Diferencia entre revisiones de «V17d003a»

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar
Línea 42: Línea 42:
 
Con todo respeto para Rut, que viene siendo la abuelita del Rey David, ella era de las que se entraba de noche a la pieza de la gente para hacer compañía, supuestamente. ¡Y ahí está la abuelita del rey David! Ella viene siendo tataratatara, -no sé qué-, bisabuela de Jesucristo. Ahí está: ésa es la familia de Cristo.
 
Con todo respeto para Rut, que viene siendo la abuelita del Rey David, ella era de las que se entraba de noche a la pieza de la gente para hacer compañía, supuestamente. ¡Y ahí está la abuelita del rey David! Ella viene siendo tataratatara, -no sé qué-, bisabuela de Jesucristo. Ahí está: ésa es la familia de Cristo.
  
¿Le cuento más historias? "David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón" ( ''véase'' San Mateo 1,6). ¿Éso cómo se llama? Adulterio.  
+
Te repito, si miramos con lupa tu árbol genealógico, te aseguro que ahí aparece de todo, como en mi familia también. En todas las familias y en todas partes se cuecen habas. En todas partes aparecen incoherencias, defectos, pecados, crímenes.  
  
Esa mujer se llamaba Betsabé. Ella no se prestó para ese adulterio. En realidad, fue más una violación que un adulterio. O mejor dicho, de parte del rey David, se trató de violación con adulterio. Y luego mandó matar al esposo. ¡Ésa era la perlita y esa mujer fue la mamá de Salomón, del gran rey Salomón!
+
Pero, no nos vamos a asustar por éso, sino que le vamos a decir a Dios, Nuestro Señor, que Él es capaz de tomar esa historia nuestra, ese barro nuestro, donde seguramente también ha habido perversiones, adulterios, prostitución, robo, donde ha habido todo tipo de cosas.
  
Entonces, como ustedes ven, en la familia de Jesús hay de todo. Y de aquí obtenemos dos enseñanzas. Primera, que Dios puede sacar del barro y del estiércol una flor.
+
''Hoy le decimos al Señor: "Tú puedes tomar ese barro y convertirlo en una creación nueva en Cristo".''
  
Uno jamás debe decir: "Como mis papás fueron unos criminales, como mis papás fueron unos ladrones, fueron unos salteadores, como mi papá fue un irresponsable, yo tengo derecho a ser un irresponsable".
+
Termino haciéndoles una sugerencia. Para los que son papás, o van a ser papás, o quieren ser papás, yo les invito de todo corazón, pidan a Dios, Nuestro Señor, que rompa toda cadena de su pasado.
  
''¡Nada de éso! ¡La Biblia no te autoriza! Dios es capaz de sacar del barro y del estiércol una preciosa y purísima flor. Así que nosotros no estamos condicionados por nuestra familia.''
+
''Pidan a Dios, Nuestro Señor, que los libere de toda atadura del pasado, de manera que los hijos de ustedes sean una generación nueva. Lo que tenemos que pedirle a Dios, es que las nuevas generaciones sean mejores que nosotros.''
  
Saquémonos esa idea de la cabeza. ¡No estamos condicionados por la familia! Tú puedes venir de una familia con enormes problemas, y la mayor parte de las familias tienen problemas graves.
+
Por ejemplo, cuando hay una Ordenación Sacerdotal, mi oración hacia Dios siempre es: "Señor, que estos sacerdotes que se están ordenando hoy, sean mejores que nosotros". ¡Éso es lo que tenemos que pedir!
  
Hay familias con tendencia a la melancolía y al suicidio. Hay familias con tendencia al alcoholismo, a la droga. Hay familias con tendencia al adulterio, al homosexualismo, a la violencia, y ninguno de nosotros está condicionado a repetir esa historia.
+
Y los que van a ser papás, pídanle éso a Dios: que los hijos que vengan después sean mejores que ustedes, que estén libres de las ataduras y de las cadenas que no les han dejado ser libres.
  
''Dios siempre puede tomar ese barro y hacer una criatura nueva. Adán es mucho más que el barro del que fue hecho, Cristo es mucho más que la familia de la que fue tomado, y tú puedes ser mucho más de lo que ha sido tu pasado. Y que ésto nos enseñe también a no juzgar a las personas solamente por su origen.''
+
Que ustedes puedan experimentar con gozo que este evangelio de hoy también se cumpla en sus vidas, y así Cristo habrá de reinar en nuestras familias.
 +
 
 +
Amén.

Revisión del 19:23 14 dic 2010

Fecha: 20091217

Título: El origen de Jesucristo nos muestra que nosotros no estamos condicionados por nuestra familia

Original en audio: 12 min. 4 seg.


Esa lista de nombres que hemos escuchado en el evangelio de hoy, suena muy extraña. Pero, no son otra cosa sino nuestros abuelos, nuestra familia en la fe, desde aquel a quien llamamos nuestro padre en la fe, Abraham, hasta llegar a José, el esposo de la Virgen.

Ese recorrido que hace el Evangelista San Mateo, nos enseña que Jesús desde el punto de vista humano, pertenece a una familia, así como cada uno de nosotros podría contar su propia historia, lo que se denomina la genealogía.

Yo estaba viviendo hasta hace poco en un país del norte de Europa, y conocí el caso de una familia que se puso a averiguar sus orígenes. ¿De dónde venían? Entonces, empezaron a recorrer archivos históricos, a echar de para atrás: abuelos, bisabuelos, tatarabuelos.

En Irlanda hubo una hambruna terrible en el siglo diecinueve. "¿Quién de nuestra familia vivía en aquella época? ¿Cómo eran esas personas?"

Es algo emocionante conocer los orígenes. Cada uno de nosotros pertenece a un gran árbol, a una sóla familia, la gran familia humana.

Pensemos nosotros en dónde estaban nuestros abuelos o bisabuelos, por ejemplo: ¿Qué hacían en la Guerra de los Mil Días? En la época de la independencia, ¿dónde estarían nuestros antecesores y qué hacían ellos?

¿Quién sabe si allá mi tataratatarabuelo o lo que sea, fue un soldado de la causa libertadora o quizás un soldado español que estuvo aquí, que dejó por ahí sus hijos? ¿Dónde estaban nuestros abuelos?

Y si echamos más de para atrás, ¡qué emocionante llegar a esas otras épocas en la colonia o antes de que llegaran los españoles a nuestro continente! Muchos de nosotros tenemos sangre de varios lugares: sangre de los indígenas, sangre de los españoles, tal vez sangre de los africanos.

Mi familia por parte de mi abuela materna es toda de la costa atlántica. Algunos de ellos tienen origen en Cataluña. Hay un par de apellidos catalanes en mi familia: el apellido Ferrer que es valenciano y el apellido Barceló que es catalán. Entonces, mi familia tiene sus raíces allá.

Pues, Cristo también tiene sus raíces, Cristo también tiene su origen: está tomado del barro de nuestro suelo, es uno de los nuestros. Ésa es la primera lección que podemos tomar el día de hoy: su familia es como la nuestra.

En segundo lugar, es una familia donde hay de todo. Una de las cosas que sucede cuando se averigua la genealogía de una persona, es que ahí aparecen héroes y santos, pero también aparecen villanos y ladrones.

¡Quién sabe qué gente tendremos por allá en nuestro pasado! Un tío bisabuelo mío, por poner el caso, fue un obispo. En una época él fue el obispo, el cardenal más anciano del mundo. ¡Uno que fue tío bisabuelo mío!

Sin embargo, igualmente en mi familia también hay de todo. No por hacer quedar mal a los míos, pero cuando les digo que hay de todo, es que hay de todo. Éso hay gente que tenía todo tipo de actividades, y los que se casaron, bien, y los que no se casaron, los que dejaron hijos regados...

Pues, en la familia de Jesucristo es lo mismo. Cristo es de los nuestros. Mire dónde se nota lo anterior especialmente: en las mujeres que se mencionan en esta genealogía.

"Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró de Tamar, a Farés y a Zará" ( véase San Mateo 1,2-3). Resulta que Judá, que era uno de los hijos de Jacob, era medio hermano de Tamar. O sea que ahí hubo un incesto.

Sigamos de para abajo: "Salmón engendró de Rahab a Booz" ( véase San Mateo 1,5). ¿Y quién era Rahab? Era una mujer dedicada a la prostitución en la ciudad de Jericó: una prostituta. Una tataratataratatarabisabuela o como se llame de Jesucristo, era una prostituta. Ahí está en la Biblia. La Biblia no le sostiene a nadie: ahí está clarito.

"Booz engendró de Rut a Obed" ( véase San Mateo 1,5). ¿Y quién era Rut? Rut era una mujer pagana de la tierra de Moab. Rut era una pagana que utilizaba estrategias un poco extrañas para lograr que la aceptaran en medio de los israelitas.

Con todo respeto para Rut, que viene siendo la abuelita del Rey David, ella era de las que se entraba de noche a la pieza de la gente para hacer compañía, supuestamente. ¡Y ahí está la abuelita del rey David! Ella viene siendo tataratatara, -no sé qué-, bisabuela de Jesucristo. Ahí está: ésa es la familia de Cristo.

Te repito, si miramos con lupa tu árbol genealógico, te aseguro que ahí aparece de todo, como en mi familia también. En todas las familias y en todas partes se cuecen habas. En todas partes aparecen incoherencias, defectos, pecados, crímenes.

Pero, no nos vamos a asustar por éso, sino que le vamos a decir a Dios, Nuestro Señor, que Él es capaz de tomar esa historia nuestra, ese barro nuestro, donde seguramente también ha habido perversiones, adulterios, prostitución, robo, donde ha habido todo tipo de cosas.

Hoy le decimos al Señor: "Tú puedes tomar ese barro y convertirlo en una creación nueva en Cristo".

Termino haciéndoles una sugerencia. Para los que son papás, o van a ser papás, o quieren ser papás, yo les invito de todo corazón, pidan a Dios, Nuestro Señor, que rompa toda cadena de su pasado.

Pidan a Dios, Nuestro Señor, que los libere de toda atadura del pasado, de manera que los hijos de ustedes sean una generación nueva. Lo que tenemos que pedirle a Dios, es que las nuevas generaciones sean mejores que nosotros.

Por ejemplo, cuando hay una Ordenación Sacerdotal, mi oración hacia Dios siempre es: "Señor, que estos sacerdotes que se están ordenando hoy, sean mejores que nosotros". ¡Éso es lo que tenemos que pedir!

Y los que van a ser papás, pídanle éso a Dios: que los hijos que vengan después sean mejores que ustedes, que estén libres de las ataduras y de las cadenas que no les han dejado ser libres.

Que ustedes puedan experimentar con gozo que este evangelio de hoy también se cumpla en sus vidas, y así Cristo habrá de reinar en nuestras familias.

Amén.