La falacia de la espiritualidad privada

“Como director del Centro Spitzer para líderes católicos y fundador de seis instituciones académicas, lleva años dedicándose a la formación de evangelizadores. Uno de los temas en los que insiste es el combate espiritual. Entrevistado en Catholic World Report, destaca cuatro motivos por los que necesitamos a la Iglesia en nuestro día a día, frente a la “falacia” que supone “la espiritualidad privada”, al margen de la Iglesia…”

Haz clic aquí!

LA GRACIA 2020/04/21 La comunidad que comparte

La comunidad cristiana ha sido formada por la predicación, por la fe en torno a Cristo, por el don del Espíritu: a partir de ahí se llega a tener un mismo pensar y un mismo sentir, y luego a compartir los bienes materiales.

https://youtu.be/7BxC3dqdQ4o

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA del Jueves 31 de Enero de 2019

Persevero en la vida cristiana a través de la fe afirmando que el amor de Dios es para mí, con la esperanza de que la victoria es posible viviendo en comunidad el apoyo, la corrección y la exhortación.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

LA GRACIA del Sábado 24 de Noviembre de 2018

Ninguno de nosotros es totalmente completo y siempre necesitaremos el auxilio, esa otra voz, ese cuestionamiento, la fuerza y oración de los hermanos que bendice y levanta.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Qué debe hacer una comunidad cristiana para crecer en Cristo

La vida cristiana está llamada a crecer y madurar. Estamos llamados a ser como los soldados, que defienden los tesoros de la gracia, y también como enamorados, que agradecen y disfrutan la dulzura que han recibido de su Señor.

El amor y el combate son entonces dos dimensiones inseparables de nuestro ser de cristianos.

Ese combate podemos decir que se realiza en tres grandes frentes: espiritual, externo y comunitario.

El frente espiritual es la base de todo. Es allí donde tenemos que enfrentar las tentaciones que quieren llevarnos a la confusión, al desánimo o a la incoherencia. Esos son los tres principales desafíos y por eso son también tres las defensas que tenemos que utilizar en este frente.

Primero está la oración, que debe ser perseverante, humilde, confiada y alimentada en las fuentes de la Iglesia. Luego está la formación, que preferiblemente debe ser realizada en comunidad aunque también es bueno que se complemente con lo que cada uno puede hacer a partir de la Biblia, el catecismo y tantos otros caminos de formación que por ejemplo nos ofrece internet. En tercer lugar, hemos de cultivar las virtudes, centrándonos principalmente en las tres teologales y las cuatro cardinales.

Un buen método para evaluarnos con frecuencia en estas virtudes es dedicar un día de la semana a cada una de ellas. Por ejemplo: el domingo, al amor; el lunes, a la fortaleza; el martes, a la prudencia; el miércoles, a la justicia; el jueves, a la fe; el viernes, al dominio de nosotros mismos; y el sábado, a la esperanza. Si se quiere seguir este método, la pregunta que debe hacerse uno, con respecto a cada virtud, es muy sencilla: ¿Qué he hecho esta semana para crecer en esta virtud?

En el frente externo debemos considerar cuál es nuestro papel en el servicio ante la sociedad, ante la Iglesia y particularmente ante las personas necesitadas.

Con respecto a la sociedad, se espera que seamos buenos ciudadanos y además personas que buscan la excelencia; personas que respetan a otros y que también saben hacer valer sus propias convicciones. Con respecto a la Iglesia lo más importante es fortalecer nuestro sentido de pertenencia con la oración constante por nuestros legítimos pastores y también con un lenguaje que invite siempre a la unidad y que no estimule la división. En cuanto a los necesitados, debemos recordar con frecuencia que el egoísmo es como el monóxido de carbono: uno no se da cuenta de que lo está envenenando y se está adueñando de uno. Por eso debemos luchar activamente para vencer el egoísmo preguntándonos con frecuencia cuáles son aquellas personas a las que hemos servido sin otro interés que hacerles el bien que más necesitaban.

En el frente comunitario hay tres cosas que debemos tener en cuenta: el dinero, los afectos y el poder.

Con respecto al dinero, debemos recordar que todos somos responsables de la solidez económica de las obras de la iglesia y no debemos delegar esta responsabilidad sólo en unas pocas personas. En cuanto a los afectos, hay dos casos que hay que considerar. Con respecto a las relaciones de pareja debe haber claridad, pureza, sentido de la presencia de Dios y gran respeto hacia todos, especialmente hacia la sagrada institución del matrimonio. Pero el mundo de los afectos tiene que ver también con las simpatías y las antipatías. Para no dejarnos llevar simplemente por nuestros gustos es necesario que aprendamos a tratar siempre de la mejor manera a todos y también es necesario que estemos dispuestos a trabajar con todos. En cuanto al poder, hay que evitar varios peligros: el autoritarismo, la anarquía, la manipulación de la autoridad y la murmuración. Si estamos atentos a evitar estos males podremos cultivar grandes bienes que Dios promete para su pueblo, y la bendición del Señor será abundante entre nosotros.

LA GRACIA del Miércoles 7 de Junio de 2017

No somos autosuficientes; al contrario: con la luz de Dios encontramos en otras vidas la solución a nuestras necesidades y a la vez otras personas encuentran en nosotros respuesta a su carencia.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Rasgos de la primera comunidad cristiana [La Comunidad en los Hechos, 7 de 20]

Ante todo, se trata de una comunidad de bautizados. ¿Por qué el bautismo es importante? Para entenderlo conviene recordar el ministerio de Juan Bautista: el lugar escogido para bautizar conecta con las preguntas de Josué al pueblo antes de entrar a la Tierra Prometida. En aquella ocasión las aguas se abrieron. Por eso, al bautizarse en tiempos del Bautista, los penitentes se sumergían en las aguas, como diciendo con ese acto: “Muerte es lo que merezco.”

La comunidad de bautizados es entonces la comunidad que tiene conciencia de qué merece, visto desde su propia humanidad, pero que al levantarse de las aguas, en el Nombre de Cristo, se hace partícipe de la fuerza de su Resurrección.

Hechos 2 nos dice que el pueblo de bautizados era asiduo a la enseñanza de los apóstoles. ¿Para qué, si ya habían creído en Cristo? Para que la Palabra crezca en nosotros. Para que Cristo reine en todas las áreas de nuestra vida.

Caminar en comunidad

Cinco sugerencias sobre nuestro caminar como creyentes, convocados por el amor de Cristo:

1. Es de verdad necesario que cada uno se conozca a sí mismo: es una gracia que hay que pedir ante todo para corregirnos de lo que no vemos

2. Llegamos a conocernos mejor en comunidad porque los defectos de mi prójimo rozan mis propios defectos.

3. Parte de conocerse es poder abrirse a los dones que no hemos visto, y que Dios ya nos ha dado o quiere darnos según su generosidad y su plan para nosotros.

4. Cada persona es una historia preciosa ante los ojos de Dios.

5. Somos miembros los unos de los otros, y de hecho considerar superiores a los demás, por la rpesencia de Cristo Señor en nuestros hermanos.

LA GRACIA del Martes 5 de Abril de 2016

La Iglesia fundada en el amor de Cristo y alimentada por el Espíritu Santo ha de llegar a ser lugar de acogida, misericordia, crecimiento, unidad, labor misionera, entrega confiada.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Vida Consagrada en América Latina, 3 de 5: Nuestras comunidades, de cara al futuro

[Vida Consagrada en América Latina – Encuentro de Formación Permanente en la Arquidiócesis de Lima, en Enero de 2016.]

Tema 3 de 5: Nuestras comunidades, de cara al futuro

Preliminares

* Presupuesto bíblico: El camino de Abraham.

* Presupuesto cristológico: El Señor como “tesoro compartido,” criterio fundamental, fuente perpetua de caridad y de vida.

