Slor001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960810

Título: San Lorenzo

Original en audio: 5 min. 46 seg.


Celebra la Iglesia Católica el día de hoy la fiesta del diácono y mártir San Lorenzo.

Este egregio diácono, miembro de la Iglesia de Roma, realmente llevó a plenitud lo que significa la palabra diácono, esto es, servidor.

Cumplió su servicio haciendo bien a los pobres, cumplió su servicio atendiendo al altar, cumplió su servicio exponiendo la Palabra y cumplió su servicio entregando su propia vida en un martirio cruel: fue asado vivo. De esta manera, Lorenzo es como una imagen completa de los que significa el servicio en la Iglesia.

Las autoridades del Imperio, ávidas de riqueza, sospechaban de este hombre. Y una vez apresado, le pidieron que entregara los tesoros de la Iglesia; Lorenzo no se resistió, condujo a los que tales improperios e imprecaciones le decían, a una sala donde se encontraba un buen número de pobres de los que él atendía diariamente, y les dijo: "Estos son los tesoros de la Iglesia". La respuesta es infinita en su sabiduría a poco que uno la piense.

Pero no bastó y no gustó a sus detractores que, añadieron este motivo a los otros que tenían para enemistarse con él, y lo condujeron finalmente a la horrible muerte que nos recuerda la historia. Y sin embargo, era Cristo a quien servía en la persona de esos pobres, y era el pobre entre los pobres Aquel que por nosotros se hizo pobre para enriqueciéramos con su pobreza; era a ese Pobre al que Lorenzo ofrecía, cuando daba la Sagrada Comunión, y era de ese Pobre de quien hablaba cuando exponía la Escritura.

De esta manera, Lorenzo, siendo de todos, era sólo de Cristo, y siendo sólo de Cristo, era servidor de todos. En realidad, él se había hecho esclavo de Cristo, y por eso no podía alejarse de los pobres, que son como un sacramento permanente de Jesús en la sociedad.

Se había hecho servidor de Cristo, y no podía entonces apartarse de la Eucaristía en la que Cristo presta el mayor servicio al corazón humano y a la vida del Universo; se había hecho esclavo y servidor de Cristo, y entonces no podía apartarse de la Palabra porque, aunque no lo supiera, ya él cumplía lo que después dijo San Jerónimo: "Desconocer las Escrituras es desconocer a Cristo".

Lorenzo, siervo y esclavo de Jesucristo, siguió tan de cerca a su Señor, que lo mismo que le pasó al Señor, le pasó a su siervo. Y así como Jesús entregó su vida para la salvación del mundo, Lorenzo, unido a Cristo, sepultó con su terrible martirio la vida de la Iglesia.

Llena de admiración la Iglesia de Roma reconoció prontamente la inmensa santidad de este hombre y quiso que fuera incluido en el cánon de la Santa Misa. De este modo, los cristianos de Roma de aquella época, pero todos los cristianos de todas la épocas también, reconocemos que siempre que se celebra este Sacrificio hay un diácono quizá invisible, un diácono que sigue ofreciendo a Cristo, sigue ofreciéndose con Cristo, sigue siendo, en Cristo y para Cristo, oblación grata al Padre.

Sé entonces que Lorenzo está concelebrando en esta celebración, sé que su servicio diaconal nos ayuda a entender la Escritura, y que sus manos santísimas, consagradas por el martirio, ofrecerán al Padre la Hostia Santa, y la presentarán también a nuestros corazones, para que sean altares de alabanza a Dios.

Bendito seas, Lorenzo, que celebras con nosotros este Santo Sacrificio; bendito tú, que has sido consagrado Eucaristía en tu martirio.