Sjoo001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19980501

Título: San Jose, ejemplo de quien trabaja con amor y por amor

Original en audio: 4 min. 30 seg.


Queridos Hermanos:

Varios motivos nos reúnen en esta noche hermosa: Es primero de mayo y celebramos hoy a San José.

San José trabajador, San José Obrero. Un hombre que tuvo en su casa y a su cuidado, los tesoros más grandes de Dios: su único Hijo y la Santísima Virgen María. El amor de Dios por San José debe ser inmenso porque le confió sus más preciados tesoros, se los dio a él, y por eso también nosotros, encomendados a San José, aprendemos a ser familia de Dios. Este es un motivo de celebración hoy.

Pero se trata de José obrero, José trabajador, José, que con la sencillez de su vida, con la obediencia, la humildad, y también con el coraje, con el valor, vino a cumplir aquéllas palabras que el Señor Dios le había dicho a Adán: "Que era necesario que ganara el pan con el sudor de su frente" Génesis 3,17.

José cumplió esa palabra desde el amor, desde la fe; no la cumplió como una maldición, la cumplió como una bendición, como un camino de amor junto a su esposa, la Santísima Virgen María, y junto a Jesús, a quien ellos llamaron hijo.

Cuando se encuentran con Él, que se les había extraviado en Jerusalén, María dice: "Tu padre y yo te estábamos buscando" Lucas 2,48. Jesús realmente había nacido de ellos, no de su carne, sí de su fe. Este es un motivo de celebración.

Pero hay otro, es Pascua. Hace tres semanas exactamente, estábamos contemplando a Nuestro Señor Jesucristo desgarrado en la Cruz, martirizado en la Cruz, pero sobre todo amoroso en la Cruz; y hoy en cambio, celebramos a Cristo como nuestra Pascua.

La Iglesia, la misma Iglesia que se entristeció con la muerte de Jesucristo, se regocija con su victoria. Es Pascua, y esta fiesta de Pascua que comenzó el Domingo de Resurrección, tendrá su plenitud y su culminación cuando a nosotros, en nuestra carne, nos pase algo semejante a lo que le sucedió a Cristo, y esto es lo que va a suceder con la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés.

Este es un viernes de Pascua, pero además se trata de un primer viernes; todos nosotros sabemos que las celebraciones de los primeros viernes están ligadas al amor y a la adoración del Corazón Sagrado de Jesucristo. Porque en realidad, el gran viernes del año, es el Viernes Santo, y como una especie de eco de ese viernes, a lo largo del año, cada primer viernes nos unimos en torno al amor al Sagrado Corazón de Jesús.