* Presupuesto antropológico: nivel de interacción y nivel de institucionalidad.

* Presupuesto hermenéutico: nuestro tiempo exige transparencia; es funcional, directa, escéptica, iconoclasta.

* Presupuesto de realidad: no todo lo que es será: en términos de comunidades, apostolados, obras y “experimentos”

Prospectiva

* Tendrán más vida las comunidades más vigorosas desde el punto de vista institucional.

* Nuestras instituciones serán atacadas de diversos modos: difamación, calumnia, prejuicio, persecución, asfixia legal o financiera.

* Nuestras comunidades e instituciones desangran su koinonía de varios modos: mala teología, confusa espiritualidad, individualismo y “carrierismo;” idolatrías de dinero o poder, afectos centrífugos,

* Tendrán real vigor aquellas instituciones que impregnan de un mismo lenguaje y un mismo ethos todas sus instancias y niveles.

Opciones

* Cada persona es una historia de amor y salvación.

* Conocimiento de sí mismo y particularmente: heridas, vacíos, descompensaciones, etapas pendientes, preguntas pendientes.

* Sabiduría para redescubrir la liturgia como fuente vital.

* Balance entre el don único de la persona y la estabilidad del don carismático.

* Liderazgo robusto pero no autoritario.

* Acogida gozosa de la sobriedad y la austeridad como fuentes de libertad interior.

* No bastan los “valores.” Es indispensable la proclamación descarada de Cristo, las cruz y el Evangelio.

Síntesis de teología de la Vida Consagrada, 4 de 4: Vida común

[Curso ofrecido a las Monjas Dominicas del Monasterio de la Madre de Dios, en Baeron, Jenchen, Corea del Sur. Cada predicación fue traducida del español al coreano frase por frase, lo cual da un ritmo diferente a esta serie.]

Tema 4 de 4: Vida común

* Si una persona lleva una gran espiritualidad y se niega siempre a enseñar a otros, es muy posible que este faltando al amor al prójimo. Podríamos decir que el mismo éxito de la vida espiritual en soledad, fue conduciendo a la vida en comunidad.

* Existen ciertos peligros de la vida en soledad:

– Se cae en el capricho
– Falta de obediencia
– Se pierde la capacidad de escucha, cayendo en la obstinación
– Es difícil ejercitarse en la misericordia y la paciencia

* Es comprensible que algunos santos empezaron a optar por una vida cenobítica (vida en comunidad); en la cual, sin embargo, también existen peligros como son:

– La tendencia a la mediocridad
– La acumulación de bienes
– Amnesia de servir a Cristo
– Las divisiones en las comunidades debido a las antipatías.

* La única razón por la que las comunidades están juntas es por Cristo.

* A medida que conozco de las personas, conozco también de su historia, sus luchas y sus aciertos, sus caídas y trabajos, para reconocer que Dios ha venido obrando en él/ella.

* Ver a Cristo en mi hermano, no es enmascararlo con un rosto de Cristo, sino ver la obra que Cristo ha hecho en su vida.

Comunismo, comunión y comunidad

[Predicación en Radio Betania de Santa Cruz, Bolivia.]

* ¿Hay una relación real entre los textos de Hechos 2 que nos describen una comunidad donde todo se comparte, y el comunismo como sistema político? En un plano exterior y superficial parece que sí precisamente porque el compartir de bienes hace que no haya propiamente diferencias de clase. pero hay una realidad más profunda.

* Lo que propone el comunismo es un proceso que empieza por una siembra de odio hacia la clase social poseedora de los bienes de producción. Y la siembra de odio produce espirales de envidia, intriga y violencia. Además, el decapitar un sistema social simplemente produce nuevas élites con nuevos privilegios.

* La comunión que propone la Escritura es otra. Parte de un tesoro grande que compartimos, que no es otro que Cristo mismo, que se ofreció a sí mismo por nuestra redención. Y quien comparte lo mayor no encuentra resistencia para compartir lo menor.