Para aprender a discernir como católicos en asuntos de economía y finanzas

“Las cuestiones económicas y financieras, nunca como hoy, atraen nuestra atención, debido a la creciente influencia de los mercados sobre el bienestar material de la mayor parte de la humanidad. Esto exige, por un lado, una regulación adecuada de sus dinámicas y, por otro, un fundamento ético claro, que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana de relaciones que los mecanismos económicos, por sí solos, no pueden producir. Muchos demandan hoy esa fundación ética y en particular los que operan en el sistema económico-financiero. Precisamente en este contexto se manifiesta el vínculo necesario entre el conocimiento técnico y la sabiduría humana, sin el cual todo acto humano termina deteriorándose y con el que, por el contrario, puede progresar en el camino de la prosperidad para el hombre que sea real e integral…”

Haz clic aquí!

Incitación al odio o Discurso de Odio: Herramientas “legales” para censurar y crear presuntas víctimas

“Se ha convertido en un arma de todo aquel que no resiste una concepción diferente a la que se tiene. Es un elemento usado para coartar opiniones simplemente porque no les gusta y las tacha desde su única y propia percepción como ofensiva u odiosa y por consiguiente debe ser obligatoriamente silenciada, y eso es totalitarismo que no concuerda con la democracia en ningún sentido…”

Haz clic aquí!

Doce principios para vivir el evangelio en la sociedad actual

Principio de complejidad: No hay una receta única para apresurar la llegada del Reino de Dios.

Principio de formación permanente: Absolutizar el aquí y el ahora es obrar como enemigo de sí mismo

Principio de discernimiento: A cada decisión le debe preceder una pregunta: ¿Cuál es la puerta?

Principio de santidad personal y comunitaria: Solo unidos a Dios avanza la Historia a su fin propio.

Principio de la santa astucia: Hemos de ser hábiles para desenmascarar sin amargura y para lograr que el bien sea tan atractivo como sea posible.

Principio de proporción temporal: Así como cosechamos de lo que otros sembraron, hemos de sembrar sabiendo que otros cosecharán.

Principio de doble pertenencia y doble excelencia: Las razones del laico deben ser capaces de dialogar con todos pero sus motivaciones y metas no brotan de todos sino de Aquel que está por encima de todos.

Principio de genuina fortaleza: Toda élite es frágil y será reemplazada por otra élite. La fuerza está en la base.

Principio de austeridad: La libertad del corazón se encarna en sobriedad y generosidad.

Principio de misericordia: La calidad de una civilización se mide por la manera como trata a los más débiles.

Principio de comunicación independiente: La comunicación interna y el rostro público de los cristianos no pueden quedar en manos de los no creyentes. Atención a la “guerra semántica.”

Principio de trascendencia infinita: La meta es que Dios sea todo en todos.

Play