[Volver al inicio]

Suscribirse al Boletín diario "Alimento del Alma" -> Haz clic aquí :-)
MENU
PARA HOY:

Inicio
EVANGELIZACION BASICA - El ABC de tu Fe Cristiana
Hacer una donación
Lectura Espiritual
Laudes - Oración de la mañana
Vísperas - Oración de la tarde
Completas - Oración de la noche
Rosario de las Semanas
Homilía de hoy
Diario
Estamos en Youtube!
Estamos en Instagram!
Estamos en SoundCloud!
Estamos en Facebook!
Estamos en Twitter!
ESCUCHAR:

Homilía de hoy
Ultimas 15 Homilías
Conferencias en Spreaker
LEER:

Lecturas de la Misa de Hoy
La homilía de Hoy
Otras homilías
Boletines Anteriores
Alimento del Alma
Rosario de las Semanas
Imprenta (PDF)
Preguntas y Respuestas
Chiste de Hoy
VER:

Foto del Dia
Video del Dia
Canal en Youtube
CONOCER:

Padres Dominicos
Santuario Mariano Nacional
Quién es Fray Nelson Medina
PARTICIPAR:

Boletín Diario
¡Apoyar esta obra!
Wiki -
Transcripciones
Esta es tu casa!

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

Derechos Reservados © 1997-2020

La reproduccion de estos textos y archivos de audio, para uso privado o publico,
esta permitida, aunque solamente sin fines de lucro y citando la fuente:
http://fraynelson.com/homilias.html.

< Enero 2020 >
 Dom  Lun  Mar  Mié  Jue  Vie  Sáb 
   
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
* El tiempo es de Dios *
[Volver al mes actual]

Jueves, Enero 30 de 2020

[Lectio Divina] [Laudes] [Vísperas] [Completas]

Sobre las fechas y horas de publicación de estas oraciones mira aquí

Ten presente en tus intenciones de este día:

Haz click en los nombres para ver más información:

Santa Martina, Virgen y Mártir (santo)

Myriam de Santiago (cumple)

Angela María Jiménez García (cumple)

Dunia Espinoza y Luis Jiménez (matri)

Biata (difuntos)

Teresa Pagliaro de Sanabria (difuntos)

Tiempo Ordinario, Año Par,
Semana No. 3, Jueves


Lecturas del Día

Lectura:

Haz click en la referencia bíblica:

1a.

¿Quién soy yo, mi Señor, y qué es mi familia? (2 Samuel 7,18-19.24-29)

Salmo

El Señor Dios le dará el trono de David, su padre. (Salmo 131)

Evangelio

El candil se trae para ponerlo en el candelero. La medida que uséis la usarán con vosotros (Marcos 4,21-25)


Homilías de viva voz

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

2002/01/31


"Tus Palabras, Señor, son de fiar".
8 min. 42 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

2

2014/01/30


Dios supera con su bondad todo lo que podemos imaginar: nuestra confianza se ve multiplicada por su misericordia y poder.
4 min. 36 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

3

2014/01/30


Ejemplo explicado de cómo la interpretación de una simple conjunción puede abrir o cerrar el sentido de un texto bíblico.
13 min. 54 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

4

2020/01/30


Por un lado el Evangelio nos da libertad y por otro nos hace coparticipes para empujar la historia hacia su desenlace en Cristo, al avance de la gracia en el mundo entero.
7 min. 10 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas! ¡La gloria sea para Dios!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. El juramento de Dios a David

1.1 David tenía conciencia de lo que significa que Dios jure una cosa. La palabra humana va y viene. La palabra divina permanece para siempre. Cuando Natán comunicó a David estas palabras y esta visión, el Rey David se presentó ante el Señor y le dijo: "¿Quién soy yo mi Dios y Señor y qué méritos tiene mi familia para que me hayas hecho llegar hasta aquí? Y por si fuera poco, mi Dios y Señor también te has referido a la descendencia de tu siervo para un futuro lejano, mientras dure la humanidad, mi Dios y Señor."

1.2 Esta es la fidelidad divina, porque del linaje de David, como lo explican muy bien los evangelios, proviene Jesucristo nuestro Señor. La gran fidelidad de Dios, el lazo definitivo e indestructible entre Dios y los hombres es precisamente el misterio de la encarnación de Cristo y la efusión de su sangre en la cruz. Ese es el fin definitivo de Dios. Ese es el juramento definitivo de Dios. El juramento a David mira hacia esa otra palabra, rubricada en Sangre, por la que el mismo Dios se ha declarado para siempre en favor de nosotros los hombres.

2. No somos esotéricos

2.1 El evangelio de hoy, en su brevedad, trae dos temas: primero, el carácter de la enseñanza de Cristo; segundo, una advertencia sobre nuestro modo de medir a los demás.

2.2 Lo oculto saldrá a luz. Nuestra religión no es ocultista ni se goza en lo oculto. Esto viene bien recordarlo en una época en que los saberes escondidos, esotéricos y ocultos gozan de lamentable popularidad. Aunque el mundo entero busque enseñanzas "milenarias", ritos "

2.3 Alguien podrá objetar diciendo que son muchos los misterios inescrutables de la fe cristiana. Mas hemos de entender que un misterio no es algo que no puede ser pensado sino algo que es inagotable para nuestro pensamiento. No es, por ejemplo, que uno no pueda reflexionar en la grandeza del misterio de Cristo en la Santísima Eucaristía, sino que entendemos que hay ahí una fuente infinita de sabiduría y de amor que se hunde en el infinito mar de luz que es Dios mismo. No hay aquí nada esotérico, pues el Dios que ha querido revelarse no ha cambiado su opinión pretendiendo ahora que no le conozcamos.

3. Te medirán con tu medida

3.1 El segundo tema del evangelio es aquello de la medida. Seremos medidos con nuestras mismas medidas. Una advertencia seria, si pensamos en lo duros que solemos ser para juzgar de los otros.

3.2 Puede iluminarnos en este sentido lo que dice el apóstol Santiago en otro lugar: "Hermanos, no habléis mal los unos de los otros. El que habla mal de un hermano o juzga a su hermano, habla mal de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres cumplidor de la ley, sino juez de ella" (St 4,11). El razonamiento del apóstol nos puede sonar extraño pero quizá podemos entenderlo mejor si miramos las cosas de esta manera: cuando haces lo que se te ha dicho que no hagas te sitúas por encima de la autoridad de quien te mandó que no lo hicieras. Esto es lo que él llama "juzgar la ley", cosa que en últimas significa conculcar la potestad del Autor de la ley.

3.3 Algo así podemos aprender del evangelio de hoy: al juzgar al hermano tomo el lugar de Dios o por lo menos pretendo que Dios piense y obre como yo. Cuando hago a Dios a mi medida lo menos que puedo esperar es que ese nuevo "dios" obre también conmigo como yo pretendo que obre con los demás. Por eso Jesús nos advierte que tal proceder es inicuo y sólo acarrea nuestra propia ruina.


[volver arriba]


[Volver a la versión anterior] [Buscar otra Homilía]

-Fr. Nelson Medina, OP

Google Groups
Suscríbete gratis a mi Boletín de Evangelización Católica
Email:


LO ULTIMO: