octubre 13, 2010

III-E. La fe verdadera da fruto de buenas obras

129. Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe si no tiene obras? (St 2,14) 130. Muchos hombres se dicen piadosos; pero un hombre fiel, ¿quién lo encontrará? (Pr 20,6) 131. Lo que tengáis que hacer hacedlo de corazón, como sirviendo al Señor y no a los hombres; convencidos de que de el Señor recibiréis como recompensa la herencia. (Col 3,23-24)