2009

El Espiritu, el Agua y la Sangre

Originalmente esta fue una homilía (¡de una hora de duración!), predicada en la Parroquia de N. S. de Fátima en Quito, el viernes después de Epifanía. Sobre la base del texto de san Juan sobre los “tres testigos” sigue una exposición de cómo el testimonio de Dios vence sobre las voces engañosas del demonio, el mundo y la carne.

Orar como Hijos

El solo asomarnos a la realidad más preciosa de nuestra fe, que somos hijos de Dios, produce inmensa alegría, y una esperanza irresistible y contagiosa. Esta alabanza incluye oraciones en lenguas, y tuvo lugar en el grupo “Jesús, mi Divino Redentor.”

Con Espiritu de Hijos

El capítulo primero de la Carta a los Efesios contiene un himno precioso al plan de Dios. De él aprendemos cuánto significa llamarnos y ser hijos de Dios. El versículo clave en esta meditación es Efesios 1,5.