Sbrn010a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

El 11 de junio, nuestra Iglesia Católica recuerda al apóstol San Bernabé, compañero de misión de San Pablo, hombre virtuoso, instrumento escogido del Espíritu Santo, Bernabé es un ejemplo de lo que significa la Iglesia al servicio del plan de Dios.

El pasaje del Evangelio escogido para esta fiesta de San Bernabé, está tomado del capítulo 10 de San Mateo y creo que es una buena ocasión en esta festividad para que reflexionemos en un hecho que tal vez nos ha podido llamar la atención, Cristo dice en este capítulo de San Mateo: “Vayan y proclamen que el Reino de Dios está cerca” (Mt 10,7) y esa es la expresión que nos llama la atención, la cercanía del Reino de Dios. ¿Por qué, llama la atención esta frase? Porque hay unas pocas ocasiones donde Cristo dice que el Reino de Dios ha llegado, pero casi siempre dice: “Está cerca” (Mt 10,7). Y esa cercanía causa como una expectativa, pero también despierta preguntas, ¿Qué quiere decir está cerca? ¿Quiere decir que va a llegar en pocos días? ó ¿Quiere decir que ya se experimenta? o que ¿Todavía no lo podemos afirmar plenamente? Digamos que es un término que nos deja con algunas preguntas, “el Reino de Dios está cerca”.

Cristo dice en algunas ocasiones el Reino de Dios ya ha llegado, particularmente en una disputa con los fariseos dice: “Si yo expulso los demonios con el poder de Dios, es que el Reino de Dios ha llegado a ustedes” (Mt 12,28). Es decir, allí donde el demonio es derrotado, allí claramente hay una victoria de Dios, y ahí está reinando Dios, ese es un caso donde se puede decir, el Reino de Dios ha llegado, pero esto es lo menos frecuente, lo más frecuente es que Cristo diga: “El Reino de Dios está cerca” (Mt 10,7).

Otra ocasión donde Cristo habla del Reino ya presente es cuando dice a sus discípulos: “No estén esperando que alguien les diga que el Reino de Dios está aquí o allá, el Reino de Dios ya está entre ustedes, ya está en ustedes” (Luc 17,21). Estas expresiones están indicando algo que ya ha sucedido, es decir allí donde una persona le dice sí a Dios y empieza un camino de discipulado, allí está sucediendo el Reino de Dios. Es decir que tenemos por lo menos esas dos ocasiones en las que claramente se puede afirmar que ha llegado el Reino de Dios, podemos afirmar cuando el demonio es derrotado y podemos afirmar que ha llegado cuando alguien le dice sí a Dios; cuando eso todavía no ha sucedido, cuando apenas está la predicación, así haya muchos milagros como los había, así haya cosas espectaculares, así veamos exorcismos, esa derrota del demonio vista en otros, eso todavía no significa que el Reino de Dios haya llegado a nosotros, porque hay que derrotar el poder del demonio, es decir el poder de todo pecado y toda tiniebla y el poder mismo de Satanás en nuestra propia vida.

Entonces solo podremos decir que el pecado, solo podremos decir que el Reino de Dios ha llegado, cuando del pecado está siendo derrotado y cuando nuestros corazones les están diciendo sí a Dios, es ahí cuando podemos decir que ha llegado el Reino, antes de eso lo único que se puede decir es, está cerca y está cerca porque Dios lo hace cercano y Dios lo hace cercano a través de la predicación de grandes misioneros como San Bernabé, a través de los testimonios de los que se convierten, a través de los milagros espectaculares a través de tantas cosas tan bellas, de hecho a través de la armonía misma de la naturaleza, podríamos decir que ya hay una voz de Dios, pero todo eso es solo cercanía, solo podremos decir, lo repetimos por última vez que ha llegado el Reino de Dios cuando de verdad el pecado sale y cuando el corazón le dice a Cristo: “si quiero ser tu discípulo”, ¡ahí sí podemos afirmar, que ha llegado el Reino de Dios!.