Loading

MENU
PARA HOY:

Inicio
EVANGELIZACION BASICA - El ABC de tu Fe Cristiana
Hacer una donación
Lectura Espiritual
Laudes - Oración de la mañana
Vísperas - Oración de la tarde
Completas - Oración de la noche
Rosario de las Semanas
Homilía de hoy
Diario
Estamos en Youtube!
Estamos en Instagram!
Estamos en SoundCloud!
Estamos en Facebook!
Estamos en Twitter!
ESCUCHAR:

Homilía de hoy
Ultimas 15 Homilías
Conferencias en Spreaker
LEER:

Lecturas de la Misa de Hoy
La homilía de Hoy
Otras homilías
Boletines Anteriores
Alimento del Alma
Rosario de las Semanas
Imprenta (PDF)
Preguntas y Respuestas
Chiste de Hoy
VER:

Foto del Dia
Video del Dia
Canal en Youtube
CONOCER:

Padres Dominicos
Santuario Mariano Nacional
Quién es Fray Nelson Medina
PARTICIPAR:

Boletín Diario
¡Apoyar esta obra!
Wiki -
Transcripciones
Esta es tu casa!

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

Derechos Reservados © 1997-2019

La reproducción de estos textos y archivos de audio, para uso privado o público,
está permitida, aunque solamente sin fines de lucro y citando la fuente:
http://fraynelson.com/homilias.html.

< Junio 2019 >
 Dom  Lun  Mar  Mié  Jue  Vie  Sáb 
      
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
* El tiempo es de Dios *
[Volver al mes actual]

Domingo, Junio 2 de 2019

Para tu oración en este día:

Clasificación del Evento

Referencia

- santo

Santos Marcelino y Pedro, Mártires

Marcelino y Pedro se encuentran entre los Santos romanos que se conmemoran diariamente en el canon de la Misa.

Marcelino era sacerdote en Roma durante el reinado de Diocleciano, mientras que Pedro, según se afirma, ejercía el exorcismo.

Uno de los relatos que habla de la "pasión" de estos Mártires, cuenta que fueron aprehendidos y arrojados a la prisión, donde mostraron un celo extraordinario en alentar a los fieles cautivos y catequizar a los paganos.

Marcelino y Pedro terminaron siendo condenados a muerte por el magistrado Sereno o Severo, quien ordenó que se les condujera en secreto a un bosque llamado Selva Negra, para que nadie supiera el lugar de su sepultura.

Allí, se les cortó la cabeza. Sin embargo, el secreto se divulgó, tal vez a través del mismo verdugo que posteriormente se convirtió al cristianismo.

Dos piadosas mujeres exhumaron los cadáveres y les dieron correcta sepultura en la catacumba de San Tiburcio, sobre la Vía Lavicana.

El emperador Constantino mandó edificar una Iglesia sobre la tumba de los Mártires, y en el año 827, el Papa Gregorio IV donó los restos de estos Santos a Eginhard, hombre de confianza de Carlomagno, para que las reliquias fueran veneradas.

Finalmente, los cuerpos descansaron en el Monasterio de Seligenstadt, a unos 22 kilómetros de Frankfurt. Durante esta traslación, cuentan algunos relatos, ocurrieron numerosos milagros.

- cumple

Jesús Cantillo
Los Angeles, California - Dios te siga colmando de su gracia, para seguir siendo de su presencia en este mundo. Te amo amor mio. Felicidades

- cumple

Fray Jorge Ferdinando Rodríguez Ruiz, O.P.
Colombia

- cumple

Sor Purísima Rubio
España

- cumple

Beatriz Satizabal
Bogota, Colombia

- cumple

Martha Pastrana
Bogotá D.C., Colombia - Que el Señor y la Santísima Virgen la llenen de bendiciones. Feliz cumpleaños.

- cumple

Analissia Cedeño
Panama - Contraloria

- cumple

Zlly Orozco
Bogotá, Colombia - Bendiciones

- cumple

Yolanda Martinez Oseguera
Monterrey, N.L. México - Yo misma me felicito por cumplir años y tener mis ojos en Dios, para resistir las caidas.

- cumple

Raúl Maldonado
Pcia. Roque Sáenz Peña-Chaco, Argentina (1971) - Doy gracias al Señor por este nuevo año de vida de mi hermano y clamo y ruego a nuestro Dios por la pronta y total recuperación de su enfermedad. Que Dios los bendiga a todos!!!!

- orden

Padre Adam José Kosla
Ordenación Sacerdotal. Tuchow, Polonia (1996)

- orden

Padre Nelson Rivera
Ordenación Sacerdotal. Worcester, Estados Unidos (2011) - Felicidades Padre Nelson, por su primer año como Sacerdote, Gracias por su humildad y sencillez. Que la Gracia de Dios y la fuerza del Espíritu Santo, lo acompañe siempre y lo mantenga con ese amor por Cristo para nos siga transmitiendo su mensaje. Dios lo Bendiga. Isis y Gilberto

- difuntos

Alberto Caycedo Caycedo
Ibagué, Colombia (2006) - Gracias Señor por mi papi, por sus enseñanzas y te ruego lo acojas en tu Reino lo mas pronto posible.

- difuntos

Nestor
Medellín, Colombia (2010) - Hace dos años que estás descansando en la paz del Señor, ruégale a Él por nosotros para cuando nos muramos, poder estar juntos alabando a el Señor.

Ciclo C, Solemnidad de la Ascensión del Señor


Lecturas del Día

Lectura

Texto:

1a.

Lo vieron levantarse (Hechos de los apóstoles 1, 1-11)

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios.

Una vez que comían juntos, les recomendó: "No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo."

Ellos lo rodearon preguntándole: "Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?"

Jesús contestó: "No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo."

Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndolo irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse."

Salmo

Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas. (Salmo 46)

Pueblos todos batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo; porque el Señor es sublime y terrible, emperador de toda la tierra. R.

Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas; tocad para Dios, tocad, tocad para nuestro Rey, tocad. R.

Porque Dios es el rey del mundo; tocad con maestría.

Dios reina sobre las naciones,

Dios se sienta en su trono sagrado. R.

2a.

Cristo ha entrado en el mismo cielo (Hebreos 9, 24-28; 10, 19-23)

Cristo ha entrado no en un santuario construido por hombres -imagen del auténtico-, sino en el mismo cielo, para ponerse ante Dios, intercediendo por nosotros.

Tampoco se ofrece a sí mismo muchas veces como el sumo sacerdote, que entraba en el santuario todos los años y ofrecía sangre ajena; si hubiese sido así, tendría que haber padecido muchas veces, desde el principio del mundo. De hecho, él se ha manifestado una sola vez, al final de la historia, para destruir el pecado con el sacrificio de sí mismo.

Por cuanto el destino de los hombres es morir una sola vez. Y después de la muerte, el juicio.

De la misma manera, Cristo se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos.

La segunda vez aparecerá, sin ninguna relación al pecado, a los que lo esperan, para salvarlos.

Hermanos, teniendo entrada libre al santuario, en virtud de la sangre de Jesús, contando con el camino nuevo y vivo que él ha inaugurado para nosotros a través de la cortina, o sea, de su carne, y teniendo un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero y llenos de fe, con el corazón purificado de mala conciencia y con el cuerpo lavado en agua pura.

Mantengámonos firmes en la esperanza que profesamos, porque es fiel quien hizo la promesa.

Evang.

Mientras los bendecía, iba subiendo al cielo (Lucas 24, 46-53)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.

Vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto."

Después los sacó hacia Betania y, levantando las manos, los bendijo.

Y mientras los bendecía se separó de ellos, subiendo hacia el cielo.

Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.


Homilías de viva voz...
[¿Qué necesito para escuchar?]

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

1998/05/24
8 min. 27 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

2

1998/05/24
11 min. 35 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

3

2001/05/27
32 min. 38 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

4

2010/05/16
28 min. 2 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

5

2013/05/12

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

6

2013/05/12

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

7

2013/05/12

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

8

2016/05/08

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

9

2016/05/08

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

10

2016/05/08

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

11

2019/06/02

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas!
O lee algunos testimonios
de lo que mi Dios está haciendo a través de nuestra página. ¡Gloria a su Nombre!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. Esperando la Promesa

1.1 Las palabras de Jesús en la primera lectura y en el evangelio de hoy son lo suficientemente enfáticas como para que descubramos en ellas la indicación de algo importante. Así lo ha entendido Lucas, para el cual Jerusalén es más que una ciudad. Por decirlo de algún modo es un "lugar teológico." En la visión de Lucas, todo el acontecer del Evangelio será como un eco de ondas concéntricas que parte de la Ciudad Santa y que va atravesando el espacio y el tiempo y llenándolo todo con su mensaje.

1.2 La promesa es el don del Espíritu Santo. La fiesta de hoy, sin embargo, no es Pentecostés, sino la Ascensión del Señor. Lo primero que aprendemos entonces es que hay una relación entre estas dos celebraciones: el ascenso de Cristo al Padre está relacionado de algún modo con el descenso del Espíritu Santo, que es "del Padre y del Hijo," como decimos en el Credo.

1.3 La Ascensión de Cristo es la manifestación clara de la gloria del Resucitado. La nube, más que un simple obstáculo visual, alude sensiblemente a tantas manifestaciones de Dios en el Antiguo Testamento en las que una nube mostró a la vez la cercanía y la distancia del Dios que obra en la Historia pero trasciende la Historia humana. Los ojos arrobados de los apóstoles nos dejan casi sentir la belleza del triunfo del Señor y nos invitan a estar ciertos sobre cuál es el destino de los que siguen las huellas del Crucificado.

2. ¿Dónde Estaba la Cruz?

2.1 La segunda lectura, de la Carta a los Hebreos, prolonga este tema en una clave nueva, muy propia de su estilo literario y teológico. Cristo es aquí el Sumo y Eterno Sacerdote y el punto es: ¿adónde se ofrece su sacrificio?

2.2 Nosotros difícilmente nos haríamos una pregunta así. Para nosotros la geografía del asunto es clara: el Señor murió a las afueras de Jerusalén, en un montículo que era conocido como el lugar de la calavera. La Carta a los Hebreos, sin embargo, descubre en todo ello un simbolismo muy intenso y evocador. Siendo un escrito dirigido a judíos convertidos que habían amado muy a fondo la liturgia del templo, esta Carta quiere exponer con sus símbolos y términos litúrgicos de qué manera el sacrificio de Cristo es superior a todo lo que sucedía en el templo material de Jerusalén.

2.3 En esa línea de pensamiento, la lectura de hoy nos habla de la Ascensión de Cristo como su supremo acto sacerdotal. No es el mismo hecho de la misma fecha de lo que narra Lucas. Se trata más bien del contenido teológico o el sentido profundo del hecho mismo de morir como Cristo murió.

2.4 El sacrificio de Jesús acontece no sólo en el borde de Jerusalén sino sobre todo en el borde de la Historia misma, es decir, se corresponde con aquella cortina o velo que separaba el lugar llamado "santo" del resto del templo. Al morir, Cristo atraviesa la cortina, porque su cuerpo mismo es traspasado, y así ofrece su sangre, más que en la Cruz, en el Cielo.

2.5 Este modo de hablar puede costarnos un poco al principio, pero una vez que nos vamos acostumbrando a su intensidad de significado nos permite asomarnos un poco a la grandeza del solemne amor que nos abrió las puertas del Cielo, a tan alto precio.


[volver arriba]


* Para escuchar los archivos de Real Audio necesitas tener instalado en tu computador el programa Real Player. Hay una versión gratuita aquí.

* Los errores en archivos para grabar son reportados automáticamente por el sistema. Disculpa cualquier inconveniente causado.

[Versión nueva de esta página] [Buscar otra Homilía]

-Fr. Nelson Medina, OP

Google Groups
Suscríbete gratis a mi Boletín de Evangelización Católica
Email:


LO ULTIMO: