A la puerta del 2010

Una expresión que fue común en español y que se conserva en algunos documentos eclesiales de cierta solemnidad es aquella que habla de “el Año del Señor.” Es una manera de destacar que el tiempo es de Dios, y también un modo de declarar que, desde que Dios asumió nuestra carne, la historia humana ha sido dividida en dos. Cada vez que decimos un número, como 2009 o 2010, estamos aludiendo a este hecho único, maravilloso: Dios se hizo hombre.

Continúa leyendo A la puerta del 2010