Una meditación sobre la generosidad

Todos y en toda circunstancia estamos llamados a la generosidad: con nuestra fortaleza para servir; o con nuestra fragilidad, para dar a Cristo el tributo de nuestra confianza y unirnos a su pasión redentora.