Diferencia entre revisiones de «V17d003a»

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar
Línea 15: Línea 15:
  
 
Es algo emocionante conocer los orígenes. Cada uno de nosotros pertenece a un gran árbol, a una sóla familia, la gran familia humana.
 
Es algo emocionante conocer los orígenes. Cada uno de nosotros pertenece a un gran árbol, a una sóla familia, la gran familia humana.
 +
 +
Pensemos nosotros en dónde estaban nuestros abuelos o bisabuelos, por ejemplo: ¿Qué hacían en la Guerra de los Mil Días? En la época de la independencia, ¿dónde estarían nuestros antecesores y qué hacían ellos?
 +
 +
¿Quién sabe si allá mi tataratatarabuelo o lo que sea, fue un soldado de la causa libertadora o quizás un soldado español que estuvo aquí, que dejó por ahí sus hijos? ¿Dónde estaban nuestros abuelos?
 +
 +
Y si echamos más de para atrás, ¡qué emocionante llegar a esas otras épocas en la colonia o antes de que llegaran los españoles a nuestro continente! Muchos de nosotros tenemos sangre de varios lugares: sangre de los indígenas, sangre de los españoles, tal vez sangre de los africanos.
 +
 +
Mi familia por parte de mi abuela materna es toda de la costa atlántica. Algunos de ellos tienen origen en Cataluña. Hay un par de apellidos catalanes en mi familia: el apellido Ferrer que es valenciano y el apellido Barceló que es catalán. Entonces, mi familia tiene sus raíces allá.
 +
 +
''Pues, Cristo también tiene sus raíces, Cristo también tiene su origen: está tomado del barro de nuestro suelo, es uno de los nuestros. Ésa es la primera lección que podemos tomar el día de hoy: su familia es como la nuestra.''

Revisión del 18:03 14 dic 2010

Fecha: 20091217

Título: El origen de Jesucristo nos muestra que nosotros no estamos condicionados por nuestra familia

Original en audio: 12 min. 4 seg.


Esa lista de nombres que hemos escuchado en el evangelio de hoy, suena muy extraña. Pero, no son otra cosa sino nuestros abuelos, nuestra familia en la fe, desde aquel a quien llamamos nuestro padre en la fe, Abraham, hasta llegar a José, el esposo de la Virgen.

Ese recorrido que hace el Evangelista San Mateo, nos enseña que Jesús desde el punto de vista humano, pertenece a una familia, así como cada uno de nosotros podría contar su propia historia, lo que se denomina la genealogía.

Yo estaba viviendo hasta hace poco en un país del norte de Europa, y conocí el caso de una familia que se puso a averiguar sus orígenes. ¿De dónde venían? Entonces, empezaron a recorrer archivos históricos, a echar de para atrás: abuelos, bisabuelos, tatarabuelos.

En Irlanda hubo una hambruna terrible en el siglo diecinueve. "¿Quién de nuestra familia vivía en aquella época? ¿Cómo eran esas personas?"

Es algo emocionante conocer los orígenes. Cada uno de nosotros pertenece a un gran árbol, a una sóla familia, la gran familia humana.

Pensemos nosotros en dónde estaban nuestros abuelos o bisabuelos, por ejemplo: ¿Qué hacían en la Guerra de los Mil Días? En la época de la independencia, ¿dónde estarían nuestros antecesores y qué hacían ellos?

¿Quién sabe si allá mi tataratatarabuelo o lo que sea, fue un soldado de la causa libertadora o quizás un soldado español que estuvo aquí, que dejó por ahí sus hijos? ¿Dónde estaban nuestros abuelos?

Y si echamos más de para atrás, ¡qué emocionante llegar a esas otras épocas en la colonia o antes de que llegaran los españoles a nuestro continente! Muchos de nosotros tenemos sangre de varios lugares: sangre de los indígenas, sangre de los españoles, tal vez sangre de los africanos.

Mi familia por parte de mi abuela materna es toda de la costa atlántica. Algunos de ellos tienen origen en Cataluña. Hay un par de apellidos catalanes en mi familia: el apellido Ferrer que es valenciano y el apellido Barceló que es catalán. Entonces, mi familia tiene sus raíces allá.

Pues, Cristo también tiene sus raíces, Cristo también tiene su origen: está tomado del barro de nuestro suelo, es uno de los nuestros. Ésa es la primera lección que podemos tomar el día de hoy: su familia es como la nuestra.