Sjus003a

De Wiki de FrayNelson
Revisión del 00:49 30 may 2016 de Plataforma (Discusión | contribuciones) (Que la memoria de San Justino nos aliente en la búsqueda valiente de la verdad, a un encuentro pleno con Jesucristo Nuestro Señor.)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El 1 de junio nuestra Iglesia Católica recuerda a un laico, filósofo y mártir del siglo segundo, su nombre es Justino, es decir que hoy estamos recordando a San Justino. Es bien interesante la historia de este hombre, porque es la historia de un peregrino, un hombre que buscó a través del estudio en dónde estaba la verdadera sabiduría, se puede decir que esa fue la gran preocupación de su corazón, así como hay personas que concentran su atención en el dinero, “¿dónde puedo hacer más dinero?”; así como hay gente que concentra su atención en el placer, “¿en dónde puedo pasarla mejor? ó ¿dónde puedo disfrutar más?”; resulta que también sobre esta tierra hay unas cuantas personas que tienen otra clase de búsquedas, en el caso de Justino su gran búsqueda era la verdad. No es el único caso de un santo que a través de esa búsqueda, esa peregrinación a llegado a nuestra santa Iglesia; recordemos que San Agustín, mucho más conocido, aquel obispo que vivió entre los siglos IV y V también llevaba una búsqueda, la búsqueda de la verdad; y eso hizo que San Agustín en un momento dado dejará atrás, no solamente una vida de pecado, sino las creencias contradictorias de una secta llamada de los maniqueos.

Tenemos también el caso de otros que han hecho este tipo de búsquedas, el Papa Benedicto beatificó hace unos pocos años a un gran hombre llamado Jhon Henry Newman quien fue anglicano de nacimiento, él fue sacerdote anglicano, pero tenía una gran preocupación por la verdad e investigó si lo que creían los anglicanos en el siglo XIX, que fue la época en la que vivió, era lo mismo que habían creído los cristianos, por ejemplo en el siglo II ó III. es decir la preocupación de Newman era: “¿nosotros nos inventamos esto?, ¿esto es una cosa que únicamente nosotros creemos? ó ¿de verdad así ha pensado siempre la iglesia?”, y entonces Newman ayudó a que se fortaleciera un movimiento llamado “Movimiento de Oxford” y las personas que se reunían lo que hacían era precisamente investigar, buscar la verdad ¿qué es lo que creían los cristianos en la antigüedad? y a través de ese estudio juicioso, diligente, atento Newman llegó a la conclusión que la verdad no estaba de parte del anglicanismo, él sentía gratitud y cariño hacia la comunión anglicana, pero se dió cuenta “la verdad la tiene la Iglesia Católica”, y cuando él llegó a esa conclusión fue dócil a la verdad y dió un paso que no fue pequeño, después de ser sacerdote anglicano pasó a la Iglesia Católica, fue ordenado como sacerdote de la Iglesia Católica, llegó a ser cardenal de la Iglesia Católica, porque estaba buscando lo que es verdadero.

Así que el ejemplo de estos santos como Newman, como San Agustín o como San Justino nos muestra dos cosas muy importantes: que no es pecado tener preguntas, no es pecado tener dudas y búsquedas ¡eso no es pecado!, pero tienes un deber de conciencia de avanzar, de no quedarte simplemente con tus preguntas, y ese deber de avanzar y de buscar es el que te va a conducir sin duda a un encuentro más perfecto, a un encuentro pleno con Aquel que es la Verdad, Jesucristo que ha querido hacerse presente y ha querido ser cabeza del cuerpo de la Iglesia.

¡Que la memoria de San Justino nos aliente en nuestra búsqueda de la verdad! Amén.