[Volver al inicio]

Suscribirse al Boletín diario "Alimento del Alma" -> Haz clic aquí :-)
MENU
PARA HOY:

Inicio
EVANGELIZACION BASICA - El ABC de tu Fe Cristiana
Hacer una donación
Lectura Espiritual
Laudes - Oración de la mañana
Vísperas - Oración de la tarde
Completas - Oración de la noche
Rosario de las Semanas
Homilía de hoy
Diario
Estamos en Youtube!
Estamos en Instagram!
Estamos en SoundCloud!
Estamos en Facebook!
Estamos en Twitter!
ESCUCHAR:

Homilía de hoy
Ultimas 15 Homilías
Conferencias en Spreaker
LEER:

Lecturas de la Misa de Hoy
La homilía de Hoy
Otras homilías
Boletines Anteriores
Alimento del Alma
Rosario de las Semanas
Imprenta (PDF)
Preguntas y Respuestas
Chiste de Hoy
VER:

Foto del Dia
Video del Dia
Canal en Youtube
CONOCER:

Padres Dominicos
Santuario Mariano Nacional
Quién es Fray Nelson Medina
PARTICIPAR:

Boletín Diario
¡Apoyar esta obra!
Wiki -
Transcripciones
Esta es tu casa!

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

Derechos Reservados © 1997-2020

La reproduccion de estos textos y archivos de audio, para uso privado o publico,
esta permitida, aunque solamente sin fines de lucro y citando la fuente:
http://fraynelson.com/homilias.html.

< Marzo 2020 >
 Dom  Lun  Mar  Mié  Jue  Vie  Sáb 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Fecha actual
* El tiempo es de Dios *
[Volver al mes actual]

Domingo, Marzo 15 de 2020

[Lectio Divina] [Laudes] [Vísperas] [Completas]

Sobre las fechas y horas de publicación de estas oraciones mira aquí

Ten presente en tus intenciones de este día:

Haz click en los nombres para ver más información:

Santa Luisa de Marillac (santo)

Valentina Olaya (cumple)

Alberto Montenegro (cumple)

Elizabeth Benavides de Sandoval (cumple)

Fr Juan Pablo Romero (cumple)

Pilar Parra (cumple)

María Elena Revollo Castaño (cumple)

Padre Maxwell Martínez (cumple)

Mario Anibal Plazas (cumple)

Roxana Castillo (cumple)

Pablo Victorino (cumple)

Concha y Jaime Alberto Munevar Fonseca (matri)

Germán Salgar y Marina Espinosa (matri)

Paola Benavides y José Luis Alvarez (matri)

Oscar y Lidia (matri)

Padre Felipe Plascencia B. (orden)

Alicia Sánchez de Avendaño (difuntos)

Martha Leon de Cardenas (difuntos)

Ciclo A, Tiempo de Cuaresma,
Domingo de la Semana No. 3


Lecturas del Día

Lectura:

Haz click en la referencia bíblica:

1a.

Danos agua de beber (Éxodo 17,3-7)

Salmo

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: "No endurezcáis vuestro corazón." (Salmo 94)

2a.

El amor ha sido derramado en nosotros con el Espíritu que se nos ha dado (Romanos 5, 1-2.5-8)

Evangelio

Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna (Juan 4,5-42)


Homilías de viva voz

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

1996/03/10


Jesús es capaz de crear fuentes de Espíritu, para que nunca mas tengamos sed.
10 min. 17 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

2

1999/03/07


En el desierto de la Cuaresma podemos sacar con la ayuda de Dios, un surtidor de agua, para no mendigar poquitos de alegría y de amor.
9 min. 30 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

3

2001/03/18


Dios trae torrentes de agua viva a los corazones resecos.
7 min. 22 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

4

2002/03/03


Encontrarnos con Cristo.
21 min. 41 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

5

2011/03/27


La sed material del pueblo le lleva a dudar de Dios. La sed de sentido y de amor queda en cambio saciada por la abundancia desbordante del Espíritu, según san Pablo. Pero es solamente Cristo el que puede colmar toda sed abriendo nuestra mente a la verdad y nuestro corazón a su amor.
4 min. 26 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

6

2011/03/27


No endurezcais vuestro corazon. La dureza de la vida se vuelve dureza del entendimiento y sordera del corazón. El poder del Señor, su cayado, quebranta la vida para renovarla.
27 min. 7 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

7

2011/03/27


El corazón de la samaritana es hábil para protegerse y para huir; pero el amor de Cristo marcará un antes y un después en la vida de ella.
19 min. 16 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

8

2014/03/23


Las lecturas de los domingos III a V de Cuaresma, en el Ciclo A, tienen una gran utilidad catecumenal para que valoremos nuestro bautismo.
5 min. 59 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

9

2014/03/23


El encuentro entre Cristo y la samaritana es signo de cuál es su misión y en qué consiste nuestra fe.
5 min. 37 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

10

2017/03/19


La Cuaresma es un itinerario de encuentro con la verdad de Cristo, haciendo que por la fuerza de su amor deje mi idolatría y sane mis frustraciones, errores y caídas.
5 min. 51 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

11

2017/03/19


El cayado de Cristo es su Cruz, y el poder de su Cruz es el compasivo amor con que nos ha buscado y encontrado. Tocados por ese amor, encontramos el agua de vida, que sacia verdaderamente la sed profunda del corazón humano.
25 min. 42 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

12

2020/03/15


Centra tu mirada, confianza y amor en Jesús pues solo Él sacia tu sed, porqué solo Él puede darte la luz que necesitas y porque solo Él le da vida a tu vida.
6 min. 29 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

13

2020/03/15


Así se rompe la dureza del corazón humano
25 min. 29 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

14

2020/03/15


Cristo te da la sed y luego te concede el agua de vida
18 min. 8 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publícalo en Facebook! Cuéntalo en Twitter!

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas! ¡La gloria sea para Dios!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. La sed...

1.1 Hay un denominador común en las lecturas de este domingo: la sed. Ello encaja con el acento "bautismal" que es propio de este Ciclo A de lecturas, y que se irá acentuando con los textos del evangelio de Juan que nos guiarán hasta el final de la Cuaresma. propósito de hoy: admirar más y más el poder del agua que nos regenera, agua que "salta hasta la vida eterna."

1.2 La Cuaresma, en efecto, puede ser vista como un camino de recuperación de la gracia bautismal. Es también como ir al desierto con el pueblo elegido que ha salido ya de Egipto pero aún no entra a la tierra prometida. Y es como estar con Jesús en aquel desierto al que fue conducido por el Espíritu Santo. Es normal que se sienta sed, y es bueno: porque esa sed nos conducirá al Manantial de la vida.

2. La rebeldía

2.1 El pueblo torturado por la sed no soportó más y terminó hablando mal de Dios y de Moisés, su enviado. Miremos atentamente qué les sucedió a ellos y veámonos quizá retratados en el proceso que hicieron y que les condujo a rebelarse contra Dios.

2.2 Ante todo, es explicable su disgusto, y muy humano: si hay una sensación poderosamente desagradable y agobiante es la sed. Pero sobre la base de esa sensación no hay una reacción predeterminada. Es posible sufrir y confiar o sufrir y ya no confiar. Es posible hacer del dolor del desierto un camino que nos une más a Dios y que nos une también entre nosotros mismos, o un camino que nos aparte de Dios y de los hermanos. Finalmente la decisión no la toman las circunstancias: la tomamos nosotros.

2.3 Observemos, aún más, que el dolor nos obliga a hacer una pregunta. En el caso de los israelitas la pregunta era: ¿Con qué propósito nos sacó Dios de la esclavitud? Esa pregunta se convierte en rebeldía cuando se presupone que Dios no es de fiar. En este caso la interrogante se vuelve lo que hemos oído: "¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?" Hablando así, el hombre renuncia a apoyarse en Dios sin tampoco encontrar otro apoyo, porque no lo hay. De este modo, la rebeldía se vuelve suicidio, apelación a la nada. Perder a Dios, aunque sea sobre la base "razonable" del dolor, es perderlo TODO.

3. Si conocieras el don de Dios

3.1 Una de las tragedias del dolor es que nos enceguece porque nos obliga a mirarlo a él, a concentrar nuestra atención en él. Incluso en cosas tan elementales como puede ser un dolor de muela experimentamos que sentir sufrimiento es algo que encadena nuestra atención y casi nos obliga a agacharnos y dejar de lado nada que no sea que estamos sufriendo. Lo mismo vale, y con más razón, para dolores que son más continuos y profundos, como es el dolor de la soledad, el de un duelo o el de un fracaso.

3.2 Aturdidos por la pena o el fracaso deberíamos sin embargo escuchar lo que Jesús tenía para decirle a la mujer samaritana, que llevaba su propia y pesada carga de vacío afectivo y existencial: "si conocieras el don de Dios..." Admiremos la delicadeza de esta invitación y la profundidad de las palabras que invitan a buscar el pozo de aguas verdaderas.

3.3 La samaritana intentaba huir de las preguntas de Cristo. Cambiaba de tema, procuraba ocultar su verdadero problema, que finalmente quedó a la luz cuando Jesús le habló del marido, porque precisamente ella no lo tenía aunque lo había querido tener. Conduciéndola a su verdad, el Señor la llevó a descubrir su necesidad, su sed, y a través de ella, la gracia de un agua de vida, agua que sacia y no engaña.


[volver arriba]


[Volver a la versión anterior] [Buscar otra Homilía]

-Fr. Nelson Medina, OP

Google Groups
Suscríbete gratis a mi Boletín de Evangelización Católica
Email:


LO ULTIMO: