LA GRACIA del Jueves 18 de Agosto de 2011

El Reino llega como por etapas: primero hay una invitación; luego una puerta amplia donde todos parece que caben, y finalmente una depuración o purificación.