Loading

MENU
PARA HOY:

Inicio
EVANGELIZACION BASICA - El ABC de tu Fe Cristiana
Hacer una donación
Lectura Espiritual
Laudes - Oración de la mañana
Vísperas - Oración de la tarde
Completas - Oración de la noche
Rosario de las Semanas
Homilía de hoy
Diario
Estamos en Youtube!
Estamos en Instagram!
Estamos en SoundCloud!
Estamos en Facebook!
Estamos en Twitter!
ESCUCHAR:

Homilía de hoy
Ultimas 15 Homilías
Conferencias en Spreaker
LEER:

Lecturas de la Misa de Hoy
La homilía de Hoy
Otras homilías
Boletines Anteriores
Alimento del Alma
Rosario de las Semanas
Imprenta (PDF)
Preguntas y Respuestas
Chiste de Hoy
VER:

Foto del Dia
Video del Dia
Canal en Youtube
CONOCER:

Padres Dominicos
Santuario Mariano Nacional
Quién es Fray Nelson Medina
PARTICIPAR:

Boletín Diario
¡Apoyar esta obra!
Wiki -
Transcripciones
Esta es tu casa!

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

Derechos Reservados © 1997-2018

La reproduccion de estos textos y archivos de audio, para uso privado o publico,
esta permitida, aunque solamente sin fines de lucro y citando la fuente:
http://fraynelson.com/homilias.html.

< Noviembre 2018 >
 Dom  Lun  Mar  Mié  Jue  Vie  Sáb 
    
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
Fecha actual
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
* El tiempo es de Dios *
[Volver al mes actual]

Martes, Noviembre 6 de 2018

[Lectio Divina] [Laudes] [Vísperas] [Completas]

Sobre las fechas y horas de publicación de estas oraciones mira aquí

Ten presente en tus intenciones de este día:

Haz click en los nombres para ver más información:

San Alejandro de Sauli, Obispo (santo)

Stephanie Siefken (cumple)

Sophie Charveron (cumple)

Mauricio Larrañaga (cumple)

Jaruwan Pokavanich (cumple)

César Castillo (cumple)

Sor Lucero (cumple)

María José (cumple)

Verónica Pardo Pulido (cumple)

Jorge Luis Jiménez Bula (bautismo)

Comunidad católica carismática Génesis minuto de Dios (comunidad)

Mario y Dalila Maltez (matri)

Padre Adrián Torres (orden)

José Heriberto Arenas Murillo (difuntos)

María de la Luz García (difuntos)

Isabel Brieva de Bossa (difuntos)


Para esta fecha hay 2 posibles celebraciones litúrgicas.
Haz click en el número para ir al esquema correspondiente:

Esquema: 1 2


Esquema No. 1

Tiempo Ordinario, Año Par,
Semana No. 31, Martes


Lecturas del Día

Lectura:

Haz click en la referencia bíblica:

1a.

Se rebajó, por eso Dios lo levantó (Filipenses 2, 5-11)

Salmo

El Señor es mi alabanza en la gran asamblea. (Salmo 21)

Evangelio

Sal por los caminos y senderos e insísteles hasta que entren y se me llene la casa (Lucas 14, 15-24)


Homilías de viva voz

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

2002/11/05


¿Por qué Cristo es la buena noticia para los pobres y excluidos?
6 min. 42 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

2

2002/11/05


El amor de Cristo por nosotros siempre sale victorioso.
12 min. 6 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

3

2012/11/06


Cuidado con descuidar los tesoros de Dios: tendrás que verlos florecer en otras partes.
4 min. 59 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

4

2014/11/04


Meditación sobre el abajamiento de Cristo en su sacrificio de amor en la Cruz.
5 min. 2 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

5

2018/11/06


Olvídate de las excusas y justificaciones porque no hay nada que Dios ignore y porque no hay ninguna imagen que puedas presentar a quien te conoce realmente.
4 min. 59 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas!
O lee algunos testimonios
de lo que mi Dios está haciendo a través de nuestra página. ¡Gloria a su Nombre!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. El gran himno a la humildad de Cristo

1.1 Hoy estamos ante un texto precioso entre todos: el gran himno a la humildad de Cristo, que san Pablo nos ofrece en su carta a los filipenses. En este texto se entrelazan de modo misterioso, pero inseparable, el pecado, que engendra violencia y termina humillando al inocente, y la caridad, que engendra donación de sí mismo y termina volviéndose humildad sublime y también victoria admirable. Humildad, nacida de la caridad, que transforma a la humillación, nacida de la violencia, en fuente de gracia: este es el misterio que Pablo canta con palabras inmortales. Quizá las recibe de alguna comunidad cristiana de su tiempo.

1.2 La humillación se vuelve humildad. Es el amor quien lo ha hecho posible. Estábamos acostumbrados a que de la humillación nazca resentimiento, venganza, odio. Mas ahora nos volvemos a la Cruz de Cristo, y encontramos una humillación sin odio, sin venganza y sin resentimiento. Nuestra mente se confunde: ¿qué hay ahí? ¿Quién es ese que, humillado, no odia ni promete vengarse? No tiene el rostro vacío de la locura ni hay en su faz la inexpresividad propia del insensible. Sufre, no huye a la insensibilidad o a la enajenación, y sin embargo, no odia. Abraza en su silencio elocuente el misterio del mal que intenta aplastarlo. ¿Quién es? ¿Por qué hace eso?

1.3 La Cruz de Cristo, o mejor: Cristo en la Cruz revienta nuestros esquemas, desafía nuestra inteligencia, nos obliga a pensar de nuevo nuestras certezas sobre lo que es obvio, lógico o esperable en el ser humano. Cristo en la Cruz, es en primer lugar una inmensa pregunta, una gigantesca pregunta: ¿por qué? ¿Por qué el destino del inocente ha de ser la humillación? ¿Por qué el débil debe terminar triturado? ¿A quién sirve, a quién honra esa especie de ley que suprime la compasión y ensalza la rapiña? Y, en fin: ¿qué es más loco: padecer sin odio o lastimar sin razón? La locura de Cristo denuncia nuestras locuras, y su absurdo padecer acusa nuestro absurdo avasallar.

2. El humillado y los humillados

2.1 El evangelio de hoy trae nuevas paradojas y desafíos a nuestro sensato pensar y razonar. Tal vez la sublimidad del anonadamiento de Cristo nos cautiva a tal punto que perdemos de vista la relación que todo ello tiene con nosotros mismos y con la gente que nos rodea. Es aquí donde una corta narración nos presenta al mundo al revés: esta vez los excluidos han quedado incluidos, porque los que primero estaban incluidos se excluyeron a sí mismos.

2.2 Este relato, extraño pero maravillosamente fácil de fijar en nuestra memoria, tiene muchas aplicaciones: Israel era el primer invitado; en general, no creyó en el Mesías, entonces los gentiles tuvimos una ocasión de entrar al banquete. Otra aplicación: lo que dice Pablo a los corintios: "Considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; para que nadie se jacte delante de Dios" (1Co 1,26-29).

2.3 Otra aplicación: mientras yo me considero fuerte, creo que no necesito de Dios; si, por el contrario, descubro en qué soy lisiado, ciego o cojo, ese mismo descubrimiento es mi tarjeta de invitación. Y una última aplicación del mismo texto: la sociedad en que vivo privilegia a unos y excluye a otros. Incluso desde el punto de vista de la fe y las costumbres. ¿Coiniceden esos juicios nuestros con la mirada de Dios? Tal vez no. Aunque, ¡cuidado!: pensar que todo juicio es farisaico también es un modo de excluir...

3. La humildad de la Cruz y la humildad de la Hostia

3.1. La Cruz y los pobres, o nuestras pobrezas son entonces dos expresiones de un mismo misterio, que en últimes alude al modo paradójico que Dios halló en su sabiduría para vencer nuestra necedad con su amor excesivo y con el derroche de su misericordia incomparable. Hay otro lugar, otro escenario, en que ese mismo exceso se hace presente y eficaz ante nosotros: la Eucaristía.

3.2. La Divina Eucaristía es absurdamente pequeña y pobre; parece inútil e ineficaz; muchos desprecian su misterio, muchos maltratan su pureza, muchos se burlan de su significado. Es decir: tiene todas las señas de Cristo en la Cruz, y tiene el mismo aspecto de los pobres de nuestras calles, caminos y veredas.

3.3 En la Hostia Santa se unen nuestra debilidad y la debilidad de Dios, que es amar. En Ella se encuentran nuestras llagas que sangran, y la sangre de Cristo que cura. Por Ella se oyen nuestros lamentos en el Cielo y las bendiciones de Dios en la tierra.


[volver arriba]


Esquema No. 2

Noviembre 6
Mártires en el Extremo Oriente OP
[En la Orden de Predicadores]


Lecturas del Día

Lectura:

Haz click en la referencia bíblica:

1a.

Estamos dispuestos a morir, antes que quebrantar las leyes de nuestros padres (Macabeos 7, 1-2.9-14)

Salmo

Señor, guíame con tu justicia. (Salmo 5)

Evangelio

Si me han perseguido a mí, también a ustedes los perseguirán (Juan 15,18-21)


Homilías de viva voz

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

1995/11/06


Mártires de la Orden Dominicana del Extremo Oriente.
15 min. 39 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas!
O lee algunos testimonios
de lo que mi Dios está haciendo a través de nuestra página. ¡Gloria a su Nombre!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. Sus rostros sólo brillan en el Cielo

1.1 Recientemente pude visitar el Estudiantado de la Provincia Dominicana del Rosario, es decir, el lugar donde los jóvenes frailes de esta Provincia se forman para el sacerdocio. En la capilla hay una serie de hermosos cuadros en memoria de ocho de los primeros dominicos que fueron al Oriente para predicar a Cristo, y que dieron su vida por esa causa.

1.2 Lo interesante en esos cuadros es que los rostros son ficticios, es decir, provienen de la imaginación del pintor o de modelos de otro tiempo. Los rostros auténticos de esos mártires, sus ojos anhelantes de ver al Cristo por el que murieron, sus sonrisas cuando ya se acercaba la hora de la victoria... eso no lo vimos, no hay fotos, no hay retratos de aquel tiempo. Esas imágenes quedaron reservadas para el Cielo.

2. El emperador no se alegra con la buena nueva

2.1 Si miramos la historia de la Iglesia, desde sus comienzos, vemos que el martirio ha sido una constante en una proporción muy alta de casos, cuando se trata de la primera llegada del Evangelio a una tierra o dominio particular. "El emperador no se alegra con la buena nueva," es el título común que podríamos dar a esos relatos que nos sorprenden doblemente: por la crueldad de los verdugos y por el valor de los ejecutados.

2.2 El emperador no se alegra con la buena nueva: así sucedió ya para Herodes, que vio en Cristo una amenaza; volvió a suceder a los jefes saduceos, que vieron en el Nazareno la pésima noticia del final de sus prerrogativas y abusos. Nerón, Diocleciano, Decio y otros entre los romanos, vieron con una mezcla de desprecio, temor e indignación el surgimiento del cristianismo en sus dominios. Historias parecidas se vieron en Oriente, cuando los jefes supremos sintieron, una vez más, que si admitían el Reino de Dios, quien iba a reinar era Dios, y no ellos.

3. Predicar "hasta la muerte"

3.1 Cuando hacemos profesión religiosa definitiva la llamamos "solemne," y en la ceremonia respectiva decimos profesar "hasta la muerte." Ya que somos frailes predicadores, parece que debemos entender también que nuestra profesión implica predicar hasta la muerte. No es cosa de una homilía, ni de un horario, ni del tiempo antes de retirarse y jubilarse.

3.2 Predicar hasta la muerte es, en el caso de los mártires, llegar hasta el extremo de predicar con la muerte misma. Jesús al morir hizo su más perfecto sermón, no sólo por las palabras que conservamos de sus horas finales, sino sobre todo por la elocuencia de un amor que se da sin reservas. Algo semejante hacen los mártires, y su palabra cala con una profundidad inmensa en el alma de los pueblos a los que han servido y amado como Cristo amó, "hasta el extremo."


[volver arriba]


* Si quieres acceder a los archivos de Real Audio
que estén disponibles, haz click aquí. *

[Volver a la versión anterior] [Buscar otra Homilía]

-Fr. Nelson Medina, OP

Google Groups
Suscríbete gratis a mi Boletín de Evangelización Católica
Email:


LO ULTIMO: