ROSARIO de las Semanas 20201118

#RosarioFrayNelson para el Miércoles:
Contemplamos los Misterios de la Infancia de Jesús

Usamos esta versión de las oraciones.

  1. En el primer misterio de la infancia contemplamos la Anunciación a María Santísima y la Encarnación del Hijo de Dios.
  2. En el segundo misterio de la infancia contemplamos la visita de la Virgen Madre a su pariente Isabel.
  3. En el tercer misterio de la infancia contemplamos el sufrimiento que pasó San José, y la fe amorosa que tuvo.
  4. En el cuarto misterio de la infancia contemplamos el Nacimiento del Hijo de Dios en el humilde portal de Belén.
  5. En el quinto misterio de la infancia contemplamos la Epifanía: Jesús es luz para las naciones, y así es adorado por unos magos venidos de Oriente.
  6. En el sexto misterio de la infancia contemplamos la Presentación del Niño Jesús en el templo de Jerusalén.
  7. En el séptimo misterio de la infancia contemplamos a Jesús Niño en el templo, ocupado de las cosas de su Padre del Cielo.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Este es un ejercicio privado de devoción “ad experimentum” en proceso de aprobación oficial. Puede divulgarse en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios siempre que al mismo tiempo se haga la presente advertencia.]

LA GRACIA 2020/11/19 Aspirar la vida de Cristo

Hemos de aspirar a estas cosas para ser verdaderos cristianos: a la inocencia, a una vida limpia, sin pecado; a tener presente la virtud de la paciencia y a la capacidad de padecer.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA en redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios. Tu donación hace fuerte la evangelización católica. ¡Dona ahora!]

Para no quedarse instalado en la duda

“Hacerse preguntas sobre la fe, Dios o el sentido de la vida es bueno y necesario, y ahogarlas en silencio es malo. Como ya explicamos en ReL, “lo que es tóxico para la fe no son las dudas, sino el silencio”, como señalaban Kara Powell y Steven Argue, autores del libro Growing With. El silencio transmite al joven, y no tan joven, -sea de familia creyente o de un entorno sin fe- la idea de que las cosas de Dios son irrelevantes en la vida real, o vergonzantes, o falsas (e hipócritas) o complicadísimas y ajenas…”

Haz clic aquí!

LA BIBLIA – Día 322 de 365

Fr. Nelson Medina, O.P. lee contigo el texto completo de la Sagrada Escritura – Día 322 de 365

Ezequiel 4–7
Eclesiástico 28,1-12
Juan 19,1-22

Lo que se ha publicado de esta serie de lectura de la Biblia.

Formación católica todos los días: amigos@fraynelson.com

Predicación y más oración: http://fraynelson.com/blog

Seguimos el texto publicado en la página web del Vaticano.

¿Es válida la Misa de un sacerdote que enseña lo que no enseña la Iglesia?

Padre> Un sacerdote que inicia una Misa en que abiertamente se pronuncia a favor de esos “derechos” (del lobby arcoiris) y otras prácticas contrarias a la Misa, o sea, abogando por eso y celebrando la Misa con esta clara intención, ¿esa “misa” es válida? La comunión ¿es un sacramento real? Si uno como católico va a la misa con la intención de renunciar al pecado (como debe ser) y el sacerdote la celebra con la intención de promover el pecado de manera abierta y directa, que derechos, si alguno, tiene el laico ante esta situación. Obvio. Que se que lo primero, es expresar ante las “autoridades” el abuso. Pero, si el Obispo (que parece que los hay) no actúan. Que derechos o mecanismos existen para confrontar esta situación basados en el derecho canónico que no sea mudarme de parroquia. –E.A.Q.

* * *

Sobre la VALIDEZ de la Santa Misa la Iglesia ha dado criterios bastante claros. Una Misa es “válida” si en ella realmente sucede la consagración del Cuerpo y Sangre de Cristo. Y la consagración realmente sucede si y sólo si el sacerdote que preside tiene intención de hacer lo que hace la Iglesia con este sacramento. Es decir que la validez simplemente significa que Cristo se hace realmente presente por ministerio del sacerdote.

De modo que una misa puede ser plenamente válida en circunstancias muy bellas o muy terribles. Alguien decía: como Cristo en su Pasión, así también Cristo en la Eucaristía está literalmente “en nuestras manos” para ser honrado y adorado, como Él realmente merece, o para ser ofendido y calumniado, como a veces sucede, y como parece ser el caso que tú describes.

¿Qué hacer frente a tales abusos? Hay toda una escala de acciones: (1) el diálogo y corrección fraterna con el mismo sacerdote, en un contexto de respeto, privacidad y serenidad; (2) un diálogo más amplio, quizás con un mayor número de fieles que tengan la misma opinión sustentada, argumentada; (3) Comunicación escrita al obispo del lugar, indicando los pasos que se han dado y las razones de preocupación; (4) Diálogo personal con el mismo obispo, presentando las razones y lo que todo esto implica para la fe y las familias; (5) Correspondencia y diálogo con otros obispos que se puede creer que sostienen la fe católica íntegra, en esperanza de abrir diálogo entre ellos; (6) Comunicación formal a la Congregación para la Doctrina de la Fe, indicando todos los pasos que se han dado, con copia de los documentos que avalen lo que se dice; (7) Diálogo con diversos obispos y arzobispos para intentar hacer seguimiento al proceso ante la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Todo el proceso hay que acompañarlo de estudio, oración y en la medida de lo posible, obras de caridad y penitencia. Y nadie está obligado a asistir a una celebración eucarística que aunque sea válida, termina por volverse en un espectáculo de ofensa a Nuestro Señor.