte.

Que no ame la poquedad
de cosas que van y vienen;
que adore la austeridad
de estos sentires que tienen
sabores de eternidad;

que sienta una dulce herida
de ansia de amor desmedida;
que ame tu ciencia y tu luz;
que vaya, en fin, por la vida
como tú estás en la cruz:

de sangre los pies cubiertos,
llagadas de amor las manos,
los ojos al mundo muertos
y los dos brazos abiertos
para todos mis hermanos.

Amén.

LA GRACIA del Viernes 7 de Abril de 2017

La soledad de Cristo en su pasión se convierte en la revelación de la fidelidad perfecta y el amor sin límites del Padre.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Sobre el designio de Dios Padre en la Pasión de su Hijo Jesucristo

Querido Padre! Espero se encuentre bien y Dios este con usted. Estoy leyendo – de a poco- un libro de S. Alfonso M de Ligorio, titulado: “Reflexiones sobre la Pasión de Jesucristo” y un párrafo me quedo como demasiado profundo para entenderlo.., dice : ” La pasión de nuestro Redentor no fue obra de los hombres, sino de la Justicia Divina, que quería castigar al Hijo con todo el rigor que merecían los pecados de los hombres”. En el libro de Santa Faustina, recuerdo que leí de que la Voluntad de Dios siempre se cumple ¿era Voluntad de Dios que el Hijo de Dios padeciera en la Cruz y el enemigo malo no vino sino a cumplir con esa Voluntad? perdóneme Padre si interpreto mal. — C.A.

* * *

Hay en tu pregunta dos temas estrechamente relacionados. Uno es: ¿Cuál es el lugar de la justicia divina en la muerte de su Hijo, inocente y santo, en la Cruz? El otro es: ¿De qué modo o en qué sentido se cumplía la voluntad de Dios con que su Hijo muriera de esa forma infame e injusta?

Hay que notar que muchos pretenden salir de la dificultad que entrañan estas cuestiones planteando todo en un nivel puramente humano y terrenal. Quienes así piensan ofrecen típicamente argumentos como estos: Continuar leyendo “Sobre el designio de Dios Padre en la Pasión de su Hijo Jesucristo”

Las visiones de Ana Catalina Emmerich

¿Qué opinión le merecen las visiones de Ana Catalina Emmerich? – V. G.

* * *

Ana Catalina Emmerich fue una humilde religiosa agustina que vivió en tiempos muy difíciles (1774 – 1824), y que unió con fe y amor sus padecimientos, incluyendo los estigmas, que recibió en 1812, al dolor de Cristo por la salvación del mundo. Recibió además muchas manifestaciones sobrenaturales entre las que destacan numerosas visiones sobre la vida de Cristo, desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección. De estas visiones hemos tenido noticia a través de las transcripciones y recopilaciones del filósofo Clemens Brentano. Sobre todo en lo relativo a la Pasión de Cristo, las palabras de Ana Catalina han tenido un impacto muy grande en muchas personas, en especial, en nuestro tiempo, porque sirvieron de base para muchos elementos del guión de la película homónima de Mel Gibson. Ana Catalina fue beatificada por el Papa Juan Pablo II en 2004, si bien en esa solemne declaración se distingue bien entre las virtudes de ella como persona y los escritos que de ella tenemos, los cuales no son oficialmente aprobados pero tampoco rechazados.

En general, es evidente que los escritos de Ana Catalina han infundido notable devoción en muchas personas. En alguna ocasión, por lo menos, resulta científicamente inexplicable la precisión de sus descripciones porque, sin haber ido nunca a Éfeso, ni ella ni su confidente Brentano, las palabras que están en su visión sobre la Virgen María condujeron a descubrimientos arqueológicos importantes.

Y sin embargo, el tema teológico del valor que debe darse a tales experiencias es muy complejo. Otras personas, como Luisa Piccarreta, han tenido también visiones de la Pasión de Cristo, y los detalles no necesariamente coinciden. Se trata de dos personas de gran virtud y oración pero resulta imposible dar un valor científico o de revelación vinculante (obligada) en la Iglesia a este tipo de palabras. ¿No hay algo de imaginación, o de proyección de deseos, temores o temas culturales en boga, en tales visiones? ¿Es la expresión en palabras absolutamente fiel a unas visiones que por su misma naturaleza trascienden la expresión del lenguaje humano?

Por eso creo que debemos quedarnos con la sobriedad propia de los pronunciamientos vaticanos: estamos ante una mujer muy virtuosa, y con toda probabilidad muy santa, pero sus escritos no deben tener más rango que el de inspiraciones plausibles que pueden mover a devoción a algunas personas. No deberían entonces usarse como material para la predicación pública ni para pronunciamiento doctrinal alguno.