LA GRACIA del Jueves 09 de Agosto de 2012

Cuanto más profunda es la denuncia, más profunda es la raíz de la esperanza